«Nunca he cambiado mi firma, quería transmitir seriedad»

«Nunca he cambiado mi firma, quería transmitir seriedad»

Esther Llamazares creó su firma pensando en su primer contrato laboral. «Tenía dieciocho años y era muy niña. Quería transmitir seriedad», recuerda.

Para ello, se fijó en la rúbrica de su madre, también llamada Esther, lo que refleja el valor que da a la familia. En ella se inspiró para crear la e inicial y de la que luego salen los dos apellidos.

«Las líneas inferior y superior son como un camino, como los proyectos que trazas. Soy muy perfeccionista y siempre me exijo al máximo», apunta. Las dos líneas también se pueden interpretar como muros, la intimidad en la que se muestra otra faceta de Esther Llamazares. «La seriedad es para el trabajo, en mi vida personal no soy así», apunta.