El PSOE presenta un programa con 550 medidas y aspira a gobernar en solitario

Marisa Ponga, Iván Piñuela, Wenceslao López y Ana Rivas, en primera fila, con el resto de la candidadura en la Casa del Pueblo. / H. ÁLVAREZ
Marisa Ponga, Iván Piñuela, Wenceslao López y Ana Rivas, en primera fila, con el resto de la candidadura en la Casa del Pueblo. / H. ÁLVAREZ

Wencelao López centra sus propuestas en el comercio, el turismo y la cultura y destaca los proyectos de El Cristo y La Vega

J. C. A. OVIEDO.

El candidato del PSOE a la Alcaldía, Wenceslao López, presentó ayer en la Casa del Pueblo un esbozo del programa electoral con el que aspira a reeditar el bastón de mando conseguido en 2015, puesto que solo avanzó cien medidas de un programa más extenso, de quinientas cincuenta. Con él pretende gobernar en solitario, con «un equipo de socialistas y verdes» el Ayuntamiento, una vez que Equo integró la candidatura. Sin embargo, pese a que rechazó hablar de repetir la experiencia del tripartito tras el 206 de mayo, adujo que «en estos cuatro años y mis cuarenta anteriores todo el mundo sabe mi camino y mis metas, y todo el mundo puede prever la ruta», en alusión a un posible pacto según los resultados de las elecciones.

En cuanto a las cien medidas para «el Oviedo de las personas, el que quiere la gente», López aprovechó la experiencia acumulada este último mandato y reveló que lo ha confeccionado tras haberse reunido con más de ochocientas asociaciones, personas y colectivos en aras de plasmar las necesidades de los ciudadanos en su apuesta programática. «Nuestro trabajo es transformar esos deseos en un programa amplio», añadió mostrándose «satisfecho». «Hemos hecho bien los deberes», añadió.

Dividido en bloques temáticos, las primeras veintiocho destacan por apuntar a concejalías que no han estado en posesión de los socialistas durante este mandato. A modo de ejemplo, el programa socialista apuesta en Economía por «mejorar la fiscalidad y avanzar en la progresividad» de los impuestos, en Participación poner en marcha la tarjeta ciudadana, en Cultura convertir las fábricas de La Vega y Gas en «factorías de la industria cultural» o en Deporte «facilitar la recompra de las marcas por parte del Real Oviedo». Todas ellas medidas bajo el amparo de la capitalidad de la ciudad y que irían encaminadas a potenciar las «señas de identidad» de Oviedo en torno a la cultura, el comercio y el turismo. En cuanto a estas dos últimas actividades, López avanzó la creación de una empresa mixta de gestión de las actividades hosteleras para atraer actividades y visitantes, así como el impulso al comercio a través de un órgano sectorial y un «órgano de promoción económica».

Preguntado acerca de los proyectos más importantes para la ciudad no se salió del guion. Apuntó al Bulevar y La Vega, vinculándolos a El Cristo-Buenavista y al monte Naranco. Acerca de los dos primeros destacó la singularidad y la oportunidad de Oviedo de «rehacerse a sí misma» en dos ámbitos de «dimensión metropolitana» .

«Los problemas del PP»

Antes, había censurado las dificultades con las que ha gobernado el Ayuntamiento durante el mandato que finaliza. «He dedicado una parte muy gruesa de mi tiempo en resolver los problemas que nos dejó el PP, más del 30%», indicó acerca de los «'pufos'» y «entuertos» que cuantificó en 300 millones de quebranto para las arcas municipales. «Ahora podemos dedicar el 100% a construir y no a reconstruir lo que otros destruyeron», hilvanó, para garantizar que el programa presentado es uno para un «gobierno decente».

Al Partido Popular no le sentó bien la comparativa y entró en campaña tres días antes de la pegada de carteles. Mario Arias, número dos de la candidatura de Alfredo Canteli, censuró a López en un comunicado por «los cuatro años de gestión socialista en el Ayuntamiento de Oviedo». Mandato que calificó como «desastroso» y del que hizo a López «máximo responsable». Frente a las propuestas socialistas en barrios y pueblos, Arias prometió el 'Reactiva Oviedo' para atajar el deterioro de la ciudad.