https://static.elcomercio.es/www/menu/img/gastronomia-desktop.jpg

Asturias mantiene el brillo de sus estrellas gastronómicas

Asturias mantiene el brillo de sus estrellas gastronómicas

La región consolida sus nueve estrellas Michelin repartidas en ocho restaurantes

JESSICA M. PUGAGijón

La constelación gastronómica asturiana mantiene su brillo tras la presentación de la Guía Michelin España & Portugal 2016 de anoche. Nueve estrellas había y nueve sigue habiendo hoy, repartidas entre ocho restaurantes de la región, resultado de la gala celebrada en el Hotel Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela.

A la cabeza de la alta cocina asturiana continúa Nacho Manzano con las dos estrellas Michelin que ostenta su restaurante parragués Casa Marcial, el establecimiento que comenzó siendo una casa de comidas regentada por sus padres y que hoy es cita gastronómica ineludible. Su interpretación de los platos tradicionales y el uso de productos típicos asturianos le vuelven a hacer valedor del beneplácito del jurado de expertos de la guía francesa quienes llevan observando su cocina desde los años 90.

Tras él, completan la nueva lista otros siete restaurantes, cada uno de ellos con una estrella Michelin en su haber. Son: Casa Gerardo, de Pedro y Marcos Morán; Auga, de Gonzalo Pañeda; el Real Balneario de Salinas, regido por Isaac Loya; El Retiro, de Ricardo González Sotres; El Corral del Indianu, de José Antonio Campoviejo; La Salgar, de Esther Manzano; y Arbidel, de Jaime Uz.

Su elección posibilita saborear Asturias de Oriente a Occidente teniendo al alcance del consumidor tanto los platos típicos que no faltan en todo hogar asturiano como reinterpretaciones de estos. Siempre aprovechando los productos cercanos, con las elaboraciones de la mar y los platos de cuchara a la cabeza. El particular mapa gastronómico asturiano tiene en Parres esta vez en su capital, Arriondas otra parada ineludible atendiendo a la elección de la guía francesa. La publicación que desde hace más de una década captó el quehacer de El Corral del Indianu, dirigido por el cocinero autodidacta José Antonio Campoviejo.

También en el Oriente pero mirando al mar, destaca El Retiro de El Pancar (Llanes), último restaurante asturiano en sumarse a la fiesta de las Michelin. El trazado continúa por Ribadesella, donde Jaime Uz regenta Arbidel e incluye un menú que apuesta por llenar de matices la tradición gastronómica de la zona.

Gijón es la localidad que más menús estrella Michelin ofrece pues son dos los restaurantes locales que mantendrán la distinción en el año venidero. Son La Salgar, de Esther Manzano, y Auga, de Gonzalo Pañeda. El primero apuesta por llevar la tradición a la alta cocina y por eso en su carta no faltan guisos ni platos de pitu, heredados del buen hacer familiar. No en vano, Esther es hermana de Nacho, titular de las dos estrellas en la región. Por su parte, el espacio de Pañeda y Antonio Pérez se erige en el centro de la ciudad como representante de una carta en la que comparten protagonismo carnes y pescados. El viaje continúa en Casa Gerardo, el espacio situado en Prendes (Carreño) y regentado por Pedro y Marcos Morán. Padre e hijo, cuarta y quinta generación respectivamente de la saga familiar, están al frente de un local que se levantó en 1882 y que ha sabido aunar en su interior tanto la tradición como la modernidad.

Cierra este particular tour por los restaurantes más distinguidos de la región el Real Balneario de Salinas, cuyo título de propiedad ostenta otra fructífera saga familiar asturiana. Esta vez es Isaac Loya, es decir, la tercera generación, quien está al frente de esta cocina a la vera de la playa.

Alegría en Asturias, sí, pero comedida. En lo que no hay duda es que estos ocho restaurantes han sabido cuidar y mantener la calidad del producto, sus puntos de cocción, el sabor, la regularidad, relación calidad-precio sin desmerecer el local ni la atención al público.