Propone reducir Correos y que no haya reparto postal diario

Correos se encuentra en una encrucijada bajo la lupa de Bruselas para comprobar hasta qué punto funciona la liberalización parcial del mercado y los números rojos. En medio de ese debate, la Autoridad Fiscal Independiente (AIReF) ha elaborado un informe crítico con el elevado nivel de recursos públicos que recibe.

El órgano fiscalizador sostiene que «no parece que sea una petición ciudadana» mantener la recogida y entrega de correspondencia a diario, por lo que propone diferirlas algo más para ahorrar medios. En la misma línea, solicita al Estado que elimine la obligación de disponer de un número mínimo de oficinas. Para «mejorar la eficiencia del servicio», también propone externalizar algunos servicios, más «esfuerzos de automatización» en los procesos y una «simplificación» de la estructura organizativa. Desde UGT y CC OO denuncian que parece perseguirse una «privatización encubierta».