Tres candidatos rígidos y agresivos, uno demasiado suave

Tres candidatos rígidos y agresivos, uno demasiado suave

La psicóloga Pilar Jiménez analiza la imagen y los gestos de los cuatro participantes en el debate

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Cuatro contendientes, cuatro estilos, cuatro maneras de expresarse. La psicóloga Pilar Jiménez, experta en comunicación no verbal, analiza los gestos de los cuatro participantes en el debate y lo primero que dice es que ninguno de ellos la ha convencido. «No me han gustado», asevera. Excesiva agresividad y rigidez son los defectos que ha detectado Jiménez en los candidatos.

Pablo Casado

Sus gestos

«Su imagen ha sido muy neutra, muy parecida a la del debate del lunes. En ocasiones, ha dado la sensación de suficiencia y al utilizar la ironía se ha mostrado demasiado agresivo. Su sonrisa forzada y su mentón hacia arriba, que quiere mostrar poder, ha denotado prepotencia. Al intentar parecer seguro, la posición de su mandíbula le hacía parecer rigido, sobre todo al principio, aunque finalmente se ha relajado».

Pedro Sánchez

Sus gestos

«Más tranquilo que en el debate anterior, el afán por mostrar seguridad, algo que le había fallado en los anteriores choques, ha acabado derivando en gestos de prepotencia. También respecto a otros debates ha entrenado la posición del cuerpo, que ahora es más abierta (por ejemplo, con los hombros más relajados y sin echar el tronco hacia delante) y menos defensiva, salvo cuando se ha hablado de políticas de trabajo, que ha vuelto a la posición de defensa. De los cuatro, es el que mejor ha modulado la voz».

Albert Rivera

Sus gestos

«Desde antes de comenzar el debate, cuando no dejaba de moverse en su atril, se ha mostrado muy nervioso, bailando sobre los pies, gesticulando y moviendo objetos. También ha sido el más agresivo, con el mentón apretado, y el que peor ha modulado la voz. En vez reflejar ganas de hablar, esta actitud ha denotado ansiedad. Ha utilizado una vez más muchos gráficos e incluso un volumen con la tesis doctoral de Pedro Sánchez para dar fe de que se ha preparado el debate y de que los datos avalan sus afirmaciones».

Pablo Iglesias

Sus gestos

«Ha evolucionado mucho desde 2016 en sus gestos. Entonces, se agarraba al atril, lo que denotaba inseguridad. Ahora hace gestos más amplios con los brazos, aunque, eso sí, mantiene las piernas separadas, como hace siempre, lo que es un gesto de dominación. Su imagen general ha sido la de indiferente y hermético, utilizando un tono demasiado suave y demasiado pausado, se le ha notado que es profesor, y eso le ha sacado del contexto del debate».

Más información