«Debemos aprovechar los puntos fuertes de Avilés para sacarlo de su letargo»

Alfonso Araujo en una de sus intervenciones / DAMIÁN ARIENZA

Alfonso Araujo fue el candidato más activo, exhibiendo papeles con sus compromisos y polemizando en todas las oportunidades

F. DEL BUSTOGIJÓN.

Con su insignia del Ayuntamiento de Avilés en la solapa, Alfonso Araujo fue ayer el candidato que más aprovechó los recursos del debate de LA VOZ DE AVILÉS. Exhibió ante la cámara diferentes papeles (entre ellos su compromiso para ampliar el centro de la Asociación Rey Pelayo) y no dudó en polemizar con todas las fuerzas siempre que tuvo ocasión. Lo que en la práctica, terminó en diferentes tanganas con Tania González, a la que recriminó que ahora hiciese propuestas «cuando muchas de estas ideas han sido votadas en contra por tu partido en el Pleno».

En su último minuto, Alfonso Araujo presentó a la Unión de Ciudadanos Independientes de Avilés (UCIN) como un partido «cien por cien avilesino» y que sólo se preocupará por los problemas de Avilés. «Debemos aprovechar los puntos fuertes de Avilés para sacarlo de su letargo», aseguró invitando a todo el mundo a sumarse a un proyecto que se sitúa en el centro político.

A lo largo de sus intervenciones, realizó diferentes propuestas. Algunas ya eran conocidas como recuperar la brigada de mantenimiento encargada de la conservación urgente de la ciudad y que tendría «un coste de 60.000 euros anuales». Y es que, junto con los papeles, Araujo apeló a diferentes cifras para defender la viabilidad de sus propuestas.

Otra de las ideas es crear un defensor del ciudadano, para canalizar las diferentes quejas de los vecinos y darle respuesta. No es el único organismo nuevo que planteó. Así, defendió la necesidad de una agencia profesional de inversiones para captar nuevas empresas para la ciudad, además de un equipo profesional para la promoción turística de la ciudad.

Criticó la organización de las fiestas, asegurando que el gobierno no aprovechaba su potencial. «Piensan como una ciudad pequeña», aseguró denunciando que aún no se conocía el programa de San Agustín, «por lo que no se pensar en atraer a personas a la ciudad».

También se comprometió a subvencionar a todos los clubes deportivos que compitan fuera de Asturias y apoyar el deporte base. Otra de las ideas expuestas fue cambiar el modelo de iluminación navideña, pasando a ser asumida directamente por el Ayuntamiento «para evitar que queden calles sin iluminar en la ciudad y poder ser un atractivo».

También planteó sacar el tráfico urbano del centro de la ciudad y concentrarlo todo por la arteria del puerto para ganar calidad de vida en las calles más afectadas en la actualidad por el tráfico pesado. Araujo defendió la necesidad de «aplicar el sentido común y buscar soluciones sencillas» para los problemas de Avilés.

El candidato independiente elogió la capacidad de la ciudad, lamentando que recursos como «el turismo religioso, como el Camino de Santiago, o el gastronómico no se encuentren lo suficientemente potenciados».