Una abogada con vocación de escritora

En el colegio. Con 6 años durante su etapa escolar en el colegio San José Dominicas de Sotrondio./
En el colegio. Con 6 años durante su etapa escolar en el colegio San José Dominicas de Sotrondio.

Cristina Coto se presenta por primera vez a unas elecciones municipales

CECILIA PÉREZ

Abogada y política por vocación a partes iguales; amante de los animales, su mascota 'Lana' le otorga paz y tranquilidad, y encuentra en su familia el pilar fundamental, especialmente en su madre y su marido.

Cristina Coto (Sotrondio, 1970) lleva la mitad de su vida inmersa en la política, desde que en 1994 se afiliase a las Nuevas Generaciones del Partido Popular en Asturias. Fue diputada regional con esta formación, que abandonó para meterse en las filas de Foro Asturias. En el partido fundado por el exministro Francisco Álvarez-Cascos ocupó los cargos de diputada y portavoz parlamentaria de la Junta General del Principado de Asturias. Tras la dimisión de su presidente fundador, fue elegida en 2015 nueva presidenta de Foro Asturias.

Ese mismo año, en la elecciones regionales se presenta como cabeza de lista. Su candidatura a presidir el Gobierno del Principado de Asturias obtuvo tres diputados.

Mujer de discurso directo y perfil ampliamente político, abandonó las filas foristas por discrepancias con la dirección del partido en junio de 2018. Ahora se estrena en el ruedo de la carrera electoral como candidata a la Alcaldía del municipio con un nuevo partido, Vox.

Quienes la conocen la definen como una «persona culta. Lectora empedernida. Amante de los animales, de la naturaleza y del sol. Le cuesta abrirse a los demás pero cuando la conoces, te engancha por su manera de ser, por su generosidad y por su fidelidad». Así la ve uno de sus más estrechos colaboradores.

Cristina Coto está licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo. Comenzó sus estudios en 1988 en la antigua facultad del Edificio Histórico. Los finalizó en 1993, ya en el campus de El Cristo. Eligió la Abogacía por pura vocación. De su mano llegó a la política porque a ambas las considera «herramientas que buscan la consecución de resoluciones justas». Coto ejerció la abogacía durante ocho años. Ahora aparcó el ejercicio debido a sus obligaciones políticas pero es consciente que volverá a su papel de abogada. «Es inasequible al desaliento y lucha sin desmayo hasta lograr lo mejor para su gente más cercana, la que le rodea y a la que quiere», apunta su colaborador en esta nueva aventura.

La parte más personal la define su relación con su madre, a la que considera su pilar y que gracias a ella ha logrado ser quien es. «Es muy familiar, su madre es su gran apoyo y su confidente». Como anécdota, fue su progenitora quien le diseñó y cosió su traje de novia. Se casó el 8 de octubre de 2016 con el expiloto de rallies y periodista especializado en automovilismo José Bernardo Pino. En él ha encontrado su «media naranja perfecta», cuentan quienes la conocen. Ella misma reconoce que «me casé tarde pero valió la pena, es mi pareja perfecta».

No tiene hijos pero sí un sobrino de dos años por el que «se le cae la baba». Coto tiene un hermano tres años menor que ella.

Defensora de los animales, tiene una mascota de nombre 'Lana'. Un mestizo que «le otorga paz». Está convencida que «pocas cosas dan tanta satisfacción como ver feliz a tu mascota».

Lectora empedernida, siente pasión por las biografías, la novela histórica y el ensayo. Se confiesa una escritora frustrada con una novela «comenzada pero eternamente inacabada». Un relato sobre la emigración asturiana al continente americano a finales del siglo XIX y principios del XX.