Mallada desafía a Barbón a hacer público su plan de «imposición» del asturiano

Casado, rodeado de asistentes al acto central de campaña de los populares asturianos. / DAMIÁN ARIENZA
Casado, rodeado de asistentes al acto central de campaña de los populares asturianos. / DAMIÁN ARIENZA

Sitúa a Ciudadanos en la izquierda y hace a Juan Vázquez corresponsable del deterioro económico de Asturias por su papel junto a Javier Fernández

A. S. QUINTUELES.

Especialmente belicosa, Teresa Mallada soltó ayer mandobles por doquier. A varios lados. La candidata popular atacó al aspirante socialista, Adrián Barbón, al que desafió a hacer público su programa de «imposición» de la oficialidad del asturiano, que rechazó rotundamente. Y apuntó también al número uno de Ciudadanos, Juan Vázquez, a quien corresponsabilizó de la «nefasta» situación económica de la comunidad por su papel como asesor en el pasado del todavía presidente del Principado, Javier Fernández.

Mallada se reivindicó como única alternativa posible para «dejar atrás décadas de gobiernos del PSOE» en la comunidad. Entró en el cuerpo a cuerpo con el candidato socialista, que días atrás comentó que la popular representaba una opción involucionista. «La única involución es la del PSOE, que pasa de Javier Fernández a Adrián Barbón», deslizó en un intento de desgastar al segundo por la vía de elogiar al primero. Al político lavianés le reprochó que no haya presentado su propuesta de oficialidad del asturiano, que, objetó, no está entre las prioridades de aquellos que irán a votar el próximo día 26.

Además de atizar a su adversario histórico, Mallada se centró en cargar contra Ciudadanos, partido que aspira a crecer a costa del PP. La candidata cree que su partido y la formación naranja compiten por electorados distintos porque Vázquez representa una opción «socialdemócrata y de izquierdas».

Según Mallada, Ciudadanos puede compararse a un pomelo, «naranja por fuera y rojo por dentro», en referencia a su supuesto 'corazón' socialista. Insinuó, además, que ya negocia con el PSOE un reparto de «puestos» que no detalló.