180 pelis para nueve días de cine

180 pelis para nueve días de cine

El FICX arranca hoy y una Sección Oficial ecléctica con espacio para el cine europeo, estadounidense, latinoamericano y también el hecho en Asturias

MARIFÉ ANTUÑA

Nueve días de cine, 180 películas y 251 proyecciones en el Jovellanos, el Antiguo Instituto, la Escuela de Comercio, la Universidad Laboral, Pumarín Gijón-Sur y las salas de los Yelmo Ocimax. El FICX se abre esta noche al cine de autor para quedarse hasta el sábado próximo transitando por un sinfín de territorios alejados de lo comúnmente proyectado en las salas comerciales, a miradas inéditas, heterodoxas, vanguardistas, rompedoras, diversas y singulares sobre el séptimo arte.

El Festival Internacional de Cine de Gijón se inaugura a las ocho de esta tarde en el Teatro Jovellanos con una gala presentada por Arantxa Nieto y Santiago Alverú tras la cual se proyectará la primera de las películas de la Sección Oficial, que recibe en esta 56 edición 19 cintas, aunque solo 17 optarán al Premio Principado de Asturias al Mejor Largometraje. Es ese el galardón por antonomasia de un festival que incluye en su palmarés final más distinciones, entre ellas de secciones como Rellumes o 'Enfants Terribles', germen primigenio del certamen y que mira hacia la infancia y la adolescencia y reclama sus votos para elegir lo mejor.

Esbilla y Llendes son dos de las secciones fuertes de una cita con el cine que programa proyecciones especiales y homenajes y que acerca a la ciudad a los equipos que han hecho posibles las películas. Un centenar de proyecciones tendrán a alguno de sus responsables en las salas para presentar sus propuestas. Entre las caras más conocidas, los cineastas José Luis Cuerda y Javier Rebollo, el actor Juan Diego, que recibirá el Premio Nacho Martínez; la actriz Lola Dueñas; la productora Esther García, que recogerá el Premio Mujer de Cine, y las directoras Isabel Coixet y Virginia García del Pino.

Más FICX

Habrá ficción, no ficción, documental, cine español -con su propio premio a la mejor cinta presentada en todas las secciones- , animación -aunque este año con sello Animaficx, pero sin sección propia como en los ediciones previas- y habrá una histórica presencia de cine hecho en Asturias, que incluso se ha labrado un hueco en la Sección Oficial a través de la película de Ramón Lluís Bande 'Cantares de la revolución'.

La competición se abre esta misma noche con la película inaugural, 'La favorita', una cinta de Yorgos Lanthimos con Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone metidas en la corte inglesa de principios del siglo XVIII. Viene con el aval de dos premios en Venecia una película que es, como el resto, estreno en España.

El cine rumano, que acostumbra a triunfar por estos lares, llega con 'Alice T', de Radu Muntean. Otro compatriota suyo, Radu Jude, también viejo conocido de la Sección Oficial del FICX, vuelve con 'I do not care if we go down in history as a barbarians', una sátira que representa a Rumanía en los Oscar.

Hong Sang-soo, director coreano que sabe lo que es ganar en el FICX, regresa por partida doble. Con 'Hotel by the River', su último trabajo en el que reúne a la familia de un reconocido poeta para un reencuentro que quizá sea el último, y con 'Grass', una película que dura poco más de una hora y que desde el interior de una cafetería se anuncia como un trabajo especialmente sorprendente. Solo compite con el primer títúlo; el segundo no optará a formar parte del palmarés.

El cine francés nunca falla a su cita con el Festival de Gijón. 'La Prière', de Cédric Kahn, es uno de los platos fuertes, una aventura humana que retrata la peripecia de un joven de 22 años atrapado por las drogas que busca la salvación en una comunidad alejada de todo. 'Les confins du Monde', de Guillaume Nicloux, una narración clásica que se adentra en el cine de género y con aparición estelar de Gérard Depardieu, viaja a la Indochina de 1945. La película de clausura, fuera de competición, cuenta con sello galo. 'Train de vies ou les voyages d'Angélique', de Paul Vecchiali, se sube al vagón de la belleza y los juegos sexuales de una mujer a la que da vida Astrid Adverbe.

El cine estadounidense encuentra espacio destacado. Sara Colangelo presenta 'La profesora de parvulario', con Maggie Gyllenhaal y Gael García Bernal dando vida a la aventura de una maestra y un niño superdotado. En Sundance se llevó el premio a la mejor dirección. Otra mujer, en este caso británica aunque la película es también estadounidene, es Josephine Decker, que firma 'Madeline's Madeline'. La protagonista rompe diques mentales gracias a su profesora de teatro, una historia de mujeres en un FICX en el que las cineastas buscan su espacio y lo encuentran -de manera especial en secciones como Llendes, donde su protagonismo es mayúsculo-.

También son producciones de EE UU 'Support the Girls', la obra del bostoniano Andrew Bujalski que desde un restaurante de carretera firma una mirada mordaz y repleta de comedia sobre los prototipos de su país. 'Wild Life', de Paul Dano, se adentra en la vida de una famila aparentemente perfecta en la Montana de los años sesenta de la mano de Carey Mulligan y Jake Gyllenhall en los papeles principales.

A la película de Ramón Lluís Bande sobre la revolución del 34 con música de Nacho Vegas se suma otra española, 'Zaniki', de Gabriel Velázquez, una viaje a la tradición de Castilla y León y un canto a la conexión con la naturaleza.

Polonia, Hungría y Serbia acercan igualmente cintas a este FICX. 'Mug', de la polaca Malgorzata Szumowska, una película que es drama y fábula, emoción y misterio con la historia de Jacek, un rebelde atrapado por la desgracia que obtuvo el Gran Premio del Jurado en Berlín. 'One day', de Zsófia Szilágyi, es una cinta húngara que navega por la vida nada complaciente de Anna, madre de tres hijos y esposa engañada. 'The Load', del serbio Ognjen Glavoniç, una road movie que narra la aventura de un camionero que conduce de Kósovo a Belgrado en 1999 durante los bombardeos de la OTAN, habla de cargas físicas y emocionales.

El iraquí Abbas Fahdel dirige 'Yara', una cinta ambientada en Líbano que recrea la vida de dos mujeres, una adolescente huérfana de guerra y su abuela. El amor primero que llega a la vida de la niña y el saber que pronto se irá se dan la mano en una historia humana, sin artificios ni edulcorantes.

Este 2018 hay una única presencia sudamericana. La chilena Dominga Sotomayor presenta 'Tarde para morir joven', una obra coral ambientada en una comuna al final de la dictadura chilena.