Delegación investiga la presunta agresión a un docente tras un acto de Vox

Ignacio Blanco, José María Figaredo, Rodolfo Espina y Sara Álvarez Rouco, en Cornellana. / E. C.
Ignacio Blanco, José María Figaredo, Rodolfo Espina y Sara Álvarez Rouco, en Cornellana. / E. C.

Ó. PANDIELLO GIJÓN.

La Delegación del Gobierno en Asturias confirmó ayer a través de una escueta nota de prensa la investigación abierta en torno a la trifulca que el pasado jueves tuvo lugar en el campus del Milán tras un acto de Vox. En concreto, un becario predoctoral resultó herido en la cabeza tras un encontronazo entre estudiantes de la facultad de Filosofía y Letras y simpatizantes del partido de Abascal, que habían organizado una mesa informativa en las inmediaciones del campus durante algo menos de una hora. En la nota remitida a los medios, Delegación del Gobierno confirma que «se está trabajando en la investigación y análisis» de los hechos «desde el preciso momento en que se tuvo conocimiento de los mismos, siguiendo los procedimientos reglados para este tipo de situaciones». La nota llega un día después de que el líder de Podemos en Asturias, Daniel Ripa, instara a Delia Losa a realizar las pesquisas necesarias para depurar responsabilidades en torno al caso.

También se pronunció ayer sobre la trifulca Vox, que remitió una nota aportando su versión de los hechos y negando cualquier tipo de relación con la herida del docente. En el texto se niega «de forma categórica y rotunda» que alguien vinculado al partido participase en los incidentes violentos y piden, por tanto, que Ripa retire sus palabras. «Exigimos al dirigente de Podemos que rectifique», señalan.

La formación presidida en Asturias por Rodolfo Espina detalló además su versión de los hechos, señalando que tenían permiso municipal para colocar una carpa de 13.30 a las 14.30 horas del pasado jueves. Sostienen que cuando llegó el coche con el material, unos cien jóvenes estaban allí reunidos y «empezaron a proferir gritos», tildando de «fascista» a los afiliados de Vox. Explican que ante la situación llamaron al 091 para informar de lo que estaba pasando y reafirmarse en su intención de montar la carpa.

Antes de que llegase la Policía, según explican desde el partido, cuatro jóvenes irrumpieron corriendo en la zona y para quitarles parte del material. En concreto, se refieren a la estructura de la carpa, el toldo, la bandera de España y el mástil. Luego lo habrían roto frente a los simpatizantes de Vox. Cuando llegó la Policía Nacional, prosiguen, montaron la mesa y cuatro jóvenes repartieron algunos folletos hasta las 14.25 horas, cuando se procedió al desmontaje para irse en coche.

Entonces un grupo de estudiantes les habrían perseguido tirándoles piedras al coche. «Los jóvenes de Vox se bajan del coche y aparece la Policía, que persigue a los universitarios y uno de ellos se cae. La trifulca da origen a las cargas, en las que en ningún momento participa ningún joven de Vox», señalan desde el partido.

Además, sostienen que un joven de Vox presentó denuncia y que las diligencias de la Policía «son claras». Esta versión contrasta con la aportada por el líder de Podemos en Asturias, quien acusó a un simpatizante de Vox y a un policía de «apalear» al docente herido.