Los trabajadores piden que el Estado intervenga las fábricas

Los trabajadores exhibieron el color de la protesta, que en Galicia en vez del amarillo es naranja. / EFE
Los trabajadores exhibieron el color de la protesta, que en Galicia en vez del amarillo es naranja. / EFE

«El Gobierno debe aplicar cuanto antes el artículo 128.2 de la Constitución», claman en una nueva concentración, frente a la Torre de Hércules

EFE CORUÑA.

Unos trescientos vecinos y trabajadores de la planta de Alcoa en A Coruña y algunos de la de Avilés reclamaron frente a la Torre de Hércules la intervención de la multinacional estadounidense por parte del Gobierno para evitar el cierre de sus fábricas de aluminio en la ciudad gallega y en Avilés. «El Gobierno debe aplicar cuanto antes el artículo 128.2 de la Constitución Española e intervenir las fábricas antes de que sea demasiado tarde», aseguró el presidente del comité de empresa de la planta de Alcoa en La Coruña, Juan Carlos López Corbacho.

A pesar de que este artículo nunca se ha llegado a aplicar, Corbacho apuntó que «hasta ahora nunca se habían dado las condiciones; esto es, que se trate de una empresa estratégica para el Estado y que su intervención responda al bien nacional».

En el caso de Alcoa, añadió, «esta intervención estaría más que justificada porque hay un monopolio, es el único productor de aluminio primario de España,tiene las únicas tres plantas del Estado: la de LaCoruña, la de Avilés y la de San Ciprián, en Lugo», ha precisado el presidente del comité de empresa.

Los trabajadores protestaron contra el cierre de las plantas de Alcoa colocando en la rampa de acceso a la Torre de Hércules, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, una pancarta con el lema «Alcoa peche non» (Alcoa cierre no) y entonando lemas como «Alcoa cierre no, energía solución».

Esta concentración se produce unos días después de la masiva manifestación en Avilés y de la reunión en Madrid sobre el futuro de la multinacional que contó con la participación de las ministras de Industria, Reyes Maroto y Transición Energética, Teresa Ribera, y los presidentes del Principado y la Xunta de Galicia, Javier Fernández y Alberto Núñez Feijóo, además de representantes municipales.

«Celebramos que las administraciones apuesten por una unidad de acción en algo tan importante como reclamar que se retire el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para, a partir de ahí ponerse a trabajar», señaló Corbacho. En este sentido, el representante de los trabajadores recordó que la empresa «debe retirar el ERE quiera o no, ya que, de no hacerlo, estaría vulnerando gravemente la legislación vigente».

Más información

Los trabajadores sostienen que el expediente planteado por Alcoa, que afectaría a cerca de 700 empleados, es ilegal, ya que la multinacional estadounidense habría tomado la decisión de cerrar las plantas antes de llevar a cabo el proceso de información y consultas con la plantilla.

«El Gobierno debe declararlo nulo y puede hacerlo ya, tiene la sartén por el mango y no tiene que legislar ni decretar nada nuevo», propuso Corbacho, que incidió especialmente en la necesidad de actuar antes de que concluyan los veinte días que le restan al proceso de negociación.

A pesar de «entender» que las instituciones sigan intentando dialogar con la Alcoa, el representante de los trabajadores pidió que actúen «con celeridad y contundencia» si la multinacional se sigue negando a retirar el ERE, como ha sostenido hasta ahora.

«Estamos al límite, pero por el momento hemos sido bastante dialogantes y siempre hemos tendido nuestra mano, para la empresa debe saber que vamos a seguir defiendo lo nuestro y luchando por ello», recordó Corbacho.

Los trabajadores, según su representante, son «positivos» y consideran que están «en el camino» para ver cumplidas sus reivindicaciones y reciben cada día «esperando que se tome alguna decisión o se mueva algo más».