https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Así será el pan que compraremos a partir del lunes

Así será el pan que compraremos a partir del lunes

Un nuevo real decreto que entra en vigor el 1 de julio tiene como objetivo que los consumidores «adquieran productos de calidad perfectamente caracterizados y etiquetados», apunta el Ministerio

ELCOMERCIO.ES / AGENCIAS

Consumimos menos pan. La compra de este producto en España se redujo un 2% el pasado año, cayendo hasta mínimos históricos, con un precio medio de 2,40 euros el kilo, según el informe del consumo alimentario en España en 2018. Considerado uno de los productos básicos en la alimentación, este fenómeno se produce, no obstante, en un momento en el que los consumidores se encuentran en el mercado con una variedad cada vez más amplia de producto y que va del normal al integral pasando por el sin sal, siendo el pan fresco normal el más demandado por los españoles (el 23,89% del consumo total).

Además, la compra del pan, que supone un 5,09% del gasto en la alimentación en los hogares españoles, tiene lugar mayoritariamente en los supermercados (el 38,9% de los kilos), donde el comprador se enfrenta a diario con etiquetas en las que la calidad del producto, hasta ahora, podía resultar confuso ya que uno no sabía si el pan integral o de masa masa madre que metía en su bolsa era realmente lo que decía el embase. Sin embargo, la situación promete cambiar a partir del próximo lunes, con la entrada en vigor del real decreto por el que se aprueba la nueva norma de calidad para el pan. Entre las medidas que lleva aparejadas, se incluye una reducción del IVA al 4% para panes integrales y de otros cereales diferentes al trigo con el objetivo de que «se establece una fiscalidad positiva y se garantice que los ciudadanos adquieran productos de calidad perfectamente caracterizados y etiquetados», explica el Ministerio.

La nueva norma contempla requisitos más estrictos para considerar un pan integral, ya que se le exige que el 100% de la harina empleada sea integral, además de concretar la definición de masa madre, definir la elaboración artesana del pan, introducir una nueva definición del pan común y limitar la cantidad de sal que se puede emplear en su elaboración. Así, la nueva definición de pan común permite que, a partir de ahora, se aplique el IVA reducido del 4% a más productos que se consideran de consumo habitual en los hogares y que ahora se gravan al 10%, como los panes integrales, los de otros cereales distintos al trigo o los elaborados con salvado.

«Esta norma llega para tratar de mejorar la información que tiene el consumidor porque el pan es un alimento fundamental en la cesta de la compra de los españoles», explicó la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros en el que se aprobó la medida. De esta forma, el Gobierno defiende que la aplicación de este decreto facilita la innovación, atendiendo a las nuevas necesidades de los consumidores, mejora la información que reciben, clarificando las denominaciones de venta y garantizando un alto nivel de calidad de los productos, mejora la competitividad del sector y asegura la competencia entre industrias, estableciendo las mismas condiciones a todos los productores.