Solo el 17% de los asturianos menores de 30 años logra emanciparse

Un joven soldador en su puesto de trabajo. /E. C.
Un joven soldador en su puesto de trabajo. / E. C.

La comunidad registra la segunda tasa de actividad más baja de España, ya que ni siquiera tres de cada diez trabajan o buscan empleo

P. L.GIJÓN.

Antes de la crisis, el 37% de la juventud asturiana tenían empleo frente al escaso 20% actual. Las dificultades han provocado un éxodo masivo que, desde 2008, se cuantifica en 45.000 jóvenes menos en la región. Son cifras recopiladas por los sindicatos CC OO y USO en sendos informes difundidos ayer con motivo de la celebración del Día Internacional de la Juventud y que EL COMERCIO ya adelantó hace un mes. La falta de oportunidades laborales y la precariedad del empleo tienen una influencia en la capacidad de emancipación. De hecho, solo un 17% de los menores de treinta años vive fuera del hogar familiar, dos puntos por debajo de la media española, según datos del Consejo de Juventud recogidos en dicho documento.

Asturias tiene 69.000 jóvenes de entre 16 y 24 años, de los cuales ni siquiera tres de cada diez (50.400 personas) participa en el mercado laboral, ya sea trabajando o buscando empleo; en el ámbito estatal la proporción es del 36,72%. «Nuestra región tiene la segunda tasa de actividad juvenil más baja de todas las comunidades autónomas», destacó CC OO. El sindicato también puso de manifiesto la mala calidad del empleo, puesto que el 50,8% de los asturianos de entre 16 y 30 años tienen un contrato temporal. Además, el 28,7% de aquellos que tienen trabajo este es a tiempo parcial. «Una precariedad que hace que la situación de los jóvenes parados sea también muy vulnerable: 72 de cada cien menores de 25 años carecen de prestaciones, frente al 49% de la población adulta», apuntó CC OO.

En relación con el paro, ha bajado el peso de los jóvenes menores de 24 años, pero ha subido la relación de parados de entre 25 y 34 años con respecto al total. «Prácticamente podemos decir que uno de cada cuatro parados en Asturias está en esa franja de edad, un 22,9% del total de parados, un 0,4% más que en 2018. Sí hay menos peso de menores de 19, al pasar del 2,6% al 1,5; y, sobre todo, de los jóvenes entre 20 y 24 años, que eran el 10,4% de los parados asturianos el año pasado y ahora son el 6,2%», explicó la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de USO, Laura Estévez.

Más información

Mejorar los contratos

Ante este complicado panorama, el presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), Ignacio Calviño, hace hincapié en la necesidad en mejorar los contratos laborales para ofrecer mayor estabilidad, «ya que es la causa inicial del parón y estancamiento en la emancipación y maternidad». Aunque hay un aumento de mujeres de entre 25 y 34 años que emprenden por primera vez, «sigue estando estancado» y solo un 25% de los socios de AJE son de sexo femenino. De modo que Calviño propone «una misma duración en la baja de paternidad en hombres y mujeres», así como ofrecer más ayudas a la creación de empresas.

Por su parte, la delegada del Gobierno, Delia Losa, advirtió de la «importancia tan enorme» que supone la formación de un Ejecutivo central «de una vez», así como la aprobación de los presupuestos para poner en marcha medidas que apoyen a los más jóvenes. «Todas las medidas que el Gobierno de Pedro Sánchez tenía previstas para poner en marcha están paralizadas», agregó. Losa, que hizo esta declaraciones antes de un encuentro con representantes del Conseyu de la Mocedá del Principáu, con motivo del Día de la Juventud. «Todo esto está parado hasta que los partidos políticos decidan asumir que el PSOE ganó las elecciones, que el PSOE tiene derecho, pero también obligación de formar Gobierno, y los demás tendrán que asumirlo y entender que el juego democrático es este», subrayó. Para el presidente del Conseyu, Álvaro Granda, «hay que apostar por medidas que permitan a la juventud poder desarrollar un proyecto de vida y en el caso de Asturias es más complicado todavía con el reto demográfico que tenemos y la pérdida de población juvenil».