El resurgir de la factoría cerrada por Alcoa en Cerdeña

Alcoa decidió cerrar la planta de Portovesme, en Cerdeña, en 2012. Alegó, al igual que en los casos de Avilés y La Coruña, que las instalaciones estaban obsoletas, pero, la presión gubernamental y social frenó las intenciones de Alcoa de desmantelarla. La comercializadora de metales suiza Siders Alloy se hizo cargo de la planta hace un año y esta semana cerró un acuerdo con Chinalco, el mayor productor de aluminio de China, para modernizar las cubas de electrólisis, invertir 135 millones y contratar a unos 500 trabajadores, según el diario italiano 'Il Sole 24 Ore'.