«Estoy segura de que el PSOE no dará la batalla por no importunar en Madrid»

Carmen Moriyón, con una de las letras de la palabra 'Asturias', posa para EL COMERCIO. / DANIEL MORA
Carmen Moriyón, con una de las letras de la palabra 'Asturias', posa para EL COMERCIO. / DANIEL MORA

«Quien no quiera ir a León a coger el AVE o hasta Santander para hacer un vuelo internacional tiene que elegir nuestro proyecto»

ANA MORIYÓN GIJÓN.

La hasta ahora alcaldesa de Gijón da el salto a la política autonómica como candidata a la Presidencia del Principado por Foro. Carmen Moriyón (Gijón, 1966) defiende su proyecto como el único con capacidad para velar por los intereses de Asturias sin miedo a «importunar» a sus respectivas direcciones nacionales y aboga por alcanzar acuerdos «sin vetos» para solucionar los problemas que tiene la región. La primera medida que quiere llevar a la Junta General, avanza, será la bajada de impuestos para dinamizar la economía de la región.

-Las encuestas no le son favorables y existe posibilidad de un retroceso de Foro en la Junta. ¿A qué atribuye el resultado de esos sondeos?

-No voy a entrar en ese debate. Todos los candidatos, locales y autonómicos, seguimos trabajando para intentar tener los mejores resultados el próximo domingo.

-En el sondeo de Gijón ocurre lo mismo y hay quien piensa que se nota su ausencia...

-En Foro no se trabaja con personalismos, se trabaja en equipo y con proyectos. Las personas solo sumamos. Así que de modo alguno se trata de mí, para nada.

-¿No cree que el problema es que hay mucha derecha para tan poco trozo de tarta?

-Los asturianos necesitan un cambio de políticas y de políticos. Es un clamor. Y eso no es nada ideológico, no es de derechas, ni de izquierdas, la ideología de Foro es Asturias y eso es lo que da entidad a nuestro proyecto y lo diferencia del resto.

-¿Qué le diría al elector que duda entre la papeleta del PP, Foro, Ciudadanos e incluso Vox?

-Nosotros no tenemos miedo a importunar en Madrid, ni somos sucursal de nadie. Somos un partido muy pegado al territorio que trabaja desde la base y que defiende proyectos concretos para solucionar los problemas de Asturias, y no de otras comunidades. Quien quiera soluciones específicas a los problemas de Asturias, sin miedo a que las decisiones se dirijan desde otro sitio, lo que le interesa es Foro. Quien no quiera ir hasta León para disfrutar del AVE o a Santander para coger un vuelo internacional tiene que elegir nuestro proyecto porque pelearemos por esas cuestiones.

Nuevas incorporaciones

-Todo indica que la única forma de arrebatarle el Gobierno al PSOE será, si finalmente suman, uniéndose las cuatro derechas. ¿Lo ve viable?

-Después de las elecciones ya hablaremos de acuerdos, que siempre serán en base a las coincidencias programáticas y a cómo entendemos que tienen que ser las soluciones para los problemas de Asturias. Pero ahora estamos defendiendo nuestro proyecto. Un proyecto que nació hace ocho años y en el que muchas personas creen y siguen creyendo. La muestra está en la incorporación de nuevas personas en las candidaturas, totalmente renovadas.

-Después de ir en coalición en las elecciones nacionales con el PP, ¿cuál es ahora la relación que mantiene con esa formación?

-Tenemos una relación absolutamente normalizada con todas las fuerzas políticas.

-¿Pero esa coalición, de hace apenas un mes, podría servir para sentar las bases para posibles acuerdos en el ámbito autonómico, o no?

-Los acuerdos después de las elecciones vendrán en función de la coincidencia programática. Dependerán de si llegamos a puntos comunes en la búsqueda de soluciones a los problemas.

-Ciudadanos no parece dispuesto a llegar a acuerdos con las formaciones más «de extrema». ¿Ustedes ponen alguna línea roja?

-No es bueno para buscar soluciones a Asturias empezar con vetos. No lo veo adecuado.

-¿Cuál es la primera medida que le gustaría llevar al Parlamento?

