Elecciones en Asturias 26M | Juan Vázquez: «No vamos a tener el papel decisivo que esperábamos»

DANIEL MORA

Vázquez consigue un aprobado raspado en su primer examen electoral y se queda muy lejos del 'sorpasso' al no calar su mensaje en las alas

LAURA CASTROOVIEDO.

Ni 'sorpasso' ni sorpresa. Juan Vázquez había cerrado la campaña examinando a sus alumnos de la Facultad de Economía y anoche el exrector de la Universidad obtuvo un aprobado raspado en su propio examen electoral, viendo desinflarse sus expectativas de lograr hasta diez escaños y quedándose con cinco.

Vázquez y su equipo -reunidos en el Gran Hotel España de Oviedo- consiguieron así superar los tres escaños obtenidos en 2015 (todos, en la circunscripción central), resultados que entonces se quedaron muy lejos de los deseos de la formación naranja.

Hace cuatro años, en la primera participación de los de Albert Rivera en unas autonómicas, el candidato Nicanor García -que ayer paseaba nervioso consultando la tele y el móvil alternativamente- logró convencer a 38.687 asturianos (un porcentaje ligeramente superior al 7% de los votos) de que le otorgasen su confianza, lo que le abrió las puertas a formar grupo propio en la Junta General, avisando de que habían llegado para quedarse y dinamitar el bipartidismo. En esta ocasión, fueron más de 70.000, cerca del 14%.

Pero Vázquez no ha logrado capitalizar como se esperaba las guerras intestinas en el PP asturiano y el tirón nacional del partido naranja y se queda como tercera fuerza del arco parlamentario. Porque, lejos de hacer calar su mensaje en las alas, vuelve a concentrar sus votos en el centro.

El ambiente que se respiraba el Hotel España era de emociones contenidas, a medio camino entre la decepción y la incredulidad. De preguntarse por qué no han logrado despegar con un fichaje con tanto tirón como el de Juan Vázquez y responderse que quizá un gran cabeza de cartel sea menos determinante que la maquinaria de los grandes partidos funcionando a plena potencia.

Contrastaba con la alegría de los representantes de los grupos municipales como el de Oviedo, donde ganan tres ediles (pasa de dos a cinco), Avilés (de dos a cuatro) o Gijón, donde los naranjas sí consiguen colocarse como segunda fuerza, pasando de uno a cuatro concejales.

Vázquez compareció pasadas las doce y media para recordar que suben «de ocho a cincuenta concejales en toda Asturias, entrando por primera vez en muchos municipios y siendo decisivos en algunos». Sin embargo, no escondió algo: «Necesitamos tiempos para implantarnos y nos estamos implantando a una velocidad espectacular. No vamos a tener el papel decisivo que esperábamos, pero vamos a hacer una oposición leal. Reivindicamos ser la tercera fuerza política».