«En el futuro Femen será un movimiento enorme»

Oxana, a su llegada al cine, lleno para la proyección, que contó con la colaboración de Les Comadres. /
Oxana, a su llegada al cine, lleno para la proyección, que contó con la colaboración de Les Comadres.

Oxana Shachko, una de las fundadoras del grupo en Ucrania, asistió al estreno del documental a competición dirigido por Alain Margot

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

'I am Femen' recoge el pasado, los últimos tres años de un movimiento nacido en realidad hace seis en Ucrania pero cuya explosión mundial se produjo entonces. El documental que firma el suizo Alain Margot y que se ayer se proyectó en el FICX a competición en la sección de documentales presenta las acciones y movilizaciones protagonizadas por un grupo de mujeres que han convertido su cuerpo desnudo en el lienzo de la protesta.

El propio Alain Margot y y una de las cuatro fundadoras del movimiento, Oxana Shachko, estuvieron en Gijón para hablar de su trabajo. Faltó Oleksandra Shevchenko. Ambas viven exiliadas en París desde que hace un año se vieron forzadas a abandonar Ucrania. En Francia están a la espera del estatus de refugiado político, lo que impidió volar a Shevchenko.

Fue Shachko quien presentó ayer el documental que recorre la historia y filosofía de Femen a través de distintas acciones tanto en Ucrania como en otros países. No fue fácil hacerlo: «Gracias a los sobornos he podido rodar la película», confesó el director entre críticas a la corrupción rampante en Ucrania.

Con esas dificultades, fue retratando todos los ángulos de Femen, que incluyen un lado artístico desconocido para muchos. La propia Oxana se autodefine como una pintora que ve el arte como una forma de reflexión y de revolución y no como un negocio. «El arte forma parte del pensamiento humano y yo he dedicado mi talento a crear Femen». Ella es quien se ha encargado de pintar los cuerpos de sus compañeras. «El arte siempre ha pintado mujeres desnudas», recuerda. Sabe que no todas las mujeres aceptan su forma de entender el femenismo, pero ellas siguen firmes en su propósito de batallar contra el patriarcado, el comercio sexual, las religiones y las dictaduras.

A partir del Femen nacido en Ucrania, el movimiento se ha internacionalizado y multiplicado, pero siempre de forma independiente en los diferentes países. «No sabemos cuál será el siguiente paso, pero sabemos que queremos seguir en el camino», dice Oxana Shachko. El mañana se augura aún más reivindicativo: «En el futuro Femen será un movimiento enorme, ya lo es, y presente en todos los países».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos