«Creo en Avilés y en la posibilidad de hacer una ciudad abierta y moderna»

Esther Llamazares gesticula en un intervención. / DAMIÁN ARIENZA

Esther Llamazares expone su programa con un tono constructivo y se compromete a estar «cada hora al servicio de los avilesinos»

F. DEL BUSTOAVILÉS.

Esther Llamazares afrontó el debate de LA VOZ DE AVILÉS con el tono en el que se encuentra más a gusto: un aire constructivo y evitando polémicas con el resto de presentes. Tan sólo tuvo un par de roces con el candidato de UCIN, Alfonso Araujo pero, curiosamente, no le reprochó haber sido un tránsfuga del Partido Popular sino las diferencias sobre lo que se entendía en materia de turismo y el papel de las fiestas en la promoción.

Tampoco lanzó muchos dardos hacia el PSOE. En el debate sobre los diferentes convenios urbanísticos firmados entre las administraciones para solucionar la barrera ferroviaria y la ronda norte, lo que hizo fue incidir en la necesidad de alcanzar un «acuerdo y solucionarlo», por la situación de urgencia en la que se encuentra la ciudad, lamentando que «llevan mucho tiempo firmados» y reivindicando el papel de ministros del PP, como Iñigo de la Serna, en ellos.

De esta manera, Llamazares centró sus intervenciones en exponer las propuestas electorales del Partido Popular. Así, recordó el programa 'Cien empresas, mil empleos', que incluye medidas como la reducción de impuestos y defendió la necesidad de abaratar el suelo industrial, alertando sobre la necesidad de tomar medidas para facilitar la llegada de empresas a la ciudad. «Me preocupa que empresas asturianas descarten como posible ubicación Avilés», afirmó.

Su tono constructivo no evitó que matizase aquellas propuestas que coincidía con otros partidos, especialmente con Ciudadanos. Así, después de que Carmen Pérez Soberón, candidata de Ciudadanos, defendiese la creación de una plataforma virtual por barrios para facilitar el comercio electrónico, Llamazares destacó que el PP incluía esa medida pero «sin separar al comercio por barrios». O cuando Soberón defendía medidas para mantener el talento de los jóvenes en Avilés y, concluyendo su intervención explicó que una de las últimas incorporaciones al Centro Global de I+D+i era un joven de Fiyi formado en Australia. «Yo quiero que fuese de Avilés», aseguró Soberón. A partir de ese hilo, Llamazares la replicó: «A mí no me importa que venga gente de fuera a Avilés».

Llamazares también planteó actuaciones concretas, como planes de actuación integral para Versalles o Valliniello, barrio del que denunció de manera especial su «degradación», aprovechando su antiguo instituto para convertirlo en un gran centro de formación de FP en especialidades deportivas

Su último minuto lo comenzó presentando su creencia en una «Avilés abierto y moderno», para presentar su equipo como un grupo de «profesionales y jóvenes» y a su programa electoral como un contrato que forma con los avilesinos, con el compromiso de «trabajar cada día para cumplirlo». Llamazares que, a lo largo del mandato defendió el papel de una alcaldía «reivindicativa», se comprometió a «estar cada día, cara hora al servicio de los avilesinos».