«El cine realista nos pone ante el espejo y nos permite ver nuestras imperfecciones»

Brillante Mendoza está en el FICX para presentar 'Taklub'. /
Brillante Mendoza está en el FICX para presentar 'Taklub'.

Director de cine. Compite con 'Taklub'

M. F. ANTUÑAGijón

No juzga. Simplemente cuenta historias reales en forma de ficción con el mismo espíritu de trabajo de un periodista. Brillante Mendoza (Filipinas, 1960) fue protagonista de una retrospectiva la pasada edición del FICX y este año regresa a Gijón con 'Taklub' a la Sección Oficial. Narra la vida en Tacloban tras el ciclón Yolanda y es fruto de un encargo del Gobierno filipino. Le pidieron un documental pero él prefirió recurrir a la ficción.

¿Por qué ficción en lugar de documental?

Generalmente la audiencia ve el cine como una forma de entrenimiento, de ocio, sin más. Es fantasía, caras bonitas, historias hermosas y es natural que prefiera todo eso, porque solo con el ambiente de una sala de cine ya nos transportamos a un ambiente diferente. Cuando ves un documental o una película realista te ves a ti mismo en un espejo y mirarnos al espejo no es exactamente lo que queremos, lo que más nos apetece, porque cuando lo hacemos durante mucho tiempo empezamos a ver imperfecciones.

¿Y la suya es una manera de mirarnos al espejo sin que nos cueste tanto esfuerzo?

La verdad es que es dificil pero es la mejor forma de enfrentarnos a la realidad. No es fácil porque la vida no es perfecta y tenemos que aceptarlo para empezar a cambiar las cosas.

¿Le queda muchas realidades filipinas por llevar al cine?

Sí. Pero esas realidades no están solo en Filipinas. Siempre que seamos lo suficientemente sensibles, las historias reales que se pueden contar son infinitas. En la vida hay problemas y solo tenemos que ser capaces de verlos, aunque no siempre queramos hacerlo, porque si los afrontamos podemos contar infinidad de historias que merecen la pena.

¿Hasta qué punto la ficción ayuda a entender la realidad?

Depende qué tipo de ficción. Yo hago ficción con ese toque documental y sí es efectiva para entender la realidad. Pero en el cine más convencional se utiliza la ficción de una forma en absoluto realista, tiene un objetivo comercial y por lo tanto la idea es la contraria, no mostrar la vida real.

Tiene una forma de trabajar con los actores muy distinta a la convencional. Actúan sin guion y crean los personajes junto a las personas reales que inspiran la historia. ¿Qué tienen de creación colectiva sus películas?

Yo he desarrollado este estilo de ficción porque sé lo que quiero, que es acercarme a la realidad lo más posible. No es un proceso fácil porque hay que aproximarse a la historia y los personajes y eso lleva mucho tiempo. Después de desarrollar todos estos sentimientos y acercamientos como cineasta, debo conectar con el equipo y los actores, para conseguir que todos ellos transmitan el mensaje que quiero. El equipo tiene que alcanzar esa idea, puede que no al cien por cien, pero es necesaria esa conexión, porque es la única manera de hacer una película. Y en cuanto a los actores, lo mismo, deben conocer a los personajes, entender sus sentimientos, saber por lo que están pasando, y ese es su guion. Si los actores hacen la investigación y conectan con los personajes, no hace falta guion.

¿Cuál es el poder real de un cine como el suyo?¿Una película como 'Taklub' consigue que una situación como la que denuncia entre las víctimas del tifón mejore?

Es un primer paso. Es muy difícil mejorar la situación, pero poco a poco intentaremos conseguirlo. Si no pasa a lo largo de mi vida, al menos sí sabré que he hecho algo importante para tratar de lograrlo como cineasta, porque he ido más allá de hacer películas, del ocio, he intentado explicar ciertos problemas y darle al cine un lugar más importante entre las artes.

Trabaja también como productor de otros cineastas filipinos, de modo que conoce bien el cine de su país. ¿En qué lugar lo sitúa?

El cine filipino podría tener gran impacto en el mundo, porque tenemos muchísimas historias que contar acerca de la humanidad. Sufrimos problemas políticos, culturales, económicos... Hay mucho que decir.

¿Qué está pasando en Asia en materia cinematográfica? ¿Está viviendo un momento de eclosión el cine asiático?

Sí, porque no solo se está introduciendo en Europa, sino que también en Asia está ganando espacio. Ahora mismo estoy trabajando en un proyecto en Japón con otros cineastas asiáticos, y creo que todos somos conscientes que tenemos que reconectar porque hay grandes historias que relatar.

Años atrás halló la inspiración en Truffaut. ¿Quienes le inspiran hoy?

Me relaciono mucho con los hermanos belgas Dardenne. Tanto su cine como el mío muestran realidades actuales de la vida que en ocasiones son muy difícles.

¿Cómo ve el cine europeo?

Cada día estoy más interesado. Me llama la atención el cine ruso, de Europa del Este... Creo que el cine asiático está más enfocado hacia la realidad y el europeo es más psicológico.

¿Cuál será su próxima película?

Estoy desarrollando un proyecto de tráfico a pequeño nivel llevado a cabo por una familia. No puedo decir más.

Francis Ford Coppola dice que televisión y cine ya son lo mismo.¿Usted cómo lo ve?

Cine es cine y televisión, televisión. El cine es una experiencia distinta, cuando vas a una sala te transportas a un mundo diferente; la televisión es más comercial. El cine es una forma de mostrar y apreciar el arte diferente.

 

Fotos

Vídeos