«Soy muy de autocine: puedes darte el lote sin molestar»

«Soy muy de autocine: puedes darte el lote sin molestar»
Rodrigo Cuevas. / E. C.

«En algunas películas, lo mejor son los comentarios de las señoras», defiende antes de presentar la gala de clausura del FICX

AZAHARA VILLACORTA GIJÓN.

Encontramos a Rodrigo Cuevas (Oviedo, 1985) facturando en el aeropuerto de Barcelona procedente de Lleida, donde acaba de actuar, y ya rumbo a Asturias, donde el agitador folclórico que, cuando vivía en un pueblo de Galicia, montaba «un cine en la cuadra para todo el pueblo, rodeados de gochos y gallines», presentará mañana la gala de clausura del FICX junto a Arantxa Nieto. Y, si el año pasado epató al personal durante la ceremonia inaugural cantando por Judy Garland, en esta edición promete superarse: «Eso hay que verlo».

-¿Ha pasado sin problemas los controles aeroportuarios?

-Pasáronme hasta el papelín de los explosivos y todo y le dije al de seguridad: «No me lo pases por el corazón, que lo tengo que me estalla» (Ríe).

-No tendría valor...

-No. La verdad es que no se me ocurrió en ese momento, pero fue una lástima (Risas).

-Parece usted el baúl de la Piquer, todo el día de aquí para allá.

-¡Ay, calla por Dios! Pero estoy en plena forma y ya tuve momentos mucho más duros en la vida (Risas).

-¿Entienden igual su espectáculo en Cataluña que en Zaragoza o en León?

-Sí. Son igual de listos y la educación está muy uniformizada. Además, como yo parlo catalá en la intimidad y galego en público, canto jotas en aragonés y escribo poemas en euskera, me quieren en todas partes.

-Y ahora vuelve al FICX.

-Tengo mucha presión porque en el año pasado las críticas me pusieron tan bien que me llamaron delicioso y brillante. Fíjate, como los Donuts. Esta el listón muy alto, pero yo soy muy peliculero y creo que voy a gustar. ¿No se me nota? (Risas).

-La verdad es que sí. ¿Tiene alguna peli favorita?

-Mi peli favorita del mundo mundial es '¿Qué he hecho yo para merecer eso?'. Porque eso de que, al final, se vayan para el pueblo... Sigo llorando cada vez que la veo y me muero de amor.

-Precisamente en la gala recogerá el Premio Mujer de Cine la productora de El Deseo, Esther García.

-Voy a aprovechar para pedirle un papelín. ¡Home, va! Aspiro a ser una 'chica Almodóvar'. A ver si de esta me contrata.

-¿Es más de una comedia o de un buen dramón?

-Yo creo que la mezcla es lo guay. Por eso me gustan tanto pelis como 'Cenizas del cielo' o 'Carne de gallina', que tienen las dos cosas. Alguien sabio que no recuerdo quién es dijo que para hacer un buen drama lo que tienes que plantear es una buena comedia. Y al revés: que para hacer una buena comedia lo que tienes que plantear es un drama.

-¿Palomitas sí o no?

-A favor. No soy nada 'repunante'. Así que a favor de las palomitas y de ir comentando las escenas. A veces, la película es tan mala que lo mejor son los comentarios de las señoras de detrás (Ríe). Y también soy muy fan de un autocine, porque puedes comer, hablar y darte el lote con el de al lado sin molestar a nadie.

-¿Y algún filme que le parezca un horror y que a la gente le encante?

-'Siete apellidos vascos'. ¡Me parece lo peor!

-Creo que eran ocho...

-Pues eso. Mira tú: es tan mala que no me quiero ni acordar (Ríe).

-¿En qué se basa?

-En que, con lo que a mí me gusta el cine español de los ochenta y los noventa, de repente, para hacer taquilla, queramos imitar la comedia americana mala, que es lo peor que puede existir en el cine de toda la historia. Que hagamos ese bodrio me parece lo peor. Y de la secuela de los apellidos catalanes ya ni hablamos. ¡Ay, por favor!, ¡pero qué cosa más mala!

-Pues lo petó.

-Bueno, también lo peta Marta Sánchez (Risas).

-Y Rosalía.

-Me gusta mucho.

-Algunos dicen que está hasta en la sopa.

-Cuando alguien hace algo tan novedoso y triunfa, es normal. También estuve yo hasta en la sopa durante un verano y la gente me odiaba con razón (Ríe). ¿Ella la pobre qué va a hacer? No tiene la culpa. Lo que sí me gustaría es que fuese un poco más natural, que tuviese un discurso más atrevido, pero el 'mainstream' es lo que tiene.

-Usted, en cambio, no se corta, y ha puesto de vuelta y media al Principado por desmantelar el circuito de artes escénicas.

-Claro. Es que la verdad es que no sé para qué están y, desde aquí, quiero llamar a Asturias a la anarquía. Dejemos que nuestros parlamentarios se pongan a trabajar en otras cosas y organizémonos nosotros solos, que somos pocos y seguro que nos va a ir bien. Yo, por ejemplo, crearía una Consejería de Cultura, Amor y Tuppersex y otra de Urbanismo y Color (Risas).

-Antes tiene pendiente el fin de la gira 'El mundo por montera'.

-Sí. Va a ser una despedida gitana, de tres días: el día 8 de diciembre estaré en Piloña y los días 26 y 27 en La Lata de Zinc, en Oviedo, y ese último concierto será a beneficio de Proactiva Open Arms. Después, el 10 de enero, toca Madrid y se acabó. Me da tanta pena que es como en esas conversaciones telefónicas que nunca quieres terminar. Un: «Cuelga tú». «No, cuelga tú» (Risas).

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos