El gasto público, a debate entre los partidos

Los participantes en el debate de la campaña electoral organizado por el Colegio de Economistas. / MARIO ROJAS
Los participantes en el debate de la campaña electoral organizado por el Colegio de Economistas. / MARIO ROJAS

Los representantes de las siete principales formaciones políticas coincidieron en la necesidad de invertir en I+D+i

SANDRA S. FERRERÍA OVIEDO.

La economía de la región y el gasto público fueron ayer los temas centrales que se trataron en el debate a siete bandas organizado por el colegio de Economistas de Asturias, con vistas a las elecciones autonómicas del próximo 26 de mayo, y que reunió a las principales formaciones políticas para hablar de sus propuestas económicas.

El hotel AC de Oviedo fue el lugar elegido para la cita a la que acudieron Enrique Fernández Rodríguez, secretario del Área de Política Económica, Industria, Empleo e Innovación, por parte de FSA-PSOE; Pablo González Menéndez, responsable de Asuntos Económicos, por el PP; Segundo González García, responsable de Economía de Podemos; Jorge Pardo Piñera, responsable económico de IU; Adrián Pumares, secretario general de Foro; Armando Fernández Bartolomé, quinto en la candidatura por Ciudadanos; e Ignacio Blanco, candidato a la Presidencia de Asturias por Vox. El debate fue moderado por el decano del Colegio, Miguel de la Fuente.

El debate se prolongó durante más de dos horas y media. Durante los primeros minutos los participantes expusieron sus programas. El punto fuerte llegó cuando se habló acerca del sector público, momento en el que el candidato de Vox aludió a la existencia de «chiringuitos» en la Administración asturiana. Podemos pidió una Auditoria, al igual que Ciudadanos. El PSOE por su parte, abogó por instituir un observatorio de los servicios públicos, cuyo objetivo será analizar el grado de satisfacción de los asturianos.

«¿De dónde reducirán el gasto?», fue una de las preguntas lanzadas por el público en el tramo final del debate. Desde el PP se llamó a reducir organismos como el Banco de Tierras o la Junta de Saneamiento; desde el PSOE se afirmó que «el gasto superfluo debe recortarse», mientras que desde Podemos se abogó por «no recortar, sino gastar mejor». IU apuntó que Asturias es una de las comunidades «con menos deuda», pero añadió que habría que ver esos gastos «y a partir de ahí, mejorarlo».

Por su parte, Foro aseguró que «hay mucho margen de recorte», y desde Vox se abogó por «eliminar impuestos» y por «los chiringuitos abiertos». Desde Ciudadanos se apostó por una ley del empleado público y por un sistema más flexible de contratación.

Respecto a las medidas de sus programas, el PP asturiano pidió eliminar la burocracia, actuar sobre el sector público y lograr infraestructuras que «no dejen a Asturias aislada». Además, pidió la colaboración público-privada. Desde el PSOE, Enrique Fernández aseguró que «la estabilidad política es condición 'sine qua non' para el desarrollo económico y para la inversión». Además, aconsejó políticas industriales, generar espacios de oportunidad en la zona rural y una consejería de ciencia, innovación y tecnología.

Ignacio Blanco insistió en que «la empresa entre en el Principado» mediante su propia figura como candidato. Además, reclamó la reducción de impuestos y de gasto público, una descarbonización, «pero no exprés», y devolver poder a los empresarios.

Desde Foro, Pumares pidió revisar los impuestos e invertir en I+D+i, así como por la reducción de burocracia administrativa. Armando Fernández Bartolomé insistió en lograr un empleo estable y de calidad, y en apoyar a emprendedores y autónomos. Además, aconsejó un pacto asturiano por la investigación.

Jorge Pardo, de IU, recordó la «urgencia» de la aprobación de un Estatuto para las industrias electrointensivas, y a largo plazo, la necesidad de aumentar la inversión en I+D+i. Por su parte, Segundo González, de la formación morada, quiere que Asturias aproveche sus oportunidades y se haga con voz propia, y coincidió con el resto de invitados en aumentar la inversión en I+D+i.