Sánchez pone sus avances sociales como aval para un triunfo de Barbón en Asturias

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda a uno de los asistentes al mitin celebrado ayer en Gijón, seguido del candidato autonómico, Adrián Barbón. / FOTOS: J. PETEIRO
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda a uno de los asistentes al mitin celebrado ayer en Gijón, seguido del candidato autonómico, Adrián Barbón. / FOTOS: J. PETEIRO

«La recuperación de derechos no será tan rotunda si no ganamos en comunidades y ayuntamientos», advierte el jefe del Ejecutivo

PALOMA LAMADRID GIJÓN.

Pedro Sánchez desgranó ayer sus principales avances en materia social para movilizar el voto de la izquierda, de manera que el próximo domingo se repita la victoria socialista cosechada el 28-A y así estas políticas se extiendan al Principado y los municipios. Este fue el eje central del mitin que ofreció el presidente del Gobierno en el pabellón central del recinto ferial de Gijón, donde se congregaron 3.000 personas, según la organización. En su sexta visita a Asturias desde que hace hoy justo dos años se convirtiera en secretario general del PSOE, aprovechó para destacar el triunfo de su partido en las elecciones generales en Asturias, donde fue la fuerza más votada. «Pero no podemos dejar la faena a medias», apuntó, en el sentido de apuntalar las medidas sociales impulsadas desde el Gobierno central. «Toda esa recuperación de derechos no será un avance tan rotundo si no contamos con los gobiernos autonómicos y municipales», advirtió tras enumerar las iniciativas de su gabinete en asuntos de educación, sanidad y vivienda. Así, señaló que la creación del «mayor parque público de vivienda» y la extensión del ciclo de cero a tres años no podrán realizarse fácilmente «si los ayuntamientos y las comunidades no ceden suelo para ello».

Asimismo, Sánchez recalcó que, frente a las críticas de la oposición, la subida del salario mínimo a 900 euros no ha destruido empleo, sino al contrario. Y mantuvo su intención de elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores para derogar la reforma laboral introducida por el PP. También reafirmó su compromiso de eliminar el copago sanitario para los pensionistas, iniciativa que fue rechazada por «la derecha y los independentistas» al votar en contra de los Presupuestos Generales del Estado. Aunque las encuestas son favorables al PSOE, el presidente del Gobierno insistió en la necesidad de volver a acudir a las urnas masivamente. «Da igual lo que voten los españoles, las derechas siguen diciendo que, si suman, gobernarán», añadió, al tiempo que criticó «los viajes al centro de uno, a otro que quiere superar a esos mismos por la derecha y a aquellos que no saben si suben o si bajan, me imagino que del caballo». Al PP, Ciudadanos y Vox les achacó falta de proyecto político: «Se les puede aplicar un dicho que se escucha en Asturias, 'que van con los de la feria y vuelven con los del mercado'».

Sánchez, que tuvo un sentido recuerdo para Alfredo Pérez Rubalcaba en el breve recorrido histórico que hizo por los logros sociales conseguidos por los líderes del partido durante la democracia, no se olvidó de las elecciones europeas. «Tenemos que llevar la mayor delegación socialdemócrata al Parlamento Europeo y que Jonás (Fernández) represente a Asturias desde allí», subrayó Sánchez, que puso de relevancia los asuntos prioritarios que se van a abordar en Bruselas durante la próxima legislatura relacionados con el marco financiero plurianual, la Política Agraria Común (PAC), los fondos de cohesión, el salario mínimo europeo y el arancel ambiental, entre otros. Terminó su intervención con un deseo: «La próxima vez que venga a Asturias que sea como presidente del Gobierno a la toma de posesión de Adrián como presidente del Principado».

Estabilidad e influencia

En su intervención, Barbón reprochó a los otros seis candidatos a gobernar en la región que solo aspiran a «liderar la oposición», ya que el único que sale a ganar «y no a pactar» es él mismo. Barbón, que fue recibido con gritos de 'presidente, presidente' por parte de los asistentes, ofreció tres razones para votar a los socialistas el domingo: la estabilidad que ofrecen, su influencia en el Gobierno central -recordó que hoy visita Avilés la ministra de Industria, Reyes Maroto, y mañana el titular de Fomento, José Luis Ábalos- y su programa para la comunidad. Un proyecto que se asienta en cinco ejes: el empleo, las industrias, las políticas sociales, la igualdad y el reto demográfico. «Os pido que pongáis todas las encuestas en cuarentena. En Andalucía daban la victoria a los socialistas y el Gobierno con la suma de la izquierda, y no quiero ese error para Asturias», señaló. Asimismo, advirtió de que «da igual cómo se coloree Ciudadanos, si suma con la derecha gobernará con ella; no lo digo yo, lo dice la señora Arrimadas».

Ejemplo de la influencia en el Gobierno español es Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE y portavoz del grupo en el Congreso, como destacó Barbón. La asturiana hizo hincapié en la importancia de votar a los socialistas para «defender lo público» ante el peligro de recorte de servicios básicos que supondría la victoria de la derecha. «En la pasada campaña dijimos que había que parar a la ultraderecha; lo hicimos y fuimos la envidia de toda Europa. Para el 26 la tenemos a las puertas del Gobierno de Asturias y tenemos que frenarla también», alertó en referencia a Vox.

En el mitin también tomó la palabra la candidata del PSOE a la Alcaldía de Gijón, Ana González, quien recordó a la ciudadanía «lo que pasó en 2015», cuando la falta de acuerdo entre los socialistas y Xixón Sí Puede dio el poder a Carmen Moriyón. «La herencia que nos ha dejado Podemos en Gijón se llama Foro», lamentó, para después llamar la atención «sobre a quién hay que votar para tener un gobierno de izquierdas». Insistió en la importancia de recuperar la Alcaldía después de ocho años en la oposición para revertir «la parálisis». Las personas, la igualdad, el estado de la ciudad y la innovación son las líneas maestras de su propuesta.

Más información