El FICX sigue creciendo en espectadores

'Cantares de una revolución' fue una de las películas que llenó el Jovellanos. / FICX
'Cantares de una revolución' fue una de las películas que llenó el Jovellanos. / FICX

Una veintena de películas colgaron el cartel de no hay billetes en una edición en la que la Sección Oficial volvió a congregar a la mayor parte del público | Los proyecciones congregaron a 53.000 personas y los ingresos por taquilla aumentaron un 4%

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

53.094. Esa es la cifra de espectadores que en 2018 acudieron a las salas de cine para ver alguna de las 180 películas que se programaron en el FICX. Fueron 875 más que el año anterior, un crecimiento que se constata igualmente en el resto de actividades vinculadas (exposiciones, conciertos...) al Festival Interncional de Cine de Gijón, que eleva hasta 88.867 los participantes, un 7% por encima del ejercicio anterior. Dadas las circunstancias, el incremento se advierte igualmente en la taquilla, donde la subida del 4% (4.824,5 euros más) da como resultado un máximo histórico.

Lástima que los espectadores hubieran podido ser más de haber tenido oportunidad de acomodarles en la sala. Pero es que muchos se quedaron sin entradas para asistir a las películas que registraron llenos rotundos. Agotaron el papel una veintena de proyecciones, entre ellas 'La favorita', 'Cantares de una revolución', 'The Load', 'A l'école des Philosphes, 'Viaje al cuarto de una madre' o 'Tiempo despues'.

Como es habitual, la Sección Oficial de largos fue la que acaparó mayor numero de público, con más de 17.000 espectadores en todas las proyecciones. Mientras, los pases de Enfants Terribles también alcanzaron cifras de récord: fueron 15.433 los niños y jóvenes asistentes a las proyecciones escolares, un 4,45% que en 2017 y con presencia de alumnos llegados no solo de Asturias sino también de Galicia, Cantabria y Castilla y León. Los Enfants se acercaron a Gijón para ver cine en versión original y el cine también se trasladó a otros lugares para ser mostrado, como sucedió en Langreo, Colunga, Villaviciosa, Siero, Cangas de Onís y Mieres, que disfrutaron de alguna de las cintas programadas.

Más allá de las 180 películas y la presencia de sus elencos para defenderlas y presentarlas, el FICX contó con programadores de diferentes certámenes internacionales, llegados desde China, Argentina, EE UU, Suiza, Francia, Holanda, Bosnia Herzegovina, Austria, Finlandia y Chequia, entre otros países. Con 150 periodistas acreditados, el FICX tuvo una notable presencia mediática.

Justo al término de esta edición del Festival, el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales anunció las ayudas concedidas a este tipo de certámenes: el Festival Internacional de Cine de Gijón recibe 64.100 euros para la edición que concluye, una cantidad un 18% por encima de la del pasado ejercicio.

Las palabras de Alejandro Díaz Castaño, director del certamen, ratifican los datos del balance: «La verdad es que estamos muy contentos, ha funcionado muy bien no solo por los datos de taquilla sino también de algo que no entra en las cifras del balance, pero es importante para nosotros, que es el 'feed back' de los invitados, nunca como este año había recibido tantos mensajes de gente diciéndome que había estado muy a gusto, tanto en el Festival como en ciudad; eso lo cuidamos mucho, porque además ese boca oreja nos puede favorecer en el futuro».

Díaz Castaño descata igualmente la incorporación de la sala de la Escuela de Comercio a las proyecciones. «Creo que ha sido un hallazgo», anota. Y como quiera que su objetivo pasa por programar más durante el año, este espacio también podría recibir películas de FICXPlus, una propuesta que también creció en cantidad, variedad, público y recaudación.

 

Fotos

Vídeos