400 trabajadores de auxiliares se incorporan a los Acuerdos de Oviedo

Los representantes sindicales y de las empresas, durante la firma de la ampliación del acuerdo. / E. C.
Los representantes sindicales y de las empresas, durante la firma de la ampliación del acuerdo. / E. C.

Es la mayor ampliación desde la firma de este pacto en 1993 y les da derecho a la jubilación anticipada y preferencia en recolocaciones

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Los Acuerdos de Oviedo se firmaron hace más de un cuarto de siglo, pero su vigencia continúa. Garantes de parte de la paz social en las auxiliares que trabajan para ArcelorMittal, este pacto vivió ayer un nuevo capítulo con la firma en la Consejería de Empleo, Industria y Turismo de la ampliación del número de trabajadores que se incluyen, con la incorporación de cuatro centenares a los 600 que formaban hasta ahora el listado de empleados que se acogen a sus derechos.

El millar de operarios de las auxiliares incluido en los Acuerdos de Oviedo tiene dos derechos fundamentales: a la jubilación anticipada mediante contrato relevo en los términos que recoja la legislación vigente y el derecho preferente a ser recolocados en caso de ser excedentes por el cierre de instalaciones o bajadas de producción, así como la subrogación en caso de que un contrato cambie de empresa adjudicataria.

La ampliación de la cifra de trabajadores que se pueden acoger a este pacto fue rubricada por UGT-FICA, CC OO de Industria, las empresas auxiliares y ArcelorMittal, como garante del acuerdo, y supone la mayor incorporación desde su firma en junio de 1993.

Para los sindicatos firmantes, estos acuerdos «siguen siendo la mejor herramienta para la gestión de las relaciones laborales dentro de las empresas auxiliares de ArcelorMittal en Asturias».

El objetivo de este pacto, según UGT y CC OO, es abogar por un modelo que, «no solo está permitiendo garantizar los derechos de los trabajadores, sino también reforzar la paz social en el sector» e, incluso, el funcionamiento del conjunto de las instalaciones fabriles de la multinacional en Asturias.

El pacto actual tiene como fecha de vigencia hasta 2021, pero desde la primera firma en 1993 se han ido prorrogando. Sin embargo, los beneficios de estos acuerdos no afectan a todos los trabajadores del sector, sino a algunos con nombres y apellidos, elegidos por medio de un criterio de selección que incluye el cumplimiento de ciertas condiciones, como que no se hayan desvinculado de la actividad de Arcelor por un espacio superior a un año, pero también atendiendo a su antigüedad.

Ante las jubilaciones, salidas e, incluso, fallecimientos, la bolsa de los Acuerdos de Oviedo ha ido mermando, de ahí que ahora se haya decidido esta incorporación, que es ajena a las negociaciones sobre el convenio colectivo de las auxiliares y el conflicto surgido por la aplicación del ERE, con posterior acuerdo en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC).

Historia de los acuerdos

La primera vez que se firmaron los Acuerdos de Oviedo fue en plena reconversión, tras el año 92, en el que la Corporación Siderúrgica Integral (CSI) había planteado un recorte drástico para la siderurgia asturiana y los Altos Hornos de Vizcaya y que derivó en fuertes movilizaciones, entre ellas, 'la Marcha de Hierro'. Pero mientras se buscaban salidas para el personal propio de la CSI, los de las auxiliares quedaban desprotegidos. Estos empezaron a organizarse y, desde los sindicatos se comenzaron a reclamar los mismos derechos para los empleados de subcontratas. Tras semanas de negociación, en junio de 1993, llegó la firma de los Acuerdos de Oviedo, que siguen vigentes casi 26 años después.

Más