https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Para comer bien en el trabajo

'Tuper' con comida para llevar al trabajo elaborada por Ricardo González Sotres./
'Tuper' con comida para llevar al trabajo elaborada por Ricardo González Sotres.

Cuatro destacados cocineros proponen menús para llevar a la oficina pensados para mantener una dieta equilibrada, sana y, sobre todo, que permita gozar de la comida

MIGUEL LLANOGijón

Cada vez hay más motivos para elegir llevarse el tupper con comida al trabajo pero menos para que lo que comamos no sea sano, rico y barato. Cuando proponemos a varios cocineros que nos hagan un menú para la oficina todos se plantean lo mismo: que no sea pesado, que esté rico, que se pueda hacer un día y llevar otro, que no requiera de grandes dispendios a la hora de comer, que no pierda gusto tras unas horas... en definitiva, que se puede comer, también en la oficina, algo más que pasta con lo que toque.

Se puede y así lo recomienda Ricardo González Sotres, de El Retiro, en Pancar (Llanes), comer una ensalada de bacalao con piñones y naranja de primero, para pasar a una costilla de cerdo con patatinos y setas y finalizar con una crema de queso de Vidiago con miel, manzana y flores de romero. Francisco Heras de Llamber (Avilés) se decanta por un salmorejo con aceitunas y jamón de primero, un salpicón de pescado, marisco y verdinas de segundo y un sencillo requesón con miel. Álex Sampedro del Doble Q de Quintes, propone un gazpacho de remolacha con perlas de mozarella y tomatitos, atún rojo marinado con vegetales y avellanas y una crema de mascarpone con melocotones y vainilla. Por último Alberto Asensio, del Barrigón de Bertín de Lastres anima a probar con una ensalada de salmón marinado, manzana y rey silo, un rollo de bonito en fiambre con verduritas escabechadas y una crema de manzana requemada con Oreo y frutos secos.

Se trata de menús equilibrados: «Cuando piensas en un menú para llevar al trabajo estás pensando en alguien que desarrolla su labor en la oficina y no en la obra, quiero decir, que no necesita una gran cantidad de energía», asume Francisco Heras. «Que sea frío y que, si es algo caliente, que lo puedas calentar en el microondas y que se mantengan todas las cualidades del guiso», apunta Ricardo González Sotres. «Que sea sencillo de comer, que no tengas que tener cinco cubiertos ni grandes dispendios para disfrutarlo», asume Alberto Asensio. «Que tenga mucho vegetal, mucha verdura, que sea una comida que resulte fresca», completa Alex Sampedro.

Francisco Heras, de Llamber, también ha tenido en cuenta el tiempo de preparación: «Nosotros hemos elegido este menú porque es fácil de elaborar y además podemos hacerlo con antelación e incluso congelarlo para otras ocasiones». También así lo discurrió Ricardo González Sotres: «Por ejemplo el guiso de costilla, si nuestra nevera está como tiene que estar, nos aguanta hasta casi una semana», de tal manera que podamos cocinar durante el fin de semana y llevárnoslo al trabajo el día que más nos apetezca.

Todos han tenido en cuenta la necesidad de elaborar un menú equilibrado: «La gente necesita comer a diario mejor de lo que lo hace habitualmente y que además, esté rico». «Se trata de hacer un menú saludable y que no sea pesado», asegura Sampedro. Lo tienen claro: «Hay que tender a una cocina más sana». También para llevar

Ricardo González Sotres. RESTAURANTE EL RETIRO

Ensalada de bacalao con piñones y naranja

Preparamos una cama de mezclum de lechugas, cortamos en juliana la cebolla roja y sacamos los gajos a la naranja para después cortarlos en cuadraditos sin que se nos salga el zumo. Hervimos 400 gramos de bacalao durante 40 segundos. Cortamos en lascas y colocamos sobre la lechuga. Hacemos una vinagreta con 3 partes de aceite, 1 de zumo de limón y una más de mostaza.

Costilla de cerdo con patatinos y setas

Sofreímos la costilla cortada y reservamos. En ese aceite sofreímos 1 cebolla, 1/2 pimiento rojo y 1/2 verde, 3 dientes de ajo y dos puerros. Juntamos con la costilla y añadimos unos 30 centilitros de vino blanco. Cuando se reduzca añadimos agua o caldo de carne. Cuando falten 20 minutos añadimos las patatas y al final unas setas de cardo para que mantengan la textura.

