IU de Asturias ve necesario replantear una coalición «que resultó un fracaso»

Gaspar Llamazares y Manuel González Orviz, en la noche electoral. /
Gaspar Llamazares y Manuel González Orviz, en la noche electoral.

Llamazares recrimina el «mensaje ambiguo» de Podemos y Orviz aboga por reflexionar sobre las formas en las que se articuló la confluencia

ANA MORIYÓN OVIEDO.

Los resultados obtenidos el pasado 26 de junio por la coalición Unidos Podemos obligan a los principales partidos que conforman esta coalición -Podemos e Izquierda Unida- a reflexionar sobre los motivos que llevaron a las dos organizaciones a perder, con su proyecto común, buena parte del apoyo obtenido el pasado mes de diciembre, cuando se presentaron de forma independiente: 1.200.000 votos menos a nivel nacional y 45.000 si nos ceñimos a la circunscripción asturiana.

El desplome en las urnas ya fue analizado por ambas fuerzas en la noche electoral y de forma más sosegada en la jornada posterior, aunque ayer los máximos dirigentes de Izquierda Unida hablaban ya en clave de futuro y coincidían en la necesidad de revisar los términos en los que se firmó la coalición con la formación morada y que, en palabras de Gaspar Llamazares, «resultó un fracaso». Tanto el portavoz en la Junta como el coordinador general de IU, Manuel González Orviz, coinciden en la importancia de mantener la confluencia pero, cada uno a su estilo, asumen que los resultados hablan por sí mismos y obligan a replantearse muchas cosas. Orviz, que ocupaba el puesto número tres de la candidatura y se quedó fuera del Congreso, insta al órgano directivo de IU a reflexionar sobre los errores cometidos y sobre la fórmula en la que se articuló la confluencia. «Hay que mantener la convergencia, los votos de la izquierda tienen que ser votos de unidad, pero tenemos que reflexionar sobre cómo articular esas alianzas, cómo trabajar los unos con los otros fuera de los periodos electorales y, en definitiva, sobre los métodos, los ritmos y las formas», declaró.

Gaspar Llamazares, mucho más crítico con el acuerdo con Podemos, calificó la coalición de «oportunista» y «precipitada», llegando a tildarla de «fracaso» ya que, resumió, «el conjunto gustó menos que las partes por separado». Pero el diputado, igual que Orviz, aboga por seguir por el camino de la confluencia de la izquierda. Eso sí, siempre y cuando sea resultado de un proceso dialogado y no «in extremis».

Llamazares entiende que Unidos Podemos no fue una coalición «sensible con la pluralidad» de quienes la conformaban puesto que, insistió, no respetó la identidad de sus miembros. Y especialmente duro fue con el mensaje «ambiguo» lanzado en campaña por los líderes de Podemos puesto que, cuestionó, «empezamos siendo del 15-M y acabamos siendo de Zapatero, pasamos de ser de izquierda a ser socialdemócratas. Con ese guirigay, es normal que los votantes nos consideraran poco serios», reprochó.

Desde Podemos Asturias también reconocieron el pasado lunes un «desacompasamiento» en los tiempos del proceso de confluencia, aunque valoraron que la campaña había servido para mejorar la comunicación entre Podemos e IU. Algo en lo que ayer discrepaba Llamazares, quien entiende que el hecho de haber coincidido en actos públicos durante este tiempo no ha servido para acercar posturas. «Seguimos teniendo estrategias antagónicas. Su posición en Asturias es de confrontación y sustitución del resto de las fuerzas de la izquierda, en particular al PSOE, en lugar de unidad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos