https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

La mejor salsa de Asturias lleva...

Factoría de Central Lechera Asturiana /Damián Arienza
Factoría de Central Lechera Asturiana / Damián Arienza

Sergio Viña, chef de La Pradera del Campanal, en Luanco, gana el concurso de Central Lechera Asturiana con una receta con manzana asada

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

La mejor salsa de Asturias sabe a manzana asada. Su autor es Sergio Viña, el cocinero de La Pradera Campanal, restaurante de Santa Eulalia de Nembro (Luanco). Este se impuso en el concurso propuesto por Central Lechera Asturiana en colaboración con el sector hostelero para hallar la salsa con base de nata que mejor evocase los sabores tradicionales asturianos.

La búsqueda de la mejor salsa de Asturias comenzó el pasado mes de febrero. Ahora, tras un minucioso proceso de selección y catas a ciegas en las que han intervenido profesionales, críticos gastronómicos y nueve estrellas Michelin, se ha elegido la salsa de manzana asada como la receta ganadora. ¿Por qué esta? «Por reflejar los sabores tradicionales de Asturias con un gusto tan representativo del Principado como es la manzana asada».

El jurado eligió como finalistas la salsa de Afuega´l pitu de Tineo al vino de Cangas, de Carmen Fernández Parrondo, del Hotel Palacio de Merás (Tineo), y la salsa Bosque de Llanes, de José Miguel Naves Gómez, del Restaurante La Provenzal (Llanes).

El concurso estaba abierto a cualquier profesional de cocina del Principado. El único requisito para sus autores es que debían trabajar con nata de Central Lechera Asturiana y no incluir ingredientes artificiales para cumplir así con el compromiso de naturalidad de la marca.

Los proyectos fueron valorados, en una primera fase, por profesionales del Colegio de Críticos Gastronómicos de Asturias y por miembros del Departamento de i+d+i de la empresa láctea. Todos se reunieron en una cata a ciegas y se encargaron de seleccionar doce semifinalistas. La segunda fase del concurso se llevó a cabo en el III Clinic Gastronómico de Asturias, en el que profesionales acreditados del mundo gastronómico seleccionaron los tres finalistas. La receta ganadora se lleva un premio en metálico de 5.000 euros y la posibilidad de ser comercializada por Central Lechera Asturiana.