Izquierda y derecha extreman sus diferencias sobre el futuro de Asturias tras las elecciones

Roberto García Morís (PSOE), Juan Ponte (Unidas Podemos), JuanNeira, Ignacio Prendes (Ciudadanos) e Isidro Martínez Oblanca (PP-Foro), al inicio del debate. / DAMIÁN ARIENZA

PP-Foro y Ciudadanos hacen pinza contra el PSOE en impuestos, energía y modelo territorial, con Unidas Podemos intentando marcar su propio espacio

ANDRÉS SUÁREZ / ÓSCAR PANDIELLO

Hace unos años, cuando el bipartidismo empezó a dar síntomas de fatiga y comenzaron a florecer nuevas siglas, ganó terreno la teoría de que la vieja dicotomía izquierda-derecha era ya cosa del pasado. Pero esa nebulosa política duró poco y hoy, a las puertas de la cita con las urnas del próximo domingo, esa lucha de bloques vuelve a manifestarse con toda la intensidad. Así se pudo comprobar ayer en el debate de candidatos al Congreso en Canal 10, que materializó la 'pinza' con que PP-Foro y Ciudadanos intentan someter al PSOE en un escenario en el que Unidas Podemos, que comparte adscripción ideológica con los socialistas, intenta no obstante marcar su propio espacio. Con los lógicos matices propios de cada formación, y asumiendo que existe un terreno de centro en el que en mayor o menor medida pisa cada partido, entre la izquierda y la derecha en Asturias se aprecian dos discursos con recetas opuestas en cuestiones clave como los impuestos, el modelo territorial o la política energética e industrial.

El debate, en el que participaron Isidro Martínez Oblanca (PP-Foro), Roberto García Morís (PSOE), Juan Ponte (Unidas Podemos) e Ignacio Prendes (Ciudadanos), permitió constatar que las diferencias entre ambos bloques están muy marcadas. Tanto Oblanca como Prendes hostigaron en reiteradas ocasiones a Morís al identificar a los socialistas como aliados del independentismo catalán y partidarios de las subidas de impuestos, mientras que este se defendió vinculando a ambas formaciones con la ultraderecha en la que situó a Vox y con la a su juicio fracasada herencia política de los siete años de gobierno de Mariano Rajoy. Un terreno pantanoso en el que Ponte, representante de IU en la confluencia con Podemos, navegó por la vía de presentarse como única opción «que confronta con el neoliberalismo y la austeridad» a la que, lamentó, anteriormente se plegaron tanto populares como socialistas.

No da la sensación de que vaya a existir mucho margen para el entendimiento entre los siete parlamentarios que representarán a Asturias en el próximo Congreso. El debate de ayer puso de manifiesto esas discrepancias, especialmente en el capítulo de la política territorial. Un terreno abonado a los reproches de PP-Foro y Ciudadanos al PSOE. «Con Pedro Sánchez en el Gobierno se consolidará la división entre españoles de primera y de segunda y podemos sospechar dónde van a estar los asturianos», lamentó Oblanca en referencia a las posibles concesiones que el dirigente socialista pudiera hacer a los independentistas catalanes en una eventual reforma de la financiación autonómica. Un Gobierno español cuya «llave» esté en manos de los independentistas catalanes, apostilló Prendes, optaría por los «privilegios» de unos a costa de la «igualdad» de todos y comprometería el sostenimiento de los servicios básicos –sanidad, educación, políticas sociales...– en Asturias.

El papel de Vox

Morís contraatacó por la vía de presentar a PP-Foro y Ciudadanos como 'fábricas' de independentistas. Y también utilizando un discurso que reiteró en varias ocasiones y con distintos temas de por medio: la vinculación de ambas formaciones con la «extrema derecha». En este punto, lamentó que se critique el espíritu constitucionalista del PSOE por parte de partidos que «están dispuestos a llegar a acuerdos con Vox, que defiende suprimir las comunidades autónomas».

El pulso se reprodujo cuando el debate transitó por la senda de la política fiscal. A un lado PP-Foro y Ciudadanos, con propuestas de rebajas de impuestos (IRPF) y supresión de algunas figuras, caso de Sucesiones, y al otro el PSOE y Unidas Podemos, que abanderan la tesis de «que pague más quien más tiene» para defender sus planteamientos de incremento tributario a grandes fortunas o transacciones financieras.

Combatir el «despilfarro» reduciendo el gasto superfluo y prescindible permite bajar impuestos garantizando unos servicios de calidad, opinó Oblanca. Prendes, por su parte, puso como ejemplo las políticas que está desarrollando el nuevo Gobierno de Andalucía, de supresión de «redes clientelares» y empresas públicas ineficientes, como fórmula para «gastar mejor» y mantener más dinero en el bolsillo de la gente. «Quieren reducir el Estado de bienestar, díganme qué servicios van a recortar para financiar esas bajadas de impuestos», replicó Morís. Y Ponte remarcó: «Tiene que pagar más quien más tiene y no hacer como la derecha, cuyas políticas solo benefician al 1% de la población».

Noticias relacionadas

En aquellos ámbitos más directamente vinculados con Asturias tampoco hubo margen para la sintonía. Tanto PP-Foro como Ciudadanos afearon al PSOE el ritmo 'exprés' de una transición energética que, alertaron, aboca a las cuencas a la «desertización» y el declive económico y demográfico. «Hablan de industria y en los siete años que gobernaron no hicieron nada», respondió el candidato socialista. El representante de Unidas Podemos, por su parte, defendió una transición energética «como fuente de oportunidades, no de emigración».

