Sánchez abordará un nuevo Estatuto de los Trabajadores

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, acompañado por el presidente del Círculo, Juan José Bruguera. / EFE
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, acompañado por el presidente del Círculo, Juan José Bruguera. / EFE

Su objetivo es «anticiparse» al cambio de modelo productivo y de relaciones laborales y adaptarlo al «siglo XXI»

E. C. GIJÓN.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, hizo ayer un llamamiento a los partidos políticos, a los agentes sociales y a la sociedad civil para impulsar todos juntos la «agenda del cambio» por la que apuesta su Ejecutivo. En su intervención en la clausura de las jornadas del Círculo de Economía en Sitges, Sánchez no hizo referencia explícita alguna a las negociaciones que tiene por delante para conseguir su investidura ni a las que han de hacerse para los gobiernos autonómicos y locales tras el 26 de mayo, pero sí advirtió a los empresarios de la necesidad de acomodar las normas a la «realidad cambiante» del mercado de trabajo. En este contexto, anunció que prevé elaborar un «estatuto de los trabajadores del siglo XXI». El presidente del Ejecutivo en funciones, tras recordar la muerte en Barcelona de un repartidor, insistió en la necesidad de dar respuesta a esas formas de trabajo.

A preguntas del presidente del Círculo, Juan José Brugera, habló de fiscalidad, y aunque no quiso dar detalles de los cambios que hará en esta materia aseguró que lo que quiere su Gobierno es «acabar con la pobreza pero no con la riqueza». En este sentido apuntó apuntado que la política fiscal no es un fin sino un instrumento más para ayudar al «objetivo vital» del país: El crecimiento económico y la redistribución de la riqueza. Además, según recoge Efe, recordó que la propia UE ha advertido a España de que no ha desarrollado su fiscalidad verde, que está en «niveles ínfimos», y tiene que hacerlo.

En su llamamiento a «todos» para impulsar la agenda del cambio, Pedro Sánchez explicó que esa agenda tiene tres objetivos: «Una economía competitiva y sostenible, instituciones limpias y transparentes y una sociedad plural y más justa». Y propondrá para ello siete grandes líneas de trabajo: crecimiento sostenible, mejora del capital humano, transición ecológica, innovación, creación de empleo, reducción de desigualdad y calidad institucional.