«Somos el único partido de centro moderado que puede cambiar las cosas»

José Carlos Fernández Sarasola, frente a las 'letronas' de los Jardines de la Reina. / DAMIÁN ARIENZA
José Carlos Fernández Sarasola, frente a las 'letronas' de los Jardines de la Reina. / DAMIÁN ARIENZA

«Los 29.000 votos que obtuvimos en mayo no están garantizados, toca afianzarlos día a día. Pero esperamos mantenerlos e incluso ir a más»

I. VILLAR GIJÓN.

Después de cuatro años batallando en solitario en el Pleno, José Carlos Fernández Sarasola (Oviedo, 1967) aspira a que Ciudadanos se consolide en la Corporación y, además, como un grupo fuerte y decisivo. Lo hace espoleado por unos resultados en las elecciones generales que les situaron como tercera fuerza en Gijón. Su reto, mantener en las municipales el tirón de su líder nacional. Tras el 26 de mayo está abierto a «negociar con quien sea, pero huyendo de extremos».

-¿Están asegurados los 29.000 votos que recibieron en abril?

-Ningún voto está asegurado nunca, es algo que el ciudadano te presta pero que hay que afianzar día a día con propuestas, con trabajo y hablando con la gente. Aunque sí espero que podamos tener esos 29.000 o incluso más.

-¿Por qué hay que votarles?

-Porque ahora mismo somos el único partido de centro moderado que tiene capacidad para cambiar las cosas y que puede generar ilusión y darle a Gijón un nuevo rumbo que necesita. Quien nos ha seguido estos cuatro años sabe que han sido de un trabajo intenso y pensando en la ciudadanía. Y que desde el primer momento hemos estado dispuestos a negociar por lo que sea bueno para Gijón.

-Presentan un programa con 500 medidas. ¿Cuáles aplicarían antes?

-Una de las primeras, revisar la fiscalidad. La presión que soportan las familias, empresas y autónomos es muy alta. Debemos mirar dónde podemos aplicar bonificaciones. Por ejemplo, para las empresas y autónomos que creen empleo y lo mantengan. Y para las que sean respetuosas con el medio ambiente, que junto al desempleo es otro de los problemas más importantes que tiene ahora Gijón.

-Aparte de esa bajada de impuestos, ¿cómo combatirían el paro?

-Uno de los puntales para que la ciudad mejore y para crear empleo son las inversiones, que estos cuatro años han sido prácticamente nulas. Por supuesto, hay que apoyar los sectores de industria y servicios e ir más hacia las colaboraciones público-privadas. Que el Ayuntamiento impulse todo el suelo industrial que ahora está vacío y exija acabar las infraestructuras que necesita la ZALIA, un espacio que hay que redimensionar hacia algo más lógico y si en un futuro se llena ya se podrá pensar en crecimientos posteriores. Y con respecto a la innovación, donde Gijón es la vanguardia del emprendimiento en Asturias, hay que avanzar en la expansión del Parque Científico y Tecnológico, que está saturado. Debemos hacer ya la adecuación de la zona de la Pecuaria, comprar La Formigosa...

-¿Y el suelo de Naval Gijón?

-Tal como está planteada su reestructuración, solo se puede llevar adelante desde la iniciativa pública. Desde la privada es prácticamente inviable. Pero además es necesario un cambio en el PGO que permita un uso mixto, que haya una parte residencial que permita su integración urbana y financiar además todas las obras necesarias para la actuación.

Auditar las estaciones del aire

-¿Qué puede hacer el Ayuntamiento contra la contaminación?

-Hay que impulsar y darle más auge al tema del plan de calidad del aire. Y que por ejemplo los días de alerta por contaminación en los que se obligue a la gente a dejar el coche en casa las líneas de EMTUSA que tienen cabecera en la zona oeste sean gratuitas. También darle más sentido al tema de la policía medioambiental, incluso con más formación. Y en cuanto a las mediciones, que preocupan mucho a la ciudadanía, hacer una auditoría de todas las estaciones de control que tienen las propias empresas, para ver si cumplen la normativa y todo está correcto. Con el aire no se puede jugar, y quien no cumpla la ley, que tenga las sanciones correspondientes. Sabemos que la industria tiene problemas, pero hay que buscar un equilibrio entre el empleo que genera y la salud de los ciudadanos.

-La contaminación también llega por mar...

-Uno de los ejemplos más claros de la dejadez del gobierno de Foro ha sido la falta de un mantenimiento y una limpieza adecuada de los colectores que hace que cuando llueve de manera importante toda la suciedad acabe en el Piles y en la playa. El pozo de tormentas será un alivio, pero llevábamos cuatro años esperando por el inicio de las obras. Y en cuanto a la depuradora del este, hay que llegar a un acuerdo con los vecinos y ponerla en funcionamiento porque no podemos verter directamente al mar las aguas residuales de medio Gijón. Además habrá que pensar en ir separando donde sea posible las aguas residuales de las pluviales. También nos preocupa el estado de los cauces urbanos, como el del Pilón a su paso por Moreda, lleno de colchones, cajas, carritos... Estos tramos son competencia municipal y buscaremos una solución para limpiarlos, si no se puede a través de Emulsa recurriendo a empresas como Tragsa.

-Por fin se ha firmado el plan de vías. ¿Cuál es ahora el papel del Ayuntamiento?

-La firma solo es un paso muy pequeño. Toca vigilar y exigir que todas las administraciones cumplan la parte que les toca del convenio. Y desde las competencias propias, aprobar el plan especial para que esos terrenos puedan venderse y empezar a construir.

-¿Aplicarían un plan de Movilidad como el que está sobre la mesa?

-En el Foro de Movilidad muchas entidades con intereses contrapuestos se pusieron de acuerdo para llegar a ese documento. Lo agilizaremos, porque urge aprobarlo y aplicarlo. Y crearemos una Oficina de Movilidad para llevar a cabo la parte técnica del plan y lo que pueda surgir a posteriori.

-¿No son impopulares medidas como las calles a 30 por hora?

-Son medidas que acabarán llegando a nivel ministerial o europeo. También de mano fueron impopulares cuestiones como prohibir fumar en los bares y ahora nadie se lo plantea. Debemos ir hacia una ciudad más para el peatón. Una de nuestras propuestas es peatonalizar espacios, pero solo en determinados días. Por ejemplo, cerrar al tráfico todo el centro los fines de semana o en determinadas fechas como Semana Santa, para que la gente pasee y vaya de compras. Por otra parte, es necesario abordar ya una renovación absoluta de Manuel Llaneza y Pablo Iglesias, en diálogo con los vecinos y evitando que pase lo de Marqués de San Esteban. Y necesitamos también un plan de mantenimiento urbano, porque la ciudad está absolutamente envejecida.

-También los ciudadanos. Asturias camina al 'suicidio demográfico'.

-Eso no se puede solucionar de hoy para mañana, pero sí está claro que hay que promover medidas orientadas por ejemplo a la conciliación. Ahí mantenemos la postura de que las escuelas de 0 a 3 sean gratuitas.

-Han sido muy críticos con la renta social. ¿Cuál es su concepción de las ayudas sociales?

-Son necesarias, pero hay que dárselas a quien las necesite, y siempre unidas a un itinerario sociolaboral. Dejar el mero asistencialismo, porque la gente no quiere depender de las ayudas, sino trabajar para no necesitarlas. Y para eso las áreas de Servicios Sociales y Empleo deben de dejar de trabajar por separado.

Más información