«En Hollywood tienen mucho dinero para hacer que películas malas parezcan buenas»

Jeroen Perceval, en la playa de San Lorenzo. /
Jeroen Perceval, en la playa de San Lorenzo.

protagonista y coguionista de 'The Ardennes'

M. F. ANTUÑAGijón

Jeroen Perceval (1978) es mucho má que uno de los dos protagonistas de 'The Ardennes', otra de las películas belgas que han pegado fuerte en la Sección Oficial del FICX. Hijo de un director de cine, lleva la creación metida en la piel y es el autor de la obra teatral en la que se basa la película y coautor del guion. Este drama familiar y social que se transforma en thriller está dirigido por Robin Pront y narra la relación de dos hermanos enamorados de la misma mujer.

Su película deja al espectador en shock, luego ¿misión cumplida?

Por supuesto, queríamos llegar a sorprender al público. Es maravilloso conseguir ese efecto.

¿Y cuál es la receta?

Uff. Hemos trabajado durante cuatro años.

¿Cómo empezó todo?

La historia 'The Ardennes' se basa en una obra de teatro que escribí cuando tenía 23 años. Después varios directores la vieron y querían hacer una película, pero no cuajó. Luego apareció Robin y pensé: 'Sí, con él voy a trabajar'. Durante dos años escribí el guion solo y luego durante otro par de años lo hicimos juntos. Inicialmente la obra ocurría en un solo lugar en el bosque y la película recoge toda la historia anterior a ese momento. Teníamos diferentes versiones y al final ha salido esto.

O sea, que no han sido cuatro años, han sido más.

Pues sí. La obra teatral creo que es del año 2005.

Usted es guionista y actor. ¿Cuál es la relación entre los dos? ¿Luchan el uno con el otro cuando se ponen a trabajar o se echan una mano?

Como actor es muy práctico escribir y vivir los personajes porque me ayuda mucho a la hora de actuar. Escribir es el trabajo más duro, es la profesión más extenuante, pero también tiene el lado bueno de que me permitió conocer perfectamente a todos los personajes cuando empecé a actuar como Dave. No tuve que investigar, lo sabía todo.

Son dos hermanos. ¿Eligió ser el chico bueno?

Tuve dudas. En la obra de teatro yo era Kenneth, pero al principio de la película había otro actor conectado a este proyecto y él era el que iba a hacer ese papel. Cuando lo dejó, surgieron esas dudas, pero hicimos un casting y apareció Kevin Janssens y lo hizo genial. Supimos que él iba a ser Kenny.

¿Cómo se preparó esa relación de hermanos en la ficción?

Tengo un hermano, así que estoy familiarizado con ese tipo de relaciones. En realidad todo empezó porque yo estaba intrigado por saber qué pasaría si salieras con la chica de tu hermano, lo que ocurre con la lealtad en un ambiente social como el que se retrata en la película. Yo escribí la obra cuando lo dejé con una novia, bueno, en realidad cuando ella me dejó a mí. Y pensé: 'O me vuelvo loco y la mato o escribo la obra'. Opté por escribir.

En la película se advierten referencias a cineastas como Tarantino y los hermanos Coen.

Sí, es así, ese es nuestro background. De hecho, cuando estábamos escribiendo el guion y nos atascábamos, veíamos a 'A Simple Plan' de los hermanos Coen. También hay muchas referencias de las que podría hablar Robin Pront, como una película australiana que se titula 'Animal Kingdom' en la dirección artística.

Supongo que no fue sencillo lograr esa atmósfera opresiva en la que se mueven los personajes.

No es un entorno feliz, es nuboso, lleno de tensión, pero también hay un poco de humor. La gente de Bélgica entiende mejor la película porque hay cosas en clave de jerga.

En la Sección Oficial compite también 'Black', otra película belga, y hay otra coproducción de su país. ¿Qué pasa con el cine belga? ¿Vive un buen momento?

El cine en Bélgica está creciendo muchísimo. Hay una nueva generacíon de productores, de cineastas con muchísimo talento. Sí, es un buen momento.

Una generación de la que usted forma parte. ¿Qué será lo próximo que haga?

Me gustaría hacer mi propia película, poder dirigir. Ahora estoy escribiendo para ello. Como actor estoy trabajando en películas, en series de Bélgica.

¿De qué irá esa peli en la que trabaja?

Está todo en un proceso muy embrionario, aún es pronto para decir nada.

El cine belga forma parte del europeo. ¿Buen momento también en el viejo continente?

A mí me encanta el cine europeo, tenemos muchísimo talento. También todavía tenemos espacio para la experimentación, para el cine independiente. Todo el mundo mira siempre hacia Hollywood, pero simplemente tiene muchísimo dinero para hacer que las películas malas parezcan buenas. En Europa no hay tanto dinero, aquí hay que trabajar duro con el guion. Tenemos buenos guiones y buenos directores, pero al final acabarán trabajando en Hollywood porque es allí donde te pagan. El cine europeo es maravilloso, no hay más que recordar los grandes nombres que han surgido aquí. Y también en el cine español. En Hollywood solo quieren un buen final, en Europa somos libres, podemos hacer películas que son maravillosas.

Pero si le llaman para ir a Hollywood, ¿qué?

No quiero decir que no hagan películas buenas en Hollywood, de hecho desde allí miran hacia el talento europeo para llevárselo y hacer películas. Pero por supuesto que si hay buenos proyectos en Hollywood no diría que no.

El cine está en proceso de cambio, internet y la tecnología mandan, los cines cierran. ¿Cuál es el futuro?

Ni idea, pero creo que a la gente todavía la gusta leer libros y también ir al cine. Esto es como los vinilos, que siempre se siguen comprando. El cine no va a morir nunca.

 

Fotos

Vídeos