«Pedro Sánchez es la apuesta de Junqueras, Puigdemont e Iglesias»

Ignacio Prendes repite, por tercera ocasión, como cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Asturias./DANIEL MORA
Ignacio Prendes repite, por tercera ocasión, como cabeza de lista de Ciudadanos al Congreso por Asturias. / DANIEL MORA

Ignacio Prendes, candidato de Ciudadanos al Congreso: «Asturias se lo juega todo el próximo domingo, empezando por un sistema de financiación justo e igualitario»

DANIEL FERNÁNDEZGIJÓN.

Ignacio Prendes (Gijón, 1965) comparece, por tercera ocasión, en unas elecciones generales. Lo hizo en diciembre de 2015, en la fallida legislatura que tuvo como consecuencia la repetición de los comicios, y seis meses después, en junio de 2016. En su maleta a Madrid, donde aspira a su segunda reelección, el cabeza de lista de Ciudadanos por Asturias guarda sus deberes para la próxima legislatura, que pasan por poner a Asturias a la cabeza de un país «sin privilegios».

-Las encuestas no vaticinan un buen resultado para Ciudadanos.

-Yo sí creo que aparecemos bien parados. Todas las encuestas nos dan una subida importante, en comparación con las anteriores elecciones. Consolidamos y crecemos en un espacio político de centralidad y moderación. Nosotros estamos haciendo una campaña a pie de calle, no de grandes mítines, pero sí de cercanía y el retorno que nos llega es muy positivo, de ilusión y esperanza.

-Hombre, sí se puede hablar de un 'pinchazo' del globo naranja en cuanto a expectivas que se han marcado.

-Para nuestras expectativas ponemos como referencia Andalucía o Cataluña. Cada vez que se han puesto las urnas, Ciudadanos ha crecido y ha sido decisivo para que se produzca el cambio. Inés Arrimadas ganó en Cataluña, lo que supuso la victoria por primera vez de un partido constitucionalista en esa comunidad. En Andalucía, después de casi 40 años de un regimen socialista, el crecimiento de Ciudadanos ha provocado que se haya producido un cambio.

-¿Tras el pacto con el PP en Andalucía, con el apoyo de Vox, cree que el electorado ya no considera a Ciudadanos como un partido de centro?

-En absoluto. Nuestro pacto con el PP en Andalucía es público. Y en esas 150 medidas que firmamos están los valores de igualdad, libertad, regeneración y cambio que siempre han definido a Ciudadanos. Por lo tanto, nuestros valores de liberalismo progresista están reflejados en los acuerdos de gobierno. Somos la apuesta clara por el cambio y cualquier votante de Ciudadanos debe estar orgulloso de lo que hemos hecho en Andalucía, somos una herramienta para movilizar el voto de centro y de moderación.

-Un gobierno en Andalucía con el sostén de Vox.

-No está sostenido por Vox, es gobierno de Ciudadanos y el PP.

-Pero sin Vox no habría gobierno PP-Ciudadanos...

-Eso ha sido una decisión de ellos. Nosotros, Ciudadanos, lo que hicimos fue provocar un cambio que demandaba la sociedad andaluza, después de 40 años de socialismo, de miles de millones despilfarrados, de los EREs, de Chaves y Griñán imputados... Lo que quedó claro es que somos la fuerza del cambio.

-¿El veto a un pacto con el PSOE es inamovible?

-Sí, sí. Lo hemos dicho. El voto a Pedro Sánchez es un voto para hacer un gobierno con nacionalistas y populistas. Votar a Pedro Sánchez es hacer vicepresidente a Pablo Iglesias y ministro de política territorial a Puigdemont. Necesitamos una alternativa fuerte a los golpistas. Urge sacar a Sánchez de la Moncloa. Es una situación de emergencia.

-¿Ni siquiera se replantearían esa decisión si los números dieran para un gobierno PSOE-Ciudadanos?

-No. Ese posible gobierno está vedado completamente. El PSOE ya ha decidido su opción y Junqueras desde la cárcel, Rufián y Pablo Iglesias han hecho su apuesta por Pedro Sánchez. Es incompatible con nosotros. Nacimos parta combartir independentismo y populismo.

-¿Se juega su futuro como líder de Ciudadanos Albert Rivera este domingo?

-Se la juega España, no Rivera. Albert es un político joven, con trayectoria acreditada de combate al nacionalismo y al populismo en el sitio más difícil, como es Cataluña.

