Las reconversiones fallidas, las infraestructuras y la caída de la población frenan el empleo

Las reconversiones fallidas, las infraestructuras y la caída de la población frenan el empleo

Patronal, sindicatos, economistas y autónomos urgen medidas a largo plazo para replantear la economía asturiana

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

Que Asturias siga a la cola de creación de empleo a nivel estatal no es algo coyuntural, sino que su propia estructura económica y social amenazan con tambalearse si no se consensúan medidas a largo plazo. Así lo consideran la patronal de empresarios, los sindicatos, el colectivo de autónomos y el de economistas, quienes ven «francamente preocupantes» los últimos datos del paro difundidos por el Ministerio de Trabajo el pasado jueves. Así, pese a que este haya sido el diciembre con menos paro de la década y la tendencia de los últimos años es positiva, lo cierto es que, en lo relativo a la creación de empleo, la media del país es tres veces superior que la del Principado. Puesto en cifras, el incremento interanual de la generación de puestos en Asturias fue del 0,96%, lejos del 3,06% de la media española o de Madrid, que es la comunidad que más creció, con un 3,98%.

El análisis, por tanto, es compartido entre los distintos agentes económicos y sociales: si no se abordan de forma integral los grandes problemas de la región, Asturias seguirá a la cola en crecimiento. A saber, la sangría poblacional y la fuga del talento joven, las reconversiones fallidas en las comarcas mineras, la falta de infraestructuras y conexiones de calidad y la necesidad de acercar la Universidad al tejido empresarial son las principales motivos de preocupación para los expertos.

«Salvo en el positivo ejercicio 2017, la economía asturiana ha venido sosteniendo un ritmo de recuperación menos intenso que el del conjunto del país, de manera que el PIB nacional ya ha recuperado el nivel previo a la crisis, mientras el regional aún dista de lograrlo. Asturias, por tanto, corre el riesgo de que el ciclo expansivo se debilite sin haber llegado a recuperarse de la anterior fase recesiva», sostiene Belarmino Feito, presidente de Fade.

Para el líder de la patronal, las causas que han llevado a esta situación están tanto en el fin de las políticas expansivas o de inversión hasta en factores domésticos, como la situación presupuestaria, la incertidumbre acerca del modelo productivo que se impondrá tras la descarbonización y «el crónico retraso de algunas infraestructuras de comunicaciones». «Para 2019, las expectativas para la economía asturiana siguen siendo moderadamente positivas, pero están sujetas a una notable incertidumbre», concluye.

Una región despoblada

Otro de los factores que atacan directamente en la línea de flotación de la economía regional es la creciente emigración de mano de obra joven y cualificada. Según los datos del padrón publicados por el INE esta misma semana, Asturias perdió durante 2017 6.716 habitantes. Y lo que es más grave, estos números rojos se llevan repitiendo sin tregua desde hace una década. «La población activa se está yendo, el asunto es gravísimo. No encuentran oportunidades aquí, el modelo económico hace tiempo que está agotado y las decisiones para cambiar de rumbo se tienen que tomar ya», asume la economista y profesora de la Universidad de Oviedo Susana Álvarez Otero. A su juicio, la receta para revertir la situación pasa por tener una política fiscal «más atractiva para el asentamiento de las empresas» y buscar la especialización tecnológica. «El problema es que las empresas se están marchando a Madrid, no a Europa del Este. Hay que producir y retener el capital intelectual para volver a ser competitivos», concluye Álvarez.

También apuesta por la investigación y la tecnología el economista y profesor de la Universidad de Oviedo Joaquín Lorences. En su opinión, el poco dinamismo de la región para crear empleo es síntoma del escaso aprovechamiento de los recursos académicos y logísticos de los que dispone Asturias. «Hay que crear las condiciones favorables para que la Universidad forme parte del desarrollo productivo. Mantener empresa e investigación alejadas entre sí es un derroche que no podemos permitirnos», explica.

Potenciar las zonas logísticas desaprovechadas, como la ZALIA, asimismo, también serviría para atraer empresas del sector industrial. «Sería muy interesante que se instalaran compañías dedicadas a la manufacturación de productos finales, ya que usan mano de obra intensiva y su relación con el empleo es diferente a la industria de cabecera asturiana», concluye el docente.

Desde el ámbito sindicalista, tanto CC OO como UGT comparten diagnóstico: la creación de empleo es «decepcionante» y urge poner en marcha proyectos comunes que vuelvan a activar la región. José Manuel Zapico, secretario general de CC OO en Asturias, argumenta que la incertidumbre energética que atenaza a la industria y la «falta de dinamismo» del sector empresarial han marcado las pautas a lo largo de los últimos años.

«Tierra de promesas»

Para su homólogo en UGT, Javier Fernández Lanero, el despoblamiento en las alas de la región y las deficiencias en las comunicaciones internas suponen uno de los mayores lastres a la hora de generar riqueza. Esto, sumado al previsible cierre de las térmicas -«que aportan más de la mitad de la energía que generan a la industria»-, suponen dos de los grandes escollos para crear tejido industrial y, por tanto, empleo. «Asturias es una tierra de promesas y plazos, pero lo que necesitamos al final son hechos. No palabras», zanja el sindicalista.

Uno de los sectores más castigados según el último informe de población activa es el de los autónomos. Patricia Oreña, presidenta de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Asturias (ATA), explica que solo cuatro regiones españolas perdieron trabajadores a cuenta propia en 2018. «Uno de ellos es Asturias, que perdió 407. Muchos de ellos ligados a sectores tradicionales como el comercio o el mundo rural, con el impacto familiar que ello tiene. Estamos muy castigados y solo pedimos que se nos trate igual que a otros trabajadores», reclama.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos