«Haremos lo posible y lo imposible por recuperar el pulso económico»

El aspirante de Vox, Eladio de la Concha. / ARNALDO GARCÍA

«Las dinámicas de los últimos 40 años no han funcionado. Proponemos ideas que no lastren la iniciativa privada», dijo Eladio De la Concha

AIDA COLLADOGIJÓN.

El candidato de Vox, Eladio de la Concha, comenzó fuerte: «Todas las grandes infraestructuras de la ciudad están sin finalizar o sin el uso para el que fueron realizadas». Habló del metrotrén, de la regasificadora y de la ZALIA. Obras, en su opinión, también como la depuradora, «basadas en la prepotencia». Sin intención de suavizar su discurso, insistió en que Asturias, España y Europa tienen unos niveles de autoexigencia muy elevados en lo que medidas anticontaminación se refiere y advirtió de que «si se va Arcelor, una de las pocas fábricas que nos quedan, el daño será enorme».

Se enfrentó al resto de candidatos por el medio ambiente, pero también por los servicios sociales. «Cada vez hay más fractura entre la gente que trabaja y la que vive de la subvención», insistió. Priorizó las ayudas para «la gente que lleva viviendo en Gijón un tiempo o que es de aquí de toda la vida», para evitar «el efecto llamada». De este modo, fue avanzando en su propuesta de rebajar impuestos para que «el dinero esté en los bolsillos de las familias». Cargó contra «el adoctrinamiento en las escuelas» y planteó la implantación de un 'PIN parental' «para que los niños no participen en cuestiones sensibles si sus padres no quieren».

Vox, dijo, busca hacer de Gijón «una ciudad mejor, en la que todos puedan vivir dignamente». Para ello, se comprometió a hacer «lo posible y lo imposible para recuperar el pulso económico de la ciudad». Y se despidió, como llegó: «Las dinámicas de los últimos 40 años no han funcionado. Proponemos nuevas ideas en las que las iniciativas privadas no se vean frenadas por trabas burocráticas o impositivas».