-¿Por qué han elegido al PP como posible aliado tras el 28-A?

-Nosotros hemos tendido la mano al PP. Vamos a generar una alternativa y la queremos liderar nosotros con el PP. Por lo tanto, a partir de ahí veremos quiénes son los que quieren provocar el cambio y que Pedro Sánchez no siga en la Moncloa y los que por una razón u otra al final acaban consolidando a Sánchez en la Moncloa. Es verdad que Pablo Casado no se ha mostrado muy partidario, muestra un espíritu de derrota que creo que no hace falta ahora.

-¿Pactaría con Vox?

-Nos presentamos para construir nosotros la alternativa. No estamos en una esquina del tablero, sino en el centro de la política española. Y desde ahí construiremos nosotros la alternativa. Y la construiremos desde el centro porque no creo que las alternativas que existen actualmente se puedan construir desde los extremos, sino desde el centro y la moderación.

-¿Quiere decir que ponen a Vox un cinturón sanitario como al PSOE?

-No, no. Hemos dicho que con Pedro Sánchez no. A partir de ahí, intentaremos construir una alternativa de centro que representamos nosotros y en la que el PP puede estar. Salimos a ganar y estamos donde están la inmensa mayoría de españoles, que ven con pavor cómo se imponen los populismos y los extremismos.

-¿Qué se juega Asturias en estas elecciones?

-Todo, se lo juega todo. Hay dos elementos claros que van a depender del gobierno que salga del 28 de abril. Uno es el modelo de financiación autonómica, que está caducado desde 2014. Nosotros defendemos un sistema justo, igualitario y transparente y que garantice servicios públicos de calidad a todos los asturianos. Si hay una comunidad que puede sufrir en el caso de que se adopte un sistema en el que primen los criterios de nacionalismo y bilateralidad como ofrece Pedro Sánchez en Cataluña, esa es Asturias. Otro elemento clave es la tarifa eléctrica. La transición energética que plantea Teresa Ribera pone en absoluto riesgo a nuestra industria.

-¿Qué modelo de transición energética defienden?

-Planteamos un proceso gradual, no acelerado. Hay que respirar, pero también comer. Hay que hacer la transición de forma sensata, no con plazos que no están en el marco de la UE, ni con tecnologías que no están maduras, ni abocando al cierre a nuestra gran industria. El mayor riesgo para la industria asturiana es Teresa Ribera.

-En esta campaña no se habla de infraestructuras. Pero la variante de Pajares sigue ahí, sin acabar.

-Si de algo me siento orgulloso, es de que la primera oportunidad que tuve de influir en un pacto con un acuerdo de gobierno fue en 2016, en la investidura de Rajoy, y ahí fue el presidente del Gobierno, no de un partido, el que se comprometió a que la variante estuviera abierta en 2019. Fue un compromiso que el PP incumplió, plegándose a los intereses de Foro y de Cascos. En ninguna parte del mundo los políticos deciden qué ancho deben tener las vías. Solo aquí, donde el ancho de una vía se convierte en un mantra político.

-¿Y que alternativa plantea Ciudadanos al peaje del Huerna?

-Los que aumentaron el peaje hasta 2050 deben dar explicaciones de por qué lo hicieron y a cambio de qué lo hicieron. Es un perjuicio para Asturias: treinta euros pagamos por desplazarnos a Madrid. Lo que no vamos a hacer es prometer lo que no podemos pagar. Hablamos de una reducción gradual del peaje. No prometemos, como hacen otros en una subasta de imposibles, un rescate que no podríamos asumir.

-¿Cómo debe afrontarse el problema demográfico de Asturias?

-Nosotros apostamos por reducir el 60% el IRPF para habitantes en municipios en riesgo de despoblación; una apuesta decidida por los autónomos y emprendedores del medio rural, con una tarifa plana durante dos años de 30 euros, y banda ancha en todo el territorio.

-¿Pueden ser tomadas las elecciones del domingo como una primera vuelta de las autonómicas del 26 de mayo?

-Puede ser. Indudablemente en la cabeza de los ciudadanos se va a ver esta como una precampaña de la siguiente.

-¿Qué le parece su candidato, Juan Vázquez?

-Somos el partido que tiene capacidad de hacer de puente entre la sociedad civil y la política. No hay nadie en Asturias que atesore mayor conocimiento de los problemas de la región que Juan Vázquez. Tiene ahora la oportunidad de poner en práctica sus ideas.