Elecciones en Asturias 26M | «El PP es el único referente del centro derecha y la única alternativa al PSOE»

Teresa Mallada, a su llegada al hotel NH Principado con Caunedo y Canteli./MARIO ROJAS
Teresa Mallada, a su llegada al hotel NH Principado con Caunedo y Canteli. / MARIO ROJAS

El PP pierde un diputado en la Junta pero asume como buenos unos resultados que han vencido a los malos augurios de las encuestas

ANA MORIYÓNOVIEDO.

Quizá porque las encuentas auguraban tragedia, el resultado obtenido por el PP no dejó mal sabor de boca. Perdieron un diputado pero, dadas las circunstancias, se salvaron los muebles con dignidad y las caras y los gestos delataban un cierto alivio. De once diputados en la Junta han pasado a diez y eso se traduce en que el partido sigue siendo la segunda fuerza política de la región y mantiene el liderazgo del bloque de la derecha.

Teresa Mallada, la número uno de la candidatura, comparecía con una amplia sonrisa en la cara y entre aplausos para valorar los resultados. Lo primero, felicitó a Adrián Barbón; lo segundo le hizo una advertencia: «Que ponga el contador a cero, porque dentro de cuatro años voy a ser la presidenta de Asturias», dijo en un tono triunfalista.

Entre elogios y felicitaciones a todos los candidatos populares, se felicitó porque su partido haya revalidado su posición en el mapa político. «El PP es el único referente del centro derecha y la única alternativa al PSOE», afirmó. Y añadió: «Solo si estamos unidos podremos quitar esa victoria al PSOE y vamos a seguir trabajando para gobernar dentro de cuatro años».

Antes, Pablo González, el número tres de la candidatura, aún con el recuento sin cerrar, apuntó en la misma dirección: «Estamos razonablemente satisfechos. Se desmontan los malos augurios y mantras de las últimas semanas, se demuestra que el PP que es el partido que lidera la oposición al PSOE de Barbón y el que mantiene el mayor número de votos del centro derecha asturiano».

No hubo, en cualquier caso, un ambiente muy animado en el salón de actos del NH Oviedo, convertido en cuartel general del PP y adonde acudió, sobre las diez y cuarto de la noche Mercedes Fernandez acompañada de Luis Venta. La diputada nacional Paloma Gázquez también se dejó ver por allí, junto a los dirigentes del PP de Oviedo y el exsecretario de la Fundación Niemeyer José Luis Rebollo. A Teresa Mallada, la cabeza de lista autonómica, se la vio muy pendiente del escrutinio vía teléfono en los pasillos del hotel y en una sala aparte y rodeada y arropada por su equipo. Los móviles ardían en un escrutinio de contrastes. Mientras los integrantes del PP de Oviedo iban celebrando sus avances y se mostraban exultantes, a medida que se confirmaba el buen resultado del PSOE Mercedes Fernández y Luis Venta desaparecieron de la sala para seguir a solas el recuento. De hecho, la presidenta abandonó el hotel antes de que finalizara. «Rubia dimisión», se oyó gritar entre los populares ovetenses, en alusión a Fernández.

Lo que sí quedó patente en el cuartel general del PP fue el manifiesto desencuentro entre presidenta y candidata, que prácticamente no coincidieron.