Los candidatos de Avilés se enfrentan por la industria, el empleo y la demografía

Esther Llamazarez (PP), TAnia González (Cambia Avilés),Alfonso Araujo (UCIN), el moderador, Juan Neira, Mariví Monteserín (PSOE), Carmen Soberón,(Ciudadanos) y Arancha Martínez Riola (Vox), en los estudios de CANAL10. / DAMIÁN ARIENZA

Los partidos evidencian su división en un bloque progresista y otro conservador, con dos fuerzas, Ciudadanos y UCIN, que tratan de nadar entre dos aguas

J. F. GALÁN

La industria y la crisis demográfica fueron los ejes del debate que protagonizaron este miércoles en Canal 10, la televisión de este periódico, seis de los candidatos a la alcaldía de Avilés, un debate constructivo, casi de guante blanco, en el que los participantes centraron sus esfuerzos en definir sus propuestas y en evitar cometer errores no forzados. Si algo quedó claro es que hay dos bloques bien definidos, el progresista y el conservador, y dos partidos que tratan de nadar entre dos aguas, Ciudadanos y UCIN.

Claro que también hubo algún golpe directo. «Usted habrá paseado mucho por Bruselas pero poco por Avilés», le espetó Alfonso Araujo, candidato de UCIN, a TaniaGonzález, cabeza de lista de Cambia Avilés, cuando ésta puso a la capital europea como modelo a seguir.

Mariví Monteserín, actual alcaldesa y aspirante a revalidar el cargo como número uno del PSOE, trató de exhibir los logros conseguidos en los últimos años y de convencer a los espectadores de la necesidad de darles continuidad. Esther Llamazares, la apuesta del PP, se esforzó en mostrar un PP renovado, Carmen Soberón, de Ciudadanos, se movió siempre por el centro y Arancha Martínez hizo hincapié en los temas sociales, quizá con el fin de acallar las voces que sitúan a Vox en la extrema derecha.

Como moderador, Juan Neira. Dejó el campo abierto, cono una única excepción, el tiempo. Las intervenciones no podían ir más allá del minuto, y se mostró inflexible.

Más información

El primero de los tres bloques en los que se estructuró el debate abarcaba aspectos como el empleo, la industria, el medio ambiente y la inversión. «En Avilés tenemos poco suelo industrial y mucho paro. Nuestra propuestas van en esa dirección», anunció Esther Llamazares, la primera en tomar la palabra. Tania González se decantó por la demografía. «Perdemos diez habitantes por semana, y el gobierno local no ha hecho nada en estos cuatro años», dijo mientras miraba a la alcaldesa.

El mano a mano que mantuvieron en busca del votante ladeado a la izquierda fue uno de los aspectos destacados del debate. «Alcoa, Arcelor y Asturiana de Zinc necesitan un estatuto elecrointensivo en el que el nuevo Gobierno de España está trabajando intensamente. A finales de junio tendremos una solución sobre la mesa», manifestó la alcaldesa, palabras que González rebatió reprochándole que «hasta ahora solo hemos visto buenas palabras».

El resto de candidatos también se pronunciaron. «Los grandes proyectos empresariales se definen en un tablero en el que no estamos representados», señaló Araujo, mientras que Pérez Soberón mostró su preocupación por la formación. «Es nuestra apuesta, formar a la futura clase trabajadora», anunció durante una de sus intervenciones. Arancha Martínez, por su parte, dejó clara su apuesta «por el empleo como mejor política social» mientras que Llamazares solicitó «soluciones inmediatas. El suelo que dejará libre baterías de cok no puede esperar».

Los planes de empleo no se quedaron en el tintero. «El PSOE renunció a más de dos millones de euros en subvenciones europeas para llevarlos a cabo», acusó Tania González, afirmación que la alcaldesa rechazó. «Se han invertido en ellos 1,3 millones de euros con los que se han formado a más de 1.400 personas. Tenemos formación a la carta».

Vox abogó por «bajar impuestos. Para que las empresas vengan hay que crear condiciones de libertad económica y dejar que ese dinero esté en el bolsillo de los consumidores», dijo su candidata, mientras que en opinión de Pérez Soberón los planes de empleo «deben ser concebidos para que recién titulados completen su formación durante un plazo de tiempo y para favorecer la inserción de colectivos vulnerables. Pero no pueden ser la base de la creación de empleo», remató.

Según corría el reloj los candidatos trataban de llevar el debate a su terreno. Araujo al del turismo –«falta desarrollarlo, profesionalizarlo. Apostaremos por potenciar las ferias y congresos, capítulos a los que el gobierno solo dedica 20.000 euros al año»–, y Tania González al de las escuela de cero a tres años: «Avilés es el único concejo de Asturias en el que el tope anual de ingresos para la gratuidad de la matrícula está por debajo de los 1.800 euros». Monteserín, por su parte, conjugó «la recuperación de la muralla medieval con el turismo cultural e idomático y con el plan de edificación forzosa».

El comercio copó la recta final del primer bloque. «Hay que ayudar a este sector, acompañarlo para que se singularice, apostar por la formación y la tecnología», manifestó Monteserín. «Es curioso. Negociamos que se subieran las ayudas a los autónomos, pero ustedes votaron en contra. ¡Y ahora dicen que faltan ayudas!», clamó Araujo.

A lo largo del debate los candidatos fueron dejando caer sus propuestas. Una de las que puso sobre la mesa la alcaldesa es «crear en el Palacio de Camposagrado un gran centro de ocio para jóvenes vinculado a la tecnología y a la robótica». Arancha Martínez se inclinó por «favorecer el acceso a la vivienda no solo a jóvenes. Las familias con cargas también tienen derecho a entrar en el círculo del alquiler social y nadie piensa en ellos», dijo al respecto. Araujo propuso «crear un centro de mayores en La Magdalena», Soberón «dotar de una sala de estudio el edificio Legorburu», en Villalegre, y Tania González recriminó a la alcaldesa que «tres cuartas partes de las viviendas municipales están vacías».

Los candidatos fueron soltándose a media que corría el tiempo. «El estado de abandono de Valliniello es clamoroso», denunció Llamazares, que también se refirió a la Policía Local. «Hay que trasladar el cuartel, las instalaciones actuales no son favorables para los trabajadores ni son accesibles para los ciudadanos».

El Niemeyer también salió a relucir. «Es la equipación cultural más valorada por los asturianos, pero el Ministerio no aporta nada, la financiación del Principado no llega», dijo Soberón. En cambio el puerto apenas salió a relucir, solo de pasada.

Al final los seis candidatos a la alcaldía de Avilés pidieron directamente el voto. Ucin ofrece «un proyecto independiente»,Ciudadanos «transformar la ciudad de manera innovadora», Cambia Avilés «integrar Avilés en la red de ciudades del cambio», el PP «crear una ciudad moderna» Vox «crear condiciones idóneas para que vengan empresas familias» y el PSOE «experiencia. Necesitamos una mayoría amplia», reclamó la alcaldesa.