Ciudadanos

Un «líder natural» que nunca quiso serlo

Nacho Cuesta, candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de Oviedo. /Alex Piña
Nacho Cuesta, candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de Oviedo. / Alex Piña

Allegados de Nacho Cuesta destacan su personalidad abierta y dialogante

JUAN CARLOS ABAD

Abogado, deportista y, según lo definen amigos y compañeros, un «líder natural». Así es Nacho Cuesta, candidato a la Alcaldía de Oviedo por Ciudadanos. Padre de un niño y una niña, socio del Real Oviedo y del Oviedo Baloncesto, en 2015 fue el decano más joven de todos los colegios de la Abogacía de España cuando asumió la dirección en la capital.

Un detalle importante. «Cuando fuimos a hablar con él para que formara parte del proyecto le dijimos que era el decano, que lo más fácil era presentarse a la reelección y que podía arrasar, pero que si aceptaba entrar en la lista podía sumar gente de confianza, de su elección. No lo hizo», recuerda un alto cargo de Ciudadanos acerca de la elección del cabeza de lista.

Cuesta, de niño, con su madre en el Campo San Francisco.
Cuesta, de niño, con su madre en el Campo San Francisco.

Un compañero de clase en el instituto Aramo, más tarde en la facultad de Derecho y ahora en la candidatura, rememora los años mozos de cañas y copas en La Tabla y por los garitos de El Antiguo. «Es una persona muy divertida con quien te ríes mucho. Muy empática, con la que enseguida conectas porque es un gran conversador. Ese es uno de los problemas que tenemos en campaña. Cada vez que vamos a un barrio, él estaría horas hablando con la gente», explica.

Lo cierto es que Cuesta renunció a imponer gente de su confianza en la lista naranja. «Me llamáis y me sumo al equipo, nos dijo», aseveran los consultados, que afirman que algo así solo puede venir de alguien educado y «sin imposturas». «Conozco a sus padres desde hace mucho y son gente normal, buena gente», argumenta uno de sus allegados.

Uno de los primeros regalos que recibió fue un bólido.
Uno de los primeros regalos que recibió fue un bólido.

«Así que salió de su zona de confort, que era el Colegio de Abogados, y se metió en una aventura sin cumplir lo que nos prometió. Dijo que no iba a liderar nada pero no es cierto. Desde el primer momento se ha ganado a un equipo que ya tenía años de trabajo; gente con sus propias ambiciones. Encajó para liderar de una manera incontestable. En nuestro mundo no pasa a menudo en casi ningún partido», acepta.

Preguntados acerca del ámbito personal del candidato, destacan la virtud de Cuesta para moverse en diferentes ambientes y conectar con la gente. «Le dices que hemos quedado con la pandilla del baloncesto, viene y no es que sea uno más, es quien lleva la iniciativa. Por poner un ejemplo, lo que decía de Pepe Reina en la selección, que sin jugar era quien hacía grupo. Ese es Nacho Cuesta», relata.

Desde el Colegio de Abogados también guardan gran recuerdo del paso del candidato al frente de la institución. «Si quieres un titular Nacho es una persona brillante de fondo y forma», concede a la primera un compañero de la junta directiva.

Imagen de archivo de 1998, en una de sus primeras apariciones en medios.
Imagen de archivo de 1998, en una de sus primeras apariciones en medios.

«Comencé en el ejercicio de la Abogacía antes que él y siempre fue un compañero respetuoso. Era un adversario de los que merece la pena tener», recuerda. Capacidad que, si se cumplen las encuestas, Cuesta podrá demostrar en el salón de Plenos municipal.

«Tuvo a bien contar conmigo para la junta de gobierno del colegio y la admiración fue aumentando», rememora, sobre todo en la gestión de las actividades de la institución y en sus acuerdos con otras administraciones como el propio Ayuntamiento, que ahora se propone encabezar con Ciudadanos. «El colegio con Nacho al frente avanzó de manera increíble. En cuanto a formación lo colocó en una posición de referencia a nivel nacional. Igualarla sí, esperamos que los que lo sucedan lo logren, pero superar su gestión va a ser muy difícil», prevé.