Los trastos también volaron a cuenta de las infraestructuras, sus plazos y sus problemas, con Oblanca y Prendes criticando los retrasos de la variante de Pajares y el «vergonzoso electoralismo» de las promesas del plan de vías de Gijón, y con Morís presumiendo de que ha sido el PSOE el que, en diez meses, ha tenido que «desbloquear» y activar ambos asuntos. Similares discrepancias se constataron en materias como el reto demográfico, el empleo o el futuro de las pensiones.

Isidro Martínez Oblanca (PP-Foro): «Somos los únicos que hemos puesto de forma clara y concisa los compromisos con Asturias»

El número dos de la coalición PP-Foro para las generales del próximo domingo, Isidro Martínez Oblanca, defendió en su alegato final que gracias a los presupuestos de 2017 y 2018 Asturias recibió «más de 62 millones de euros para inversiones», lo que supone «un 30% más sobre las cantidades» planteadas inicialmente. Así, programa electoral en mano, Oblanca expuso que, a diferencia de los demás partidos, la coalición ha sido la única en «poner sobre el papel en un programa claro, conciso y extenso sus compromisos con Asturias».

Estos compromisos, según añadió, serán esenciales para que Sánchez no vuelva a la Moncloa y finalizar así un «pasado socialista desgarrador». El programa de la coalición, que centra sus propuestas en una rebaja fiscal generalizada y en una postura rígida en la cuestión territorial, asegura «un futuro mejor» para el devenir del país, según destacó.

Por último, el número dos de la coalición conservadora pidió el voto al electorado asturiano para «reiterar» el trabajo realizado por ambas formaciones a lo largo de las últimas legislaturas. Un papel «valioso» que confrontó al del Gobierno encabezado por Pedro Sánchez. «Por ello necesitamos el voto de los asturianos», concluyó.

Ignacio Prendes (Ciudadanos):

El cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Asturias, Ignacio Prendes, puso sobre la mesa varias ideas para cerrar el debate celebrado ayer en Canal 10. En primer lugar, defendió la necesidad de realizar este tipo de debates electorales para que la ciudadanía conozca de primera mano las propuestas defendidas por cada partido. Después, se dirigió a varios sectores sociales del país para pedirles directamente el voto.

«Quiero dirigirme hacia esos autónomos a los que les cuesta dios y ayuda levantar la persiana, a esas familias que ni siquiera se pueden plantear tener hijos porque en España, hoy en día, es una heroicidad tenerlos. También a esos españoles que no pueden ir con libertad por muchas partes del territorio, convirtiéndose en extranjeros en su propia tierra», afirmó Prendes durante su intervención.

A ellos se dirigió para recordarles que el domingo se decide «el país que queremos construir», por lo que llamó a acudir a las urnas para votar al partido naranja. «El domingo es su día. El día de los que estén de acuerdo con nosotros en que ese país tiene que basarse en tres ideas: España, igualdad y futuro», subrayó. Su partido, finalizó el candidato, representa «la igualdad, la modernidad, la regeneración y el futuro de España.

Juan Ponte (Unidas Podemos): «La región debe mejorar su musculatura industrial con una transición energética justa»

Juan Ponte, número dos de Unidas Podemos por Asturias al Congreso de los Diputados, empleó su último minuto ante el electorado asturiano para reivindicar el programa social de la coalición. Según explicó antes de concluir el debate, este programa se sustenta sobre tres bases que buscan «poner a las personas» en el centro de las políticas. Unas políticas que se contrarrestarán, añadió, a los «intereses de las personas más privilegiadas». Estas tres claves a las que alude Ponte son los servicios públicos, los impuestos y la industria.

En el primer aspecto defendió una «mejora» en la eficiencia de los servicios públicos para que éstos sigan siendo «universales y gratuitos». En materia impositiva, Ponte reclamó durante su intervención una fiscalidad «progresiva que haga que los que tienen más paguen más». El tercer pilar programático defendido ante los espectadores de Canal 10 fue la industria y la recuperación de las regiones asturianas más desfavorecidas por la descarbonización y la transición energética. En este sentido, Ponte reclamó que la próxima legislación debe servir para «fortalecer la musculatura» de la industria asturiana y, a su vez, para cimentar las bases de una «transición ecológica justa».

Roberto García Morís (PSOE): «Solo hay dos opciones: el PSOE y la derecha que quiere una España en blanco y negro»

Para el número tres de la candidatura socialista al Congreso por Asturias, Roberto García Morís, este domingo España «se juega su futuro». Lo hará a través de unas elecciones fragmentadas y en las que, a su juicio, solo habrá dos opciones». «Una opción es apostar por un gobierno de derechas, el del PP y Ciudadanos, que está orientado por la extrema derecha, que nos quieren hacer retroceder cuarenta años. Esta es una España en blanco y negro donde solo caben unos pocos. Y la otra opción realista es la España en positivo, la que representa el PSOE, la que representa Pedro Sánchez», afirmó Morís.

Esta España que bajo su punto de vista representa su partido «es la España de las pensiones, de los derechos, de la igualdad. Una España en la que cabemos todos y todas», según subrayó. El candidato, asimismo, dirigió su último minuto a los electores, tanto a los que ya han decidido su voto como a los que no. A los primeros les agradeció su compromiso con el partido y a los segundos les interpeló directamente para pedirles el voto. Lo hizo, concretamente, con aquel electorado «moderado y progresista» que buscan estabilidad tras el 28-A. «Y esa estabilidad solo se la puede dar el PSOE», concluyó el socialista.