Elecciones en Asturias 26M | Adrián Barbón: «Daremos estabilidad a Asturias, tenemos mucha hambre de futuro»

Adrián Barbón, arropado por los suyos tras la victoria electoral./ÁLEX PIÑA
Adrián Barbón, arropado por los suyos tras la victoria electoral. / ÁLEX PIÑA

La militancia celebró en Oviedo los excelentes resultados del PSOE en Asturias | El candidato socialista agradeció el apoyo de los asturianos, apuesta por abandonar el «fatalismo» y emplazó a los partidos a trabajar por la región

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

Entre aplausos y abrazos de los suyos compareció Adrián Barbón tras la victoria. «De corazón, gracias, mil gracias a todos los asturianos», agradeció. Tras tener un recuerdo para sus familiares, sus amigos y a los dos presidentes socialistas de Asturias ya fallecidos, Rafael Fernández y Vicente Álvarez Areces, mencionó también a «Joaqui, un militante de Langreo, y Marce, un vecino que enterramos ayer». Y después destacó que «la fortaleza de nuestro partido está en la gente» y que «el afán de recuperar la confianza se está logrando, aunque no podamos acabar aquí. Asturias necesita mucho optimismo, basta ya de fatalismo. Sabemos que tenemos problemas, no los ocultamos, así que ahora el reto es ponerse a trabajar por una mejor Asturias, cerca de la gente», dijo evidentemente emocionado.

Y aunque explicó que es hoy cuando se reunirán los órganos de gobierno de la FSA, lanzó un mensaje al resto de partidos: «Espero que dejen de pensar en el desgaste del contrario y piensen más en el futuro de Asturias», emplazó, para prometer que «daremos estabilidad a Asturias». Añadió -mirando a Adriana Lastra, que estaba a su lado- que el Principado «volverá a tener voz en el Consejo de Ministros, Asturias volverá a estar en la agenda del Gobierno central», dijo. «Tenemos mucha hambre de futuro», concluyó.

Había un optimismo contenido a lo largo de la jornada electoral entre las filas socialistas, que confiaban en que las diferentes encuestas publicadas en las últimas semanas, que les otorgaban una clara mayoría, estuviesen acertadas, y en que el efecto 'Sánchez' les favoreciese también en los comicios autonómicos y locales. En cuanto se comenzaron a conocer los primeros resultados, las expectativas quedaron mucho más que satisfechas. Llegaron a rozar en algunos momentos la mayoría absoluta, y al final sumaron 20 escaños. Los aplausos en la sala donde estaban reunidos los dirigentes socialistas, en la sede de la FSA de La Ería, en Oviedo, se oían desde la estancia donde esperaba la militancia, cada vez más animada. Se celebraba cada avance del escrutinio, cada concejo ganado. «Vamos a arrasar», comentaba al inicio una militante. Y no se equivocaba.

La vicesecretaria general del PSOE, sonriente, agradeció el apoyo de los votantes. «Adrián va a ser un gran presidente para Asturias, el mejor posible», celebraba cuando las cifras ya estaban más que claras. La clave de la victoria, en su opinión, como repetiría después Barbón, fue «reconectar internamente el partido y con la sociedad».

«Buscaremos aquello que nos une, es una obligación de todas las fuerzas que estamos en el espectro de la izquierda, después de unos años en los que los consensos han brillado por su ausencia», decía Marcelino Marcos Líndez, número uno por occidente de los socialistas, antes de que compareciese Adrián Barbón.

El presidente saliente, Javier Fernández, felicitó al nuevo ganador a través de Twitter: «He felicitado a Adrian Barbón por la victoria electoral. Enhorabuena a él y a la FSA-PSOE por un gran resultado». Es el fin de la era Fernández, llega la hora de Barbón.

Más información