«Esperamos ser decisivos a la hora de definir los pactos postelectorales»

Carmen Pérez Soberón, en la sesión fotográfica en el parque Ferrera./MARIETA
Carmen Pérez Soberón, en la sesión fotográfica en el parque Ferrera. / MARIETA

«Lo que más me preocupa es que no hay una estrategia común. Somos una comarca bien definida, pero cada uno quiere ir por su cuenta»

J. F. GALÁNAVILÉS.

Número dos en la anterior candidatura y única concejala del grupo municipal tras el portazo que dio el número uno poco después de iniciada la legislatura sin renunciar al acta, Carmen Pérez Soberón encabeza la candidatura de Ciudadanos a la alcaldía de Avilés.

-¿Cuáles son sus expectativas?

-Esperamos duplicar al menos nuestra representación en la Corporación y ser decisivos a la hora de definir los pactos postelectorales.

-¿Da por hecho que no va a haber mayoría absoluta?

-No la veo. Creo que el tiempo de las mayorías absolutas ha quedado atrás, algo que hay que entender como un síntoma de madurez democrática. La Corporación cada vez está más fraccionada, y eso requiere más cintura por parte de quienes la componen. De todas formas tenemos que esperar a qué dictan las urnas y a partir de ahí hacer encajes.

-¿Cree que los resultados de las generales se pueden extrapolar a las locales?

-Solo de manera muy relativa. Yo me quedo con la tendencia general, no con los detalles. Ciudadanos ha experimentado un ascenso importante. Se nos ve como una fuerza capaz de aglutinar y de sustituir a otras en declive, pero las elecciones locales son muy particulares. Los ciudadanos saben muy bien lo que pasa en su casa y los partidos tenemos que ofrecer soluciones concretas. ¿Qué hacemos con la industria, con, con las infraestructuras, las escuelas infantiles y con tantos otros problemas que afectan a nuestro día a día? Esas son las preguntas que hay que responder y no hacer como el PSOE, que basa su estrategia en el miedo a la extrema derecha.

-¿Cómo valora la irrupción de Vox?

-Creo que recoge un voto de cabreo, al igual que pasó hace cuatro años con Podemos, un partido surgido de un momento de gran efervescencia social. Al final las cosas se decantan, y lo dicho, la gente quiere soluciones a sus problemas, no aspavientos que luego no se concretan en nada.

-¿Algún socio preferente?

-Nosotros estamos dispuestos a hablar y pactar con todo el mundo, a abrazar las buenas ideas vengan de donde vengan siempre que sean coherentes y se formulen sin extravagancias. Avilés no está para extravagancias ni para debates vacíos. Vienen curvas, y hay que afinar el tiro, ir al grano.

-En la presente legislatura apenas se han alcanzado acuerdos.

-Se habla mucho de voluntad de negociación, pero en el día a día se observa que a los partidos les cuesta mucho. Nosotros tenemos claro que negociar pasa por ceder en aras de alcanzar el bien común y que cuando te sientas en una corporación hay que dejar algunas cosas a un lado, no pensar únicamente en los que te han votado, sino tomar decisiones que sean enriquecedoras para todo el mundo. Somos un partido de centro, y desde el centro siempre hay mejor perspectiva.

-¿Cuáles son los principales problemas que afronta Avilés?

-La industria, la economía, nuestra manera de ganarnos la vida... Todo está cambiando muy rápido, y hay señales de advertencia. Lo que más me preocupa es que no tenemos una estrategia común. Somos una comarca perfectamente definida y cada uno quiere ir por su cuenta. Es ridículo.

-¿Aboga por la fusión de ayuntamientos?

Ya me gustaría, pero a día de hoy no lo veo posible. Se ha establecido un concepto identitario a nivel local, como si fusionar dos o más municipios significase que te van a robar tus orígenes. Hay que empezar por tejer acuerdos, establecer criterios comunes para afrontar problemas que nos afectan a todos por igual y compartir servicios.

-La palabra centro es el eje de su campaña electoral.

-Es donde nos situamos, en un espacio que en los últimos años se había quedado desierto. Somos un partido liberal y progresista capaz de atraer gente de uno y otro lado y con capacidad de negociar con todos.

-Algunos sectores les catalogan como un partido de derechas.

-Dividir el mundo en izquierda y derecha, en buenos y en malos, es una simpleza que puede resultar hasta peligrosa. Puedo llegar a entender que en el marco de una campaña electoral un partido busque eslóganes sencillos, pero una cosa es ser sencillo y otra muy diferente es ser simple. Yo me considero progresista en muchos aspectos sociales y liberal en materia económica.

-¿Cuáles son sus principales propuestas?

-La primera establecer una estrategia comarcal para ganar peso específico y capacidad de decisión en el ámbito asturiano. Y Avilés tiene que liderar ese proceso. A partir de esta premisa los ejes de nuestro programa giran en torno a la necesidad de mejorar el transporte, facilitar la relación con la administración, conjugar medio ambiente e industria, la vivienda, y el empleo. Otro aspecto fundamental es detener la sangría demográfica.

-¿Cómo?

-Con una apuesta decidida por la formación profesional. Queremos crear un campus altamente cualificado y especializado, una especie de universidad técnica con perfiles nuevos vinculados a lo que tenemos que sea capaz de atraer gente joven. Hay que crear cantera. Tenemos industria y centros tecnológicos pero nos falta investigación y formación. Hay que ponerlo todo bajo un mismo paraguas, establecer planes de futuro y estrategias comunes para defender la industria. Situarse de detrás de una pancarta queda muy bien, pero hace falta más. Hay que anticiparse.

-En cuanto al empleo, ¿cuáles son sus propuestas?

-Tenemos que crear una oficina de captación de inversiones y definir qué vamos a hacer con el suelo que ocupan las baterías de cok de ArcelorMittal una vez cesen su actividad, cosa que ya está a la vuelta de la esquina. Sería importantísimo atraer industria transformadora. Tenemos acero y materias primas, pero no producto terminado, y no podemos quedarnos esperando a ver si alguien pasa por aquí. Hay que salir a buscar, a exhibir nuestro potencial, que no es poco. También nos preocupa mucho el comercio local. Está de capa caída, y tenemos que dinamizarlo a través de la cultura y el turismo.

-¿Qué balance hace de la actual legislatura?

-Ha sido muy compleja. Se podría haber hecho mucho más. Tuvimos un gobierno en minoría que no ha sido especialmente dialogante y apenas ha sacado adelante algunos proyectos, y se ha perdido mucho tiempo en discusiones ajenas a nuestras competencias. Hay que centrarse en lo que nos concierne. En los últimos cuatro años se ha conseguido lo mínimo, el Plan del Casco Histórico y poco más. Los grandes problemas han quedado aparcados. Me refiero al suelo industrial, a la isla de la innovación, al empleo, a la vivienda, la educación y a otras muchas cosas que siguen estancadas.

-Para Ciudadanos la legislatura comenzó con mal pie. Tenían dos concejales y se quedaron en uno.

-Hay que pasar página. Contamos con un gran proyecto perfectamente definido y con un gran equipo humano formado por gente preparada y comprometida con su ciudad capaz de llevarlo adelante.

Temas

Avilés