Elecciones en Asturias 26M | IU pierde tres parlamentarios y su capacidad de influir en el Gobierno

María Josefa Miranda abraza a Ángela Vallina en presencia de Alejandro Suárez y Ovidio Zapico./HUGO ÁLVAREZ
María Josefa Miranda abraza a Ángela Vallina en presencia de Alejandro Suárez y Ovidio Zapico. / HUGO ÁLVAREZ

La candidatura liderada por Ángela Vallina se queda a un escaño de poder gobernar con el PSOE

PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADAOVIEDO.

Amarga derrota la que vivió en la jornada de ayer Izquierda Unida, que pasa de cinco a dos diputados en la Junta General, con el recuerdo aún de los conflictos internos que vivió la formación en los últimos meses. La lista liderada por Ángela Vallina no logró sumar la fuerza suficiente para intentar formar un Gobierno estable con el PSOE, claro ganador de las elecciones. Solo un diputado les separó de conseguir uno de los objetivos que la formación se había marcado para estos comicios y que su candidata explicitó en el cierre de campaña con su apelación al «voto útil» que empujase a los socialistas a mirar a la izquierda para buscar un Gobierno. Los ciudadanos no les otorgaron la confianza suficiente para ejercer esa labor de 'control' de los socialistas que buscaba IU. «Esta organización está acostumbrada a épocas duras, a travesías por el desierto, pero no por eso hemos dejado de existir ni vamos a desaparecer, y pondremos nuestros votos al servicio de la estabilidad y la transformación», afirmó Alejandro Suárez, secretario de organización de la formación en Asturias.

En el mismo sentido, Ángela Vallina, preguntada por si iban a ayudar en la estabilidad del Gobierno regional, señaló que IU es «una fuerza responsable y seria y lo vamos a seguir siendo con dos diputados, con cinco o con diez. Ha habido un retroceso de la izquierda real tanto en Europa como en Asturias y me parece triste que el trabajo hecho por el grupo estos cuatro años tenga estos resultados». La candidata de IU señaló que la formación salió reforzada en lo que alcaldías se refiere porque «cuando en la cercanía se conoce el trabajo de IU se respalda. Hubo una llamada al miedo que no perjudicó».

Los conflictos internos han marcado la agenda de la coalición en los últimos meses, una beligerante batalla que se saldó con la salida de Gaspar Llamazares de la formación. En claro enfrentamiento con el coordinador federal, Alberto Garzón, que llegó a expedientar al que fuera cabeza de lista por Asturias en los comicios de 2015, IU en Asturias decidió además acudir en solitario a estas elecciones. Una postura que también iba en contra de la posición de la dirección federal, que apuesta claramente por la confluencia con Podemos.

Tampoco el hecho de que el partido en la región contase con dos candidaturas en las primarias parece haber ayudado. Durante toda la noche, fue Alejandro Suárez, secretario de organización, quien más se dejó ver en la sede. Ya antes de que se conociesen los resultados definitivos, el dirigente intentaba restar importancia a los conflictos internos de la organización. «Es cierto que los conflictos internos no son buenos, pero en la campaña no hubo conflicto, y si pudieron afectar, fue muy poquito».