Los sindicatos inician en Holanda su ofensiva judicial europea contra los cierres de Alcoa

Los sindicatos inician en Holanda su ofensiva judicial europea contra los cierres de Alcoa
Los trabajadores de la planta coruñesa de Alcoa protagonizaron ayer una marcha. / P. G. FRAGA / EL IDEAL GALLEGO

El comité europeo demanda a la empresa por «vulnerar el derecho» de información y la compañía tiene previsto presentar mañana el expediente de extinción

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

Cuando Alcoa anunció el pasado 17 de octubre la decisión de cerrar sus plantas de Avilés y La Coruña, tanto los trabajadores afectados, como los sindicatos, Administración y partidos políticos sabían que la batalla para evitar esas clausuras iba a ser larga. También, que en este proceso es clave que se impliquen no solo las instituciones nacionales, como así está ocurriendo, para revertir la situación, sino, también las europeas, puesto que este conflicto también tiene consecuencias que trascienden de nuestras fronteras. Y ayer, los representantes de los trabajadores de Alcoa han dado el primer paso para internacionalizar esta crisis y han decidido presentar una demanda contra los cierres anunciados por la multinacional estadounidense. Esta ofensiva judicial la ha puesto en marcha el comité europeo de Alcoa en Holanda, puesto que es en este país donde tiene su sede el órgano que representa a todos los comités de empresa de la compañía en el viejo continente.

En la demanda, que ya está siendo redactada por los servicios jurídicos de este órgano de representación, se expondrá que la compañía ha vulnerado el derecho de información y consulta al comité europeo. Según recoge la normativa, para proceder a los cierres de plantas es necesario que la empresa disponga de un informe del comité europeo, documento que no ha sido solicitado a los representantes de los trabajadores de Alcoa, y que requiere de más tiempo que los fijados por la compañía para presentar los expedientes de regulación y extinción para Avilés y La Coruña. La compañía, si sigue adelante con sus planes tiene previsto presentarlos mañana.

La demanda ante la justicia neerlandesa incluye la solicitud de paralización del ERE

El comité europeo había dado de plazo hasta las nueve horas de ayer a la multinacional estadounidense del aluminio para que aplazara la presentación de los ERE, que afectan a unos 700 trabajadores, alrededor de 300 en Asturias. En caso contrario presentaría la demanda contra la compañía, como así ha ocurrido.

La interposición de la demanda fue decidida a última hora de la mañana en una conversación mantenida a través de videoconferencia por los representantes de los trabajadores en el comité europeo de la multinacional norteamericana. En ella, según explicó José Manuel Gómez de la Uz, secretario general de la sección intercentros de CC OO, se adoptó emprender las acciones legales tras comprobar que la empresa mantiene sus intenciones de presentar el ERE.

Apunta De la Uz además que Alcoa les transmitió que «no tiene tomada una decisión» sobre los cierres y que «la decisión dependerá del periodo de consultas» en el que se encuentra. Un argumento dado a los trabajadores por Alcoa diferente al que ofreció la pasada semana a los representantes de los ministerios de Trabajo y Transición Ecológica y de los gobiernos del Principado y de Galicia durante la reunión que mantuvieron en Madrid. En ella, los directivos de Alcoa en España se mostraron inflexibles en su decisión de cerrar las plantas de Avilés y La Coruña. Precisamenrte los trabajadores de esta planta realizaron ayer una multitudinaria marcha entre la factoría de Cervo y la capital gallega.

Más noticias

La demanda será interpuesta de forma inmediata, con el objetivo de paralizar el ERE que Alcoa tiene previsto registrar el miércoles, puesto que una de las medidas que se pedirán a las autoridades judiciales es que se suspenda la tramitación del expediente con carácter inmediato. «No vamos a aceptar un expediente que incumple la normativa europea», afirmó ayer De la Uz.

La interposición de esta demanda es el primer paso de la ofensiva judicial y política que tanto los trabajadores, como el Gobierno de España y partidos llevarán a cabo en las instituciones europeas. Como publicó EL COMERCIO el pasado domingo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez, que como los de Asturias y Galicia ha rechazado los cierres anunciados por Alcoa, además de los ministerios de Industria y Transición Ecológica ha implicado en este proceso al de Asuntos Exteriores. El objetivo, además de mantener contactos con el Gobierno de EE UU, es el de lograr una intervención directa de las más altas instancias de la Unión Europea, como es el caso de la Comisión, puesto que algunas de las autorizaciones para estos cierres deben contar con el visto bueno de las autoridades comunitarias.

Síguenos en:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos