Valerio asegura que España necesitará 250.000 inmigrantes al año hasta 2050

Valerio asegura que España necesitará 250.000 inmigrantes al año hasta 2050
La ministra Magdalena Valerio saluda a Fátima Aljawish, refugiada siria residente en Avilés . / PABLO LORENZANA

La ministra de Trabajo señala que será una de las formas de combatir los problemas demográficos y que aportará riqueza a la caja de la Seguridad Social

LAURA CASTRO OVIEDO.

La complicada situación que atraviesa la demografía española requiere la adopción de medidas urgentes. Entre ellas, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, citó las relacionadas con la conciliación, como la corresponsabilidad de las tareas del hogar, la creación de una red mayor de escuelas de 0 a 3 años y un impulso de la ley de dependencia. Pero también, señaló, será necesaria la inmigración. «De aquí a 2050, necesitaremos un flujo de 250.000 inmigrantes anuales», aseguró la ministra basándose en estudios realizados por organismos europeos como el FMI y la OCDE. Esto, dijo, va a representar «fuerza de trabajo y también aportaciones a la caja de la Seguridad Social», que a finales de 2011 contaba con una hucha de 70.000 millones de euros. «Se llenó gracias al trabajo de los españoles, pero también porque en los años de bonanza llegaron a este país cuatro millones y medio de personas. Vinieron para trabajar, no solo a consumir servicios», remarcó la ministra.

Valerio hizo estas declaraciones durante su intervención en una jornada dedicada a la migración que conmemoraba el 40 aniversario de la Constitución en el Palacio de Exposiciones y Congresos del Calatrava, en Oviedo. La ministra incidió en la necesidad de recordar el efecto «positivo» de la migración, que es, defendió, un fenómeno «inevitable, imparable y necesario». Por ello, continuó, «debemos apostar porque la llegada de personas a nuestro país sea segura, regular y ordenada». El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ya había anunciado durante su visita a Marruecos la intención de poner en marcha un plan de integración de personas inmigrantes en el país, en colaboración con los ayuntamientos y las comunidades autónomas. «Es necesario para que todo el que llegue tenga una adecuada adaptación social, educativa y cultural. Todos los países que no han apostado por esta integración terminan teniendo problemas, como hemos visto en Francia, y debemos hacer un esfuerzo por evitar que se repita aquí», incidió Valerio.

Hizo también referencia al avance de los discursos racistas que se han extendido en los últimos años por Europa. «Da sensación, a juzgar por los resultados de Andalucía, que por desgracia también está comenzando también en nuestro país», indicó Valerio. No obstante, confía en que no tengan más recorrido, porque «este país no va a olvidar de donde viene. España es un país de exiliados y de migrantes».

La migración es un fenómeno «inevitable, imparable y positivo», aseguró la ministra

Algunos de ellos participaron también en la jornada de ayer y aprovecharon su intervención para formular algunas peticiones a la ministra. Fue el caso de Emilio Álvarez Sánchez, presidente del Centro Asturiano de Lausanne, en Suiza, quien reclamó a Valerio que quite «el San Benito» del voto rogado a los españoles que viven fuera del país. «Somos tan españoles como los demás, hagan el favor de retirarlo», incidió. Valerio respondió que el Gobierno iniciará la tramitación de una iniciativa parlamentaria para regular de una manera «menos restrictiva» este tipo de voto, pero para ello necesitarán la mayoría de votos de los grupos parlamentarios, pues requiere modificar la ley orgánica del régimen electoral general. «Es de justicia sacar esta reforma adelante y lo ideal sería conseguirlo por unanimidad», mencionó Valerio.

Asimismo, aseguró que el Gobierno trabaja ya en un plan de retorno para todos los españoles, «jóvenes y no tan jóvenes», que hicieron las maletas en los últimos años en busca de un trabajo que no encontraron en su propio país, que estaba inmerso en la crisis económica. «Se trata de dar facilidades a quienes quieran volver a casa y visibilizar las ofertas de empleo que hay aquí», destacó Valerio.

Un largo recorrido

La ministra de Trabajo puso en valor la Constitución al asegurar que «trajo las cuatro décadas más fructíferas» de la historia de España. Señaló, no obstante, que «todavía queda mucho por hacer». Entre otros problemas, destacó los «tres millones de personas que quieren trabajar y no encuentran dónde y los trabajadores pobres o en condiciones laborales impresentables». Además, lamentó la «enorme» brecha salarial y la tasa de un 33% de menores de 25 años en paro, de los cuales 70.000 son de larga duración.

Para solucionar esto y también los problemas que se están dando en Cataluña, apuntó la ministra, «es necesario que todos rememos en la misma dirección». Ahora más que nunca, aseguró, «se impone recuperar el espíritu con el que fue alumbrada la Constitución y que fue todo un ejemplo de consenso».

Más