Garzón llama a la movilización para frenar a la derecha «reaccionaria, franquista y radicalizada»

Garzón llama a la movilización para frenar a la derecha «reaccionaria, franquista y radicalizada»
EFE

Vallina recrimina al PSOE que prometa solucionar ahora «lo que no hizo en cuarenta años»

Ana Moriyón
ANA MORIYÓNGijón

«La derecha radicalizada nos lleva a un pasado oscuro, la izquierda tiene que entenderse y mirar hacia el futuro». Con esta premisa cerró Alberto Garzón su intervención en el mitin de IU celebrado esta mañana en el salón de actos de la Feria Internacional de Muestras de Asturias, en Gijón, ante cerca de un millar de personas. El líder nacional de IU centró su discurso en la necesidad de movilizar a la izquierda para blindar los servicios públicos ante una derecha «reaccionaria, franquista y radicalizada» que, amenazó, quiere cambiar el modelo de sociedad en el que vivimos y poner en riesgo nuestro estado de bienestar social. «La derecha no solo es regresiva sino también profundamente neoliberal y apoya los recortes sociales», alertó el dirigente nacional durante su escala en Asturias.

Garzón advirtió también de que en los últimos años han crecido las desigualdades como consecuencia de las reformas adoptadas por la derecha y que, frente a esas políticas, IU apuesta por «luchar para blindar los servicios públicos» que con tanto esfuerzo consiguieron las generaciones pasadas.

En su discurso, sin grandes alusiones a Asturias ni referencia alguna a los candidatos de esta región, Garzón se refirió a la privatización de los servicios públicos como la «corrupción legal» contra la que la izquierda tiene que batallar. De lo contrario, dijo, dejaremos de ser «enfermos» a la puerta de un hospital para convertirnos en «clientes» que, si no tienen dinero, no pueden entrar. En tono irónico, aseguró comprender que personalidades como Ana Botín, directora del Banco Santander, prefieran un gobierno nacional de coalición PSOE-Ciudadanos «porque ella cobra 29.000 euros al día», pero defendió el derecho de las familias humildes a disfrutar de los mismos servicios públicos y tener las mismas posibilidades. «No podemos permitir que las conquistas de nuestros mayores puedan desaparecer. Los derechos no cayeron del cielo, fueron arrancados del poder con el esfuerzo de generaciones que arriesgaron su vida y su libertad», concluyó, para luego pedir el último «esfuerzo» a los militantes allí congregados y animarles a «convencer a sus vecinos, amigos y también a ese cuñado un poco facha, porque nos estamos jugando mucho».

Tras Garzón intervino la candidata a la presidenta del Principado, Ángela Vallina. La hasta ahora eurodiputada focalizó sus críticas hacia el Gobierno de Javier Fernández y el actual candidato socialista, Adrián Barbón. Vallina hizo un repaso de las dificultades que atraviesa la región en diferentes sectores y, especialmente, se centró en las consecuencias de la descarbonización exprés que, dijo, «no viene marcada por Europa sino por la ministra Ribera». En este sentido, se quejó de que el PSOE prometa ahora resolver todo lo que «no ha hecho en los últimos años» y también de que Barbón presuma de ser el mejor interlocutor con el Gobierno de Pedro Sánchez. «¿Dónde estaba cuando se acordó hacer una descarbonización exprés?», le recriminó. Y defendió que el voto útil en Asturias es el de Izquierda Unida porque, anotó, no está claro aún si «el PSOE se va a desteñir hacia el color naranja», en referencia a un posible acuerdo con Ciudadanos.