Varias provincias «ya han mostrado interés» en formar parte de la asociación

Se han establecido los primeros contactos para integrar a las regiones del norte de Portugal

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

La constitución de la Alianza Empresarial del Noroeste puso de manifiesto la buena sintonía que reina entre las siete patronales firmantes, que subrayaron la necesidad de trabajar «de forma conjunta» para sumar esfuerzos en busca de inversiones y proyectos comunes. Las ausencias, sin embargo, también se hicieron notar durante la jornada de ayer. La principal es la de la Confederación Empresarial de Pontevedra (CEP), que se desmarcó de la asociación por desavenencias con su estructura organizativa y de toma de decisiones tras tener acceso a los estatutos. También han echado en falta la presencia de las regiones del norte de Portugal, integradas en la Plataforma Atlántica Noroeste.

Belarmino Feito, presidente de la Fade y de esta nueva alianza, explica que la entidad «nace abierta a nuevas incorporaciones» y no se descarta que estas lleguen en los próximos meses. En este sentido, confirma que varias provincias «ya han mostrado interés» en unirse a la asociación. También aludió Feito a la integración con el norte de Portugal: «Ya estamos en contacto con las patronales portuguesas en busca de una alianza que esté por encima de las fronteras políticas en tanto que compartimos con ellas intereses y reivindicaciones cruciales», defendió.

Reparto de poderes

El presidente de la CEP, Jorge Cebreiros, explicó que su renuncia a participar en la alianza se debe a su estructura. «Nosotros estuvimos en Oviedo firmando la primera declaración de intenciones. Con los objetivos estamos de acuerdo pero no con la organización: se deja fuera a las cámaras, a los círculos o a los puertos, por citar algunos, y aquí hay actores que tienen más voz que otros», lamenta.

La decisión de no formar parte del acto fundacional fue tomada por unanimidad por la confederación pontevedresa el pasado lunes. Con el paso de las semanas, sin embargo, no descarta acceder a la alianza si se cambian ciertos aspectos. «La entidad no puede ser excluyente y, desde luego, se tiene que contar con Portugal. Si esto cambia estamos abiertos a reflexionar», concluye.