El FICX levanta el telón