Los sindicatos plantarán a Arcelor hasta que no se cierre el acuerdo laboral

Dan de plazo el mes de julio para pactar el documento, pero no negociarán el plan de largos

N. A. E.GIJÓN.

No hubo ruptura, ni tampoco consenso en la reunión de dos días que ayer concluyeron Arcelor y los sindicatos en la planta de Echévarri para intentar cerrar el VII Acuerdo Marco, el documento que rige las relaciones laborales en el grupo. Ambas partes acudieron a la cita con la esperanza de dejar atado el texto, pero las conversaciones fueron por otros derroteros, no exentos de tensión, y fue imposible acercar posturas, sobre todo, ante la insistencia de la multinacional en la necesidad de contener los costes, sobre todo este año, el que prevén más complicado para las plantas asturianas, muy afectadas por los recortes.

Los sindicatos pusieron sobre la mesa una subida salarial del IPC más el 0,8% para 2019, el IPC más el 1% para 2020 y el IPC más el 1,2% en 2021, además de ofrecerse a hablar de un variable, siempre y cuando sea mayor que la parte fija. Frente a ello, Arcelor propone pagar la cantidad que aumente el IPC en 2019 en el año 2021, una subida similar al aumento del coste de la vida en 2020, más un variable ligado a la productividad, y en 2021 repetir esa fórmula, además de abonar la cantidad correspondiente al IPC de este año.

Ese sigue siendo el principal escollo de la negociación y el pesimismo comienza a cundir en la parte social que, aunque no ha roto las negociaciones debido a tímidos avances en otras materias, sí que da como plazo el mes de julio para llegar a un acuerdo. Mientras esto no suceda, se niegan a sentarse en ninguna otra mesa de negociación. Esto significa que, si no hay un consenso previo, no acudirán a la cita prevista para poner en marcha el plan de productividad que Arcelor plantea ante la «crítica» situación de la sección gijonesa de largos, una reclamación por parte de la multinacional que ya fue criticada por los representantes de los trabajadores, que no quieren abrir una espita para el desencuentro sin haber cerrado esta.

La multinacional sí accede a seguir aplicando el contrato relevo con la nueva ley para la industria manufacturera para todos los trabajadores que cumplan los requisitos, aunque ligado este proceso a la optimización de los recursos, y se ofrece a buscar una redacción que garantice como norma general la misma subida salarial para todos los trabajadores, incluso los de contrato individual. Sin embargo, se niega a incluir las plantas de largos (la de Gijón sí está dentro) en el ámbito de aplicación del acuerdo marco y asegura no estar en disposición de hablar de los pluses de sábado y por condiciones tóxicas o penosas, como reclama la parte social.

En cuanto al seguro colectivo se muestra a favor de crear un grupo de trabajo para buscar mejoras sin que suponga un incremento del coste total, aunque no a igualar las coberturas; regular el teletrabajo y la desconexión digital y buscar una redacción que satisfaga a ambas partes para no incluir las empresas multiservicios en el ámbito del acuerdo marco.

Los sindicatos valoran los avances, pero no los consideran suficientes y tendrán que volver a sentarse a negociar, aunque las opciones creen que son cada vez más escasas.