Crema de queso de Vidiago con miel, manzana y flores de romero

Hervimos 415 gramos de nata y añadimos 180 gramos de queso de Vidiago en trozos. Dejamos reposar 20 minutos.Trituramos en una batidora a máxima potencia hasta que quede una masa homogénea. Ponemos a punto de sal, azúcar y pimienta y añadismo un poco de albahaca, romero y tomillo. Extendemos y añadimos gajos de manzana, trocitos de mango y miel.

Alberto Asensio. RESTAURANTE EL BARRIGÓN DE BERTÍN

Ensalada de salmón marinado, manzana y rey silo

Poner el salmón fileteado y desespinado en una bandeja y cubrirlo con sal y azúcar a partes iguales durante ocho horas. Picar la manzana en cuadritos pequeños y saltearla con mantequilla, azúcar moreno y pimienta negra. Sacar lascas de queso. Poner en el centro del tupper una ensalada variada. Aliñar con oliva virgen, vinagre balsámico de manzana y mostaza a la antigua.

Rollo de bonito en fiambre con verduritas escabechadas

Picar el bonito en pequeños trozos, añadir un poco de pisto y pan remojado en leche. Hacer una masa homogénea con forma de rulo, pasar por huevo y freír. Meter al horno 5 minutos a 175º. Reservar en frío. Después picamos cebolla, puerro, pimiento rojo y verde, zanahoria y pochamos en aceite con pimienta negra y laurel. Añadimos vino y vinagre de jerez.

Crema de manzana requemada con oreo y frutos secos

Pelar y partir la manzana en trozos, añadirle un poco de canela, limón y azúcar, un chorro de vino blanco y un poco de agua. Cocer hasta que nos quede blanda la manzana. Retirar el limón y la canela, triturar con un poco de mantequilla fría hasta que nos quede una crema fina. Quitamos la crema a las galletas y hacemos un polvo con ellas. Añadimos almendras garrapiñadas.

Francisco Heras. RESTAURANTE LLAMBER

Salmorejo con aceitunas y jamón

Limpiamos bien 600 gramos de tomate maduro y lo juntamos con 300 gramos de pan, 225 gr de aceite de oliva, 20 gramos de vinagre y 10 gramos de sal. Trituramos hasta que nos quede una masa fina. Si nos gusta más ligero podemos reducir la cantidad de pan. Acompañamos en este caso con unos daditos de jamón y unas aceitunas, pero también va muy bien con manzana, o alguna conserva de pescado.

Salpicón de pescado y marisco con verdinas

Cocemos 1/2 kilo de verdinas con media cebolla, un par de dientes de ajo, una hojita de laurel y un chorrito de aceite de oliva. Escurrimos y reservamos. Cocemos una pescadilla fresca pequeña entera. Después la limpiamos. Cocemos ligeramente 150 gr de mejillón y los 50gr de gambitas. Picamos finamente 1/2 pimiento rojo y verde sin piel y mezclamos los ingredientes.

Postre de requesón con miel y frutos secos

Se puede emplear requesón pero también podemos optar por cualquier otro lácteo como yogur o cuajada. Simplemente hay que mezclar el lácteo elegido con la miel y los frutos secos. Francisco Heras, de Llamber, recomienda emplear miel como edulcorante ya que es más sano que el azúcar común y nos proporciona la misma energía.

Alex Sampedro. RESTAURANTE DOBLE Q

Gazpacho de remolacha con perlas de mozarrella y tomatitos

Trituramos 400g de remolacha y 150 de tomate junto a 50 de pimiento rojo, 30f de cebolleta medio litro de aceite de oliva suave y 50ml de vinagre de sidra. Añadimos sal y colamos. Acompañamos el gazpacho con unas perlas de mozarella y unos tomatitos cherry pelados. Si queremos podemos añadir un chorrito de aceite de oliva.

Atún rojo marinado con vegetales y avellanas

Usamos 800 gramos de lomo de atún rojo, medio litro de aceite de oliva virgen extra y medio litro de vinagre agridulce. También corteza de limón y naranja. Introducimos el atún en la mezcla de vinagre, aceite, cortezas y sal durante 24 horas. Cortamos en dados y lo acompañamos de una ensalada de vegetales y avellanas laminadas.

Crema de mascarpone con melocotones y vainilla

Empleamos 500 gramos de queso mascarpone, 500 gramos de nata y 100 gramos de azúcar. Mezclamos estos tres ingredientes y batimos ligeramente. Por otro lado infusionamos los melocotones con la vanilla para, a continuación, mezclar las dos elaboraciones directamente sobre el tupper, que guardaremos en nevera hasta llevarlo al trabajo.