«El cine no es capaz de mantenerse como industria, el apoyo de las series es clave»

Esther García rememoró en Gijón todos sus años en el cine. / CAROLINA SANTOS
Esther García rememoró en Gijón todos sus años en el cine. / CAROLINA SANTOS

Esther García, Premio Mujer de Cine, revela su encuentro con Pedro Almodóvar: «No tuve ni un segundo de duda de que era un genio»

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

Genio y figura, simpática, habladora y divertida a más no poder, Esther García, productora de las películas de Pedro Almodóvar y de otros muchos cineastas españoles, viajó ayer a Gijón para recoger su Premio Mujer de Cine y rememorar sus 42 años detrás de las cámaras. Desde esa primera vez que visitó un rodaje y decidió que quería ser parte de ese mundo hasta el hoy en el que las cosas ya no son como eran: «El cine no es capaz de mantenerse como industria, el apoyo de las series es definitivo», apunta.

El camino ha sido enormemente trabajoso y productivo. Con momentos estelares, como su aprendizaje en series como 'Curro Jiménez' o su encuentro con Pedro Almodóvar, un momento «extraordinario» que aún recuerda: «No tuve ni un segundo de duda de que era un genio».

En todo este tiempo ha visto cómo cambiaba el papel de la mujer. «Cuando empecé en el cine lo que hacían las mujeres era ser secretarias, sastras, ayudantes, no había en puestos directivos. Ahora están en todos los departamentos, aunque la representación es mínima. Pero hoy hay claramente un cambio, este año ha habido una voluntad decidida de toda la sociedad, hay un vuelco y parece que estamos todos de acuerdo», reflexiona Esther García.

Sostiene que el cine es por encima de todo un trabajo en equipo -«no lo concibo de otra manera, las películas son obras colectivas»- y tiene hay una máxima que siempre ha de regir el trabajo: «Una peli, cuando se empieza, solo se puede acabar». Y precisamente acabándose está la nueva película de Almodóvar, 'Dolor y gloria', que llegará a las salas en marzo con nueva montadora en el equipo tras la pérdida de José Salcedo. Teresa Font ha ocupado su lugar.

No le faltan proyectos a Esther, que tiene ya en la cabeza la próxima película de Isabel Coixet, cuyo título provisional es 'Nieva en Benidorm'. Con Coixet ha tenido una relación muy especial y más aún con dos de sus películas, 'La vida secreta de las palabras' y 'Mi vida sin mí'. «Fueron muy emocionantes en lo personal y muy difíciles en lo profesional». Fue también otro momento clave en su vida la producción de una película como 'Acción mutante'. «Todos estábamos haciendo cosas que nunca habíamos hecho», recuerda ahora.

Da para una peli no, para una serie de una docena de capítulos la vida de esta segoviana amante de lo rural que en uno de esos momentos de crisis profesional que a todos nos asedian decidió hacerse quesera. Y ahí está, gestionando una quesería de leche de oveja en su pueblo entre producción y producción cinematográfica.

 

Fotos

Vídeos