Más de 15.000 'enfants' en un año récord

Teatro de la Laboral. Uno de los grupos, antes de entrar en el Teatro de la Laboral para ver 'We the Coyotes'. / ARNALDO GARCÍA
Teatro de la Laboral. Uno de los grupos, antes de entrar en el Teatro de la Laboral para ver 'We the Coyotes'. / ARNALDO GARCÍA

La asistencia a las sesiones escolares del FICX que patrocina EL COMERCIO aumenta este año un 4,4%

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

Las sesiones escolares de Enfants Terribles, la sección patrocinada desde hace años por el diario EL COMERCIO, reciben este 2018 un total de 15.433 espectadores, 688 más que el año pasado (fueron 14.745), lo que supone un incremento del 4,45%. Un total de 142 centros de Asturias, Castilla y León, Cantabria y Galicia acuden a las proyecciones especialmente programadas para ellos en el Jovellanos, la Laboral y Gijón-Sur con ánimo de descubrir nuevas realidades cinematográficas y llevar el análisis de lo que ocurre en pantalla a las aulas. La mayor parte de los niños y jóvenes proceden de Gijón, donde participan 57 centros, seguido de Oviedo (19), Avilés (7), Siero (5) y Mieres (4). Pero no solo de Asturias viaja el joven público que habrá decidir con sus votos quiénes se llevan premio en la sección Enfants Terribles, una de las competiciones del FICX, también de León llegan alumnos procedentes de ocho centro centros, Cantabria (3) y Galicia (2).

Para el FICX, en Enfants Terribles están los orígenes -no hay que olvidar que el festival nació dedicado a la infancia y la juventud- y está el semillero de públicos del futuro. Alejandro Díaz Castaño, director del certamen, considera clave que los chicos se acostumbren desde pequeños a ver pelis en versión original: «Por un lado, intentamos fomentar el conocimiento de idiomas, es importantísimo, y lo hacemos priorizando inglés, francés y alemán, porque la idea es que haya un aprendizaje en ese sentido».

Para Díaz Castaño es también relevante que los críos puedan encontrarse con los directores de los filmes. «Muchas veces no se han preguntado cómo se hacen las películas, qué hay detrás, y eso para ellos es una experiencia», añade.

A las propias proyecciones, se suman los talleres, como el dedicado a la animación, y la tarea previa y posterior al paso de los chicos por las salas de cine. «Es importante el trabajo que hacemos con las guías didácticas, que elabora Jesús Palacio; nos consta que los profesores trabajan con ellas antes de la proyección y también después».

Este año se bate récord de público y es motivo de satisfacción. «En los últimos cuatro años la sección ha ido aumentando, el objetivo es seguir creciendo», subraya Díaz Castaño, que plantea que los colegios de fuera de Asturias lleguen cada vez con más frecuencia al FICX. Otro elemento a desarrollar en el futuro pasa por acercar las proyecciones a los colegios. Este 2018 hubo un pase en Mieres y no se descarta que en el futuro se pueda repetir la experiencia en otros centros escolares de la región.

 

Fotos

Vídeos