-La primera medida que llevaremos a la Junta será bajar los impuestos. No tenemos ninguna duda. Estamos convencidos de que la fiscalidad es el canal que puede influir más rápido en los cambios que necesita Asturias. Y la primera medida que quiero destacar es la reducción del tramo autonómico del IRPF para que el tipo máximo sea el 21%, igual que en Madrid, lo que supondría bajarlo cuatro puntos y medio con respecto al actual. Pero también queremos suprimir el impuesto de Sucesiones y Donaciones, y Patrimonio, y apostamos por la fiscalidad diferenciada para el medio rural porque no se pueden pagar los mismos impuestos cuando no se tienen los mismos servicios.

-¿A qué se refiere?

-Proponemos deducciones en el medio rural para la vivienda, para el cuidado de los hijos, para el transporte... Apostamos por una discriminación positiva en los pequeños concejos para hacerlos más atractivos.

-La reforma fiscal es quizá lo que más puede diferenciar un modelo económico de otro. Pero, ¿será suficiente con bajar los impuestos para dinamizar Asturias?

-Esa será nuestra primera medida, pero automáticamente también tenemos que actuar para evitar el éxodo fiscal que sufre Asturias y que el Gobierno socialista ni siquiera reconoce. Tenemos que conseguir que nuestro territorio sea competitivo para que las empresas no se marchen. Y para eso necesitan una fiscalidad favorable, pero también estar conectadas, con un impulso a nuestras infraestructuras y a nuestra tecnología, cubriendo todo el territorio con banda ancha, así como facilidades en la financiación.

-¿Y para frenar la sangría demográfica?

-La sangría demográfica solo se frena creando actividad económica. De ahí la importancia de la fiscalidad diferenciada en la zona rural y el apoyo a las empresas, no solo para iniciar su andadura sino también para consolidarse. Y todo esto sin renunciar a las ayudas directas a la natalidad de 150 euros al mes desde el nacimiento hasta los 18 años.

-¿Cuál es su receta para salvar la industria asturiana?

-Crear una política industrial que nunca ha existido hasta ahora con el PSOE. Hay que resolver el problema de la tarifa eléctrica y la descarbonización exprés, pero también se necesita inversión pública estable para que el sector de la construcción pueda tener un recorrido y que los empleadores y la educación vayan de la mano para que las empresas tengan los perfiles que realmente necesitan. Y, del mismo modo, hay que apostar por el turismo y no podemos dejarlo abandonado, sin comunicaciones competitivas por tierra, mar y aire. Sin olvidarse de invertir en la I+D+i.

-En las últimas elecciones nacionales Foro perdió a su único diputado nacional. ¿Cómo va a compensar esa pérdida en el Congreso a la hora de presionar en Madrid?

-Lamentamos mucho la pérdida de nuestro representante porque era una de las voces, por no decir la única, que trasladaba al Congreso los problemas de Asturias. Lo compensaremos alzando la voz y a través de iniciativas en el Parlamento asturiano.

-Le he escuchado plantear reiteradamente la necesidad de llegar a acuerdos en la Junta para hacer más fuerza en Madrid. ¿Cuál debe ser en su opinión la primera reivindicación de Asturias?

-Una política coordinada con la Administración central para frenar la despoblación. Esa debe ser, sin duda, la primera medida que le debemos exigir al Gobierno central. Y la segunda, una reforma de la financiación autonómica que vele por los intereses de esta región. Creo que son dos cuestiones básicas en las que tendríamos que intentar llegar a acuerdos para empezar a solucionar los problemas de Asturias.

-Foro insiste también en reivindicar al Gobierno central una deuda de más de mil millones de euros que en Madrid ni se reconoce. ¿No es como hablar de humo?

-No es humo. Es una realidad calculada históricamente y no podemos renunciar a ese dinero mientras asistimos a la financiación en 'b' de otras comunidades a través de diferentes mecanismos, como condonar la deuda.

-Adrián Barbón se presenta como el mejor interlocutor con el previsible Gobierno de Pedro Sánchez. ¿Es más fácil que se escuchen las reivindicaciones asturianas si en Asturias gobierna el PSOE?

-Tenemos un histórico importantísimo en el que las grandes formaciones defienden en Asturias una cosa y sus representantes en Madrid, lo contrario. Y lo peor es que si eso sucede, aunque sea en perjuicio de los intereses de esta región, tengo la completa seguridad de que el PSOE asturiano no dará la batalla por no importunar al Gobierno central.