Arcelor advierte de que aplicará una regulación temporal de empleo en 2019

Arcelor advierte de que aplicará una regulación temporal de empleo en 2019
Trabajadores del tren de carril de la planta de ArcelorMittal en la factoría de Gijón. / DANIEL MORA

Los sindicatos firman su prórroga ante la posibilidad de un empeoramiento de sus condiciones y de la coyuntura del sector

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

El pasado martes, en París, los máximos directivos de ArcelorMittal en Europa ya alertaron de los riesgos que se ciernen sobre la compañía en el corto plazo. Calculan que aspectos como la desaceleración de la economía, los efectos de la guerra comercial entre China y EE UU, la competencia desleal o las consecuencias de la descarbonización impactarán directamente en el negocio del grupo y, ayer, esas advertencias pasaron a lo concreto. Responsables de la multinacional en España avanzaron a los sindicatos que la coyuntura no es favorable y que en 2019 tendrán que intensificar la aplicación del expediente de regulación temporal de empleo en las plantas asturianas, ya fuera prorrogando el actual o recurriendo a uno nuevo más lesivo para los intereses de los trabajadores, como permite la reforma laboral de 2012. Finalmente, se llegó a un acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores para ampliar tres años más su vigencia.

En la reunión, a la que asistieron el presidente de ArcelorMittal España, Jesús Izcue, además de los directores de recursos humanos y los directores comerciales de todas las plantas, los responsables de la multinacional plantearon un futuro mucho más oscuro para las factorías regionales que el de este ejercicio y el anterior, tanto en Largos como en Planos, aunque especialmente en esta segunda división, donde calculan una caída de más de cien euros por tonelada. De ahí que trasladaran la necesidad del ERTE y defendieran su predilección por una prórroga, que mantenga las condiciones de los empleados y la paz social, que tener que utilizar un nuevo expediente, algo que les permite la reforma laboral sin contemplar ningún acompañamiento social, ni la aprobación o el control de la Administración.

Por contra, el expediente de regulación rubricado ayer por la mayoría sindical -no lo firmaron los vascos ELA y LAB- contempla la garantía del 90% del salario bruto y del 100% de las pagas extraordinarias, vacaciones y compensatorios para los 8.500 empleados que tiene la empresa en España, 5.500 de ellos en el Principado. No obstante, al ser regulados, los trabajadores van agotando sus prestaciones por desempleo, algo que preocupa sobremanera cuando el ERTE se alarga en el tiempo. A pesar de ello, los sindicatos lo ven como un elemento de flexibilidad laboral para evitar que la empresa contemple despidos.

Más

Este ERTE se firmó por primera vez en 2009, en plena crisis y ante una caída tremenda en el mercado del acero y, desde entonces, se ha ido prorrogando para que el grupo pueda recurrir a él en caso necesario, como puede ser una caída brusca de pedidos o una avería. En Asturias se ha empleado de una forma limitada, pero no así en otras plantas como las de Villaverde o Zumárraga, que la compañía terminó cerrando, o en la Acería Compacta de Sestao.

En el Principado no se utiliza de forma masiva desde 2015, cuando una bajada en los pedidos y la previsión de debilidad del mercado hizo que la empresa regulara a 1.800 trabajadores durante varias jornadas. No obstante, sí se barajó su empleo en diversas ocasiones. Este mismo año, en junio, tras la inundación de la acería de Avilés se planteó que podría ser necesaria su aplicación, aunque finalmente no hubo que regular a sus 550 trabajadores. Y algo parecido sucedió en octubre, cuando un incendio dejó las baterías de cok de esa misma planta al borde del cierre, pero tampoco tuvo que hacerlo. La compañía recurre antes a otros mecanismos como aprovechar esas jornadas para que los empleados realicen cursos de formación y reconocimientos médicos o cojan descansos y vacaciones pendientes. De hecho, en la comunidad solo ha tenido un porcentaje de aplicación del 0,53% en 2018, aunque el acuerdo contempla que pueda ser utilizado hasta un 8% en las plantas que forman parte de ArcelorMittal España, el conocido como Clúster Asturias -las factorías de Gijón y Avilés, Lesaca, Sagunto y Echévarri- y un 25% en el resto.

Síguenos en: