«Proponemos un Gijón para todas las personas, con un modelo que funciona»

Muñiz, en las 'Letronas y apoyado en la barandilla del Puerto Deportivo gijonés. / D. ARIENZA/ J. SIMAL

«Decimos no a las obras faraónicas y sí al mantenimiento, a la regeneración urbana y a la modernización de equipamientos»

MARCOS MORO GIJÓN.

Álvaro Muñiz (Gijón, 1953) confía en sus opciones para gobernar y le gusta ser conocido en su ciudad. Reconoce que está encantado de ir por la calle y que la gente se pare, le desee suerte e incluso le asegure que le va a votar. «Eso es una gran satisfacción y demuestra que haber estado toda la vida en Gijón tiene sus ventajas», esgrime.

-¿Se ve como el próximo alcalde? ¿Qué tal el arranque de campaña?

-Me veo pidiendo la confianza de la ciudadanía para seguir con este proyecto, es donde me veo. El arranque de la campaña lo llevo muy bien porque da gusto hacerla con un equipo extraordinario, ilusionado y con muchas ganas de trasladar a la ciudad lo que hemos hecho y lo que vamos a hacer.

-¿Volveremos a ver una disputa entre PSOE y Foro por la Alcaldía?

-Creo que son los dos modelos enfrentados que tenemos, desde luego los dos mayoritarios. Uno que ha estado 30 años gobernando la ciudad, y otro que en solo dos mandatos ha hecho que Gijón funcione y avance. Proponemos un Gijón para todas las personas, con un modelo que funciona. Gijón ha cambiado la dinámica, Asturias no; y el resultado, los números, están ahí.

-¿Sumará el centro-derecha para gobernar?

-Aquí lo único que suma es la voluntad de los gijoneses para decidir qué quieren hacer con su ciudad.

-La izquierda parece dispuesta esta vez a ponerse de acuerdo si vuelven a ser mayoría.

-Ellos sabrán lo que tienen que hacer y la gente elegirá lo que quiera. En Oviedo tuvieron mayoría y formaron un tripartito, y cuatro años después, Gijón es líder en Asturias. No hay mucho más que decir.

-¿Qué es lo que puede inclinar la balanza para un lado o para otro?

-La cercanía con los vecinos, la presencia en la calle, la comprensión de los problemas que afectan a la ciudad... Para esa gran cantidad de indecisos, pienso que estos detalles pueden ser determinantes.

-Si vienen mal dadas, ¿aguantaría todo un mandato en la oposición?

-Por supuesto. Mi compromiso, y el del equipo que es Foro Gijón, es máximo. Por tanto, estaremos donde nos pongan los gijoneses.

-¿Usted cree como su secretario general del partido en Gijón que una victoria socialista sería una involución para la ciudad?

-Vamos a ver, en estos años se ha conseguido obtener la herramienta más importante de desarrollo de una ciudad, el PGO, fruto del consenso. ¿Consenso de todos? No, de todos no, enfrente tenemos un modelo excluyente que quiere aspirar a gobernar una ciudad que no ha querido. Ahora otros, por lo que leo, quieren volver al proceso y modificarlo. Y lo que la gente entiende es que volver atrás y votar en contra son dos caras de la misma moneda: la parálisis. Eso sí que es parálisis. Tenga en cuenta que Carmen Moriyón consiguió algo que parecía poco probable, salir de un bucle siniestro, que era aumentar el IBI, las tasas que pagan todos, para grandes obras faraónicas, dando lugar a las Zalias y a cosas como las cocheras. Hemos sacado a la ciudad de esa dinámica y no queremos que vuelva a ese lugar, porque son los orígenes de los problemas más grandes que tenemos. Decimos no a las obras faraónicas y sí al mantenimiento, a la regeneración urbana y a la modernización de los equipamientos.

Un playu entre foráneos

-¿Un playu como usted entiende que opten a la Alcaldía personas con poca vinculación con la ciudad?

-No voy a hablar de los demás. Yo soy de Gijón, conozco Gijón y quiero aportar soluciones para mi ciudad. Dicho esto, por supuesto, a la Alcaldía todo el mundo tiene derecho a presentarse.

--¿Por qué el cambio de actitud con Vox? El PSOE dice que se avergüenzan de la foto de Colón.

-No hay un cambio de actitud. Yo siempre he dicho que pactaré con la ciudad y buscaré los consensos que necesitamos, como ha hecho Carmen Moriyón. Lo que es cierto es que Vox no tiene un proyecto de ciudad, no tiene propuestas claras. Y por eso lo descarto.

-¿Les cuesta hacer llegar a la ciudadanía sus logros de gestión? Toda la oposición les acusa de parálisis y falta de impulso durante estos años.

-Lo guapo sería que nos echaran flores. Tenemos más empleo, más empresas, más turismo, mayor satisfacción de la ciudadanía. El sentir general es que Gijón funciona y Asturias no. La parálisis es votar en contra, es llevarnos a prórroga presupuestaria sin capacidad de negociar, es eternizar los procesos con la petición de comisiones, 'vamos a estudiarlo más' y otras gaitas. La oposición ha jugado este año al bloqueo y, aun así, hemos ejecutado una media de 30 millones de euros de inversión anual; tenemos un sector de la construcción que ejemplariza Gijón como modelo de buena gestión, un sector hotelero que nos alaba frente a otros modelos, el índice de satisfacción de la ciudadanía con los servicios está ahí. Quiero decir con esto, que hay mundo fuera de la burbuja creada desde los partidos de la oposición. Y ese mundo funciona.

-Se presentan como garantes de los grandes consensos. ¿Qué otros grandes acuerdos quieren rubricar?

-Vamos a dar el impulso definitivo a todo lo que estamos haciendo, vamos a promover consenso en torno al plan de mejora del saneamiento, que se tendrá que hacer desde el gobierno municipal y siguiendo las indicaciones técnicas y no las ocurrencias de cada cual. También queremos impulsar y lograr un pacto municipal por la salud, con medidas para medir y 'mapear' el estado de salud de los ciudadanos, así como llevar a cabo las acciones necesarias para preservarla y mejorarla.

-¿Teme que les pase factura la pérdida del 'efecto Moriyón'?

-El 'efecto Moriyón' no se pierde, se gana en Asturias. Y eso es bueno para todos, para Gijón y para el resto del Principado. Carmen Moriyón ha escrito un manual de gestión pública que con el paso de los años se pondrá en el lugar que se merece.

-Sus primeras medidas concretas si Foro revalida la Alcaldía serían...

-Las dos primeras medidas ya las hemos anunciado: vamos a crear dos concejalías que obedezcan a nuestro proyecto. La primera, Empleo y Bienestar Social, porque entendemos que ambas áreas deben trabajar en perfecta sintonía: la mejor política social es lograr que quienes quieran trabajar puedan hacerlo, con procesos de normalización e itinerarios de empleabilidad. Y la segunda, de Sostenibilidad y Desarrollo Económico, porque son otros dos asuntos que no se pueden disociar: con la salud de la ciudadanía no se negocia, pero se debe salvaguardar la economía y los empleos que están en juego. Y una vez hecho eso, tenemos que empezar a gobernar de inmediato, sin un minuto que perder para no frenar el avance de estos ocho años, reafirmando la oficina Te-Crea como elemento dinamizador de los proyectos del PGO, desarrollando el plan de regeneración urbana para pasar del plan de fachadas al de barrios, y ordenando las inversiones fundamentales que tenemos por delante: calles, colegios, pistas deportivas, zona rural, polígonos industriales...

Lección aprendida

-Haga autocrítica. En qué se ha fallado o no se ha estado del todo a la altura en estos ocho años.

-Un ejemplo claro: el suceso de la playa nos cogió por sorpresa. Y derivó en la creación de un protocolo, que tuvimos que adoptar para que a partir de ahora se pueda actuar con la suficiente agilidad. El plan de fachadas sigue siendo un compromiso de un Ayuntamiento que quiere ser inversor, y que por cierto nos copian por toda España y ha generado empleo en un sector que necesita vías de recuperación; no hemos sabido jugar debidamente la táctica de los presupuestos para que pudiera desarrollarse con garantías... Aprendimos la lección, sabemos lo que tenemos que hacer y lo vamos a hacer, hemos cumplido la regla de gasto, recuperado la autonomía y nos vamos a ocupar de ello.

-Por mucho protocolo que haya, los episodios contaminantes de la playa pueden volver a repetirse.

-La playa de San Lorenzo de Gijón tiene una calidad de aguas excelente de forma constante; en dos ocasiones, en dos exclusivamente, hubo un incidente como consecuencia de lluvias torrenciales que desbordaron nuestra red de saneamiento. Y eso se utilizó políticamente en pleno verano, de una forma irresponsable y dañina para la ciudad, lo cual no tiene nombre. Dicho esto, vamos a garantizar que Gijón cuente con un sistema de saneamiento aceptable para el año en el que estamos y el tamaño de esta ciudad.

-Bajo qué premisas apoyaría la continuidad de la renta social.

-La renta social fue una medida que se adoptó para aprobar un presupuesto y con cargo a un remanente líquido de tesorería que estaba disponible para gastarse. Pero todos sabemos que el mismo dinero no se puede gastar dos veces. Esto lo ha explicado la alcaldesa varias veces y de forma muy clara. Si se quiere mantener la renta social se tienen que subir los impuestos. Y nosotros no queremos subir los impuestos. Para apoyar al comercio local hay otras soluciones, como las ayudas a la digitalización y a la modernización, la apuesta estratégica por el sector de proximidad o el desarrollo del PGO con la Unión de Comerciantes sentada en la mesa.

-¿Le gusta el resultado de la reforma de Marqués de San Esteban? ¿Apoyaría volver a levantar la calle?

-A esto último no. La calle no ha quedado como nosotros queríamos, pero hay que buscar soluciones, ser imaginativos, escuchar a los vecinos y a los técnicos y ver qué podemos hacer. Esa es la forma de actuar que hemos tenido siempre y que vamos a mantener: escuchar y proponer las mejores soluciones.